Juez ordena prisión domiciliaria para Vera Carrizal: “Fue un pacto de corrupción”: María Elena Ríos

0
52
María Elena Ríos, saxofonista víctima de intento de feminicidio al ser rociada con ácido.
Diana Manzo

Oaxaca, Oax.- “Vamos a seguir dando batalla, esto fue un pacto de corrupción”, denunció María Elena Ríos, sobreviviente de tentativa de feminicidio, al concluir la audiencia que duró cinco días y donde el juez Teódulo Pacheco determinó prisión domiciliaria para su agresor, Juan Antonio Vera Carrizal.

Consternaba  y con mucha impotencia por la determinación judicial, María Elena Ríos de 29 años de edad declaró que no tiene nada de qué avergonzarse, pues no tiene el dinero que Vera Carrizal tiene y que le permitió pagar su libertad.

“Ya sabemos quién está detrás de él y en su momento lo voy a dar a conocer, porque fue tema dentro de la audiencia”, declaró.

El 9 de septiembre del 2019, dos personas, quienes también se encuentran en prisión -Rubicel H., hijo de Ponciano H., quien falleció en abril del 2021 en su celda, ambos padre e hijo- le rociaron ácido a María Elena  afectándole el cuerpo y el rostro.

La joven saxofonista dijo que esta resolución judicial es una muestra de la violencia patriarcal que existe contra las mujeres y lo que hoy ocurrió fue sin apego a la ley.

“Ellos, la gente que me hace daño, quisiera verme deprimida, huyendo y sola, pero no es así.

“La batalla sigue y seguirá, no tengo el dinero, pero sí el amor, el cariño y el acompañamiento de las mujeres y ese es mi triunfo”, contó.

María Elena refirió que este proceso fue cansado, violento y torturador, pues pasaron días y noches, y ahora su agresor estará en casa de una de sus hijas y resguardado.

Pero nada le impide que huya, aunque le hayan quitado el pasaporte y visa.

“Tengo miedo, miedo de que me maten”, expresó al reconocer que con esta impunidad todo puede pasarle, por lo que envió un mensaje al presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien le pidió protección.

Sin olvidar que uno de sus agresores sigue prófugo,Juan Antonio Vera Hernández, hijo de Vera Carrizal, y que la Fiscalía de Oaxaca lo busca, exigió su detención inmediata.

María Elena lamentó que el presidente del Poder Judicial de Oaxaca, de apellido Pinacho, haya guardado silencio en todo este proceso y es notorio que hay un pacto entre Vera Carrizal.

“No es el fin, acá estoy viva, sobreviviendo, esta es la justicia que tengo, y por el cual sigo luchando, no podemos normalizar ver a las mujeres sufriendo, pero es lo que nos ha dejado el sistema judicial mexicano, la lucha es colectiva y seguiré”, narró.

El saxofón, el cariño de la gente y la fuerza de su corazón es lo que la acompañan en esta batalla.

María Elena dice que no hará manifestaciones ni desmanes, su lucha es sobrevivir y seguir acompañando a las mujeres, que como ella añoran un México sin corrupción.

En tanto, el gobernador de Oaxaca, Salomón Jara Cruz, emitió en su cuenta de Twitter un mensaje:

“Aunque soy respetuoso de las decisiones del Poder Judicial, no estoy de acuerdo con la resolución del juez en el caso de Juan Antonio Vera Carrizal. Debería mantenerse en prisión hasta que se haga justicia para María Elena”.

Y reiteró que: “La violencia contra las mujeres requiere el compromiso de los tres poderes del estado y no podemos ser indiferentes ante esta determinación”.

 

Hasta el momento ni la Fiscalía ni el Poder Judicial de Oaxaca han emitido alguna declaración.

Juan Verá Carrizal continúa en prisión y se espera que esta noche salga del penal de Tanivet, en donde ingresó en  abril 2020, para dirigirse a la casa de su hija.