Asume Salomón Jara el poder en Oaxaca

0
146

Jaime GUERRERO

Entre arengas, festín de la clase política del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y sus aliados, el morenista Salomón Jara Cruz asumió este 1 de diciembre la gubernatura del estado de Oaxaca para el periodo 2022-2028.

Durante el acto protocolario adelantó que presentará un paquete de iniciativas con ocho reformas, la creación de una instancia para devolver al pueblo lo robado, así como la creación de Ley de austeridad republicana y Ley de desplazamiento forzado interno.

“Con el triunfo de la primavera oaxaqueña, nuestro estado iniciará un proceso de cambio estructural para orientar toda la acción de gobierno hacia el combate a la desigualdad, la corrupción, recuperar la paz y generar una reparación y reivindicación histórica con nuestros pueblos y comunidades”, señaló el mandatario estatal.

En este sentido anunció que en los siguientes días presentará ante el Congreso Local un paquete de iniciativas que conforman la agenda legislativa.

Entre éstas, los proyectos de decreto para la creación de la Ley de austeridad republicana; reformas en materia de revocación de mandato.

Además, reformas en materia de consulta popular; reformas en materia de transparencia y anticorrupción; reformas en materia de paridad; y ley de desplazamiento forzado interno.

También, reformas para el fortalecimiento y la democratización del poder judicial; reformas en materia de inteligencia patrimonial; y reformas para crear una instancia y un procedimiento especial para devolverle al pueblo lo robado.

A la sesión solemne realizada en la sede del Congreso del Estado de Oaxaca asistieron la jefa del gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum; la titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Leticia Ramírez Amaya; la senadora morenista Citlalli Hernández Mora; el diputado federal por el PT Gerardo Fernández Noroña; el presidente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo; por citar algunas de las personas invitadas especiales.

Ante ellas, Jara Cruz destacó que a partir de este día el gobierno será aliado y defensor de un pueblo que tiene una larga tradición de lucha y organización popular.
“El nuestro será un gobierno de vanguardia, popular, de territorio, diverso y, sobre todo, ejemplo y referente de la regeneración de la vida pública.
“El enfoque del gobierno que encabezaré, tendrá como base el sistema social comunitario, herencia de nuestras culturas milenarias, y se conjugará con los principios y valores éticos que inspiran a la cuarta transformación”, expuso.

Ofreció también un gobierno intercultural, con perspectiva de género, transparente, austero e incluyente, que generará las condiciones para que la diversidad social y la pluralidad política coexistan y se enriquezcan a través del diálogo y el respeto mutuo.

El objetivo -señaló- es alcanzar la paz con justicia, el desarrollo económico, la igualdad y el bienestar de todas las comunidades, con una premisa central: que nadie se quede atrás y que nadie se quede afuera.

El morenista además reiteró su disposición a dialogar con todos los actores políticos y sociales pues aseguró que gobernará para todas y todos los oaxaqueños.

Su gobierno, indicó, priorizará la atención de los sectores históricamente excluidos y abandonados.

Aseguró que durante su gobierno no habrá lujos, corrupción ni impunidad, no habrá ni doble estándar, ni doble moral.

“Se acabaron los privilegios para unos cuantos a costa del patrimonio del pueblo. Ahora el gobierno no estará al servicio de las élites ni de ninguna familia.
“No permitiremos que sigan viniendo de otros lugares a aprovecharse de la bondad de nuestra gente”.

Asimismo, comprometió que las y los servidores públicos que formarán parte de su administración, actuarán con eficiencia, responsabilidad y honradez. “Ahora saben que es un encargo. Y tal y como lo recomendaba el presidente Juárez, vivirán en la justa medianía”.

Confió en que los distintos poderes estaremos a la altura de la exigencia de cambio expresada en las urnas por el pueblo de Oaxaca.

Sé que mi equipo estará a la altura de las circunstancias y honrará la esperanza y las grandes expectativas generadas. Por mi parte, consciente de la situación de abandono en el que los malos gobiernos han dejado a nuestro estado, asumo a cabalidad la responsabilidad histórica del mandato que me ha sido conferido”, cerró y de inmediato le lanzaron arengas de “es un honor estar con Salomón”.

Vinieron los abrazos, apretones de mano, la salutación de todos y todas las integrantes de la clase política de Oaxaca: el PRI, PAN, PRD, PT, PUP, NAO, todos en torno al nuevo gobierno de la llamada “Primavera Oaxaqueña”.