Grupo de Expertos: la Fiscalía es un “grave obstáculo” para resolver el caso Ayotzinapa

0
28

En el tercer informe de su misión el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) denunció que la Fiscalía General de la República (FGR) y las Fuerzas Armadas son obstáculos centrales para resolver la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa

Texto: Alberto Nájar | Foto: Galo Cañas / Cuartoscuro Archivo

CIUDAD DE MÉXICO.- Un día antes de concluir su mandato el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes presentó el último informe de su misión en México.

Las revelaciones apuntan a un nuevo intento de impunidad para quienes, desde hace varios años, protegen a los responsables de la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa.

Los señalamientos incluyen al Ejército y la Marina, pero también, de forma contundente, a la Fiscalía General de la República (FGR) que ha obstaculizado las investigaciones reiniciadas después que legalmente se desechó la llamada Verdad Histórica.

Hay “intromisiones inexplicables” de la Fiscalía que pueden retrasar “hasta por cinco años” las investigaciones del caso.

Entre los obstáculos se encuentra la decisión de promover la revocación de órdenes de aprehensión contra presuntos responsables del crimen, y que ya habían sido autorizadas por un juez.

También se añade la debilidad de las acusaciones presentadas -de forma apresurada- en contra del exprocurador General Jesús Murillo Karam, quien con ello tiene posibilidades de no recibir una sentencia condenatoria a pesar de que existen evidencias de su papel en la desaparición de los estudiantes.

“Se dejaron de incluir evidencias y elementos probatorios que hubiesen fortalecido aún más la responsabilidad del exprocurador”, apuntó Francisco Cox, integrante del Grupo Interdisciplinario.

El informe Ayotzinapa IV. Situación actual del caso a los 8 años de los hechos establece que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) supo en tiempo real lo que sucedía en Iguala con los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa la noche del 26 de septiembre de 2014.

De hecho, desde mayo de ese año existía monitoreo permanente de la zona tras la captura de líderes de la banda de narcotráfico conocida como Guerreros Unidos.

La vigilancia incluyó intercepciones telefónicas, infiltraciones en la Normal Rural Isidro Burgos y el uso de sistemas de espionaje como el software Pegasus.

La información se envió, entre otros lugares, al Centro Regional de Inteligencia Militar que tenía una sede en operación dentro de las instalaciones de la Sedena en Iguala.

En esta unidad militar se encuentran los archivos de la participación de los batallones 27, 41 y 50 de Infantería durante los hechos del 26 y 27 de septiembre.

Con las intercepciones telefónicas los mandos militares supieron minuto a minuto de los ataques, secuestro y desaparición de los estudiantes.

Pero nada de esa información “llevó a tomar decisiones para la protección de los jóvenes y para las investigaciones del caso. Nos enteramos de esas intercepciones el año pasado”, señaló Carlos Beristáin, integrante del GIEI.

El monitoreo de los militares se mantuvo desde el 26 de septiembre y hasta el 4 de octubre lo que significa, señalan los expertos del GIEI, que varios de los estudiantes permanecieron con vida por lo menos hasta esa fecha.

Esta información se encuentra en los archivos del Centro de inteligencia, pero no se ha entregado al GIEI ni a la Unidad Especial para la Investigación y el Litigio del Caso Ayotzinapa (UEILCA), que depende de la FGR.

El argumento es que el Centro Regional de Iguala empezó a operar en 2015, pero los expertos independientes determinaron que no es verdad, pues funciona desde mediados de 2014.

La negativa de los mandos militares contraviene las indicaciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ordenó a la Sedena entregar todos los archivos vinculados al caso.

“El Ejército niega haber hecho las intercepciones, pero los documentos existen”.

Ángela Buitrago, del GIEI.

“La respuesta de la Sedena ha sido la negación, pero hay elementos de que esos centros de inteligencia existían, existen y siguen dentro del batallón 27”.

“Cuando tengamos el texto completo de esas comunicaciones sabremos más, el paradero de los estudiantes y la forma como fueron trasladados”.

***

Leer nota completa: https://piedepagina.mx/grupo-de-expertos-la-fiscalia-es-un-grave-obstaculo-para-resolver-el-caso-ayotzinapa/