Conagua niega concesiones a indígenas pero da a Bancomer y a Olga Cordero

*El reconocido investigador Francisco L. Bárcenas exhibe el actuar de la institución federal y saca a la luz que niega titularidad de concesiones a comunidades indígenas. * Conagua da más de 59 mil concesiones de agua en territorio indígena y los excluyó.

0
1027

Diana Manzo

Juchitán, Oax.- “Agua y pueblos indígenas- entre la espiritualidad, el derecho y el mercado”, es el libro más reciente del investigador mixteco Francisco López Barcenas en la cual muestra que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) otorgó 59 mil 351 concesiones en territorios indígenas excluyéndolos de que fueran titulares de derechos de agua, lo cual podría clasificarse como un acto de discriminación.

Barcenas señala, con datos obtenidos del Registro Público de Derechos del Agua, que de las 59 mil 351 hectáreas concesionadas, 46 mil 839 se entregaron a usuarios privados y solo 16 a colectivos, entregados en el 2021 a través de una lucha de más de 15 años que encabezaron integrantes ben za’ (zapotecas Del Valle) de la Coordinadora de Pueblos Unidos por el Cuidado y la Defensa del Agua (Copuda).

En entrevista, Francisco López Barcenas, investigador en el Colegio de San Luis y experto en temas indígenas, sostiene que las concesiones que la Conagua entregó abarcan un total de 79 mil 511 puntos de extracción, y entre los beneficiados está el Grupo Bancomer y la misma exministra, hoy senadora, Olga Sánchez Cordero.

¿Cómo para qué Olga Sánchez Cordero quiere una concesión?, fueron algunas de las preguntas que se hizo el investigador cuando analizó nombre de cada uno de los concesionarios, quienes además son dueños de cerveceras, refresqueras como grupo FEMSA, y demás.

El investigador ve con mucha preocupación como los pueblos indígenas legitimaron el cambio de gobierno , pero lo más lamentable es la falta de reconocimiento de sus derechos.

“Ahora el agua, el viento y la energía solar son deseados, añorados y peleados, la gente se está matando por los recursos naturales, y las comunidades están defendiéndolo, están resistiendo y eso es una muestra clara del capitalismo y también de la política que usa el gobierno federal, que en nada es incluyente”, agregó.

Francisco López Barcenas, quién en 1995 se integró a las filas del Zapatismo como asesor, hoy da muestra de su amplio amor y conocimiento hacia las comunidades indígenas, y es que como mixteco, que habla y escribe su lengua, reconoce la profunda necesidad que tienen las comunidad de ser reconocidas desde lo que son como esencia y dueños de sus recursos naturales.

*** Concesiones sin consultar***

“Las concesiones que entregó la Conagua se hicieron sin consulta” dice López Barcenas reconociendo que esta acción violentó el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que firmó en 1989 cuando era presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, mismo que en 1992 reformó el Artículo 27 constitucional asentando el sistema capitalista en México, lo que significó el asentamiento de la iniciativa privada.

Barcenas reconoce los movimientos de lucha en defensa del agua, los primeros, la comunidad Ben Za’ de las 16 concesiones entregadas a pueblos indigenas de Oaxaca y los segundos, la lucha de los Yaquis, a quienes les ofrecieron ser dueños de las propiedad a través de un “Plan de justicia Yaqui”, pero, que hasta la fecha las han rechazado, pues toda el agua en su territorio está concesionado, por lo que la condición de esta comunidad indígena al gobierno fue : “Primero me anulas las concesiones, después te aceptó tus acuerdos”.

El autor de “Agua y Pueblos indígenas” reconoce que las luchas hoy en día va encaminada a pueblos en movimientos, uno de ellos es el Pueblo totonaco de Tiya Tlali que significa “Tierra, tierra” encaminada su lucha a un movimiento de pueblo creyente en defensa del agua.

“Muchos movimientos son ahora internos, por ejemplo, se dedican a limpiar su río, cuidar los afluentes, hacen tequio para conservarlo, hacen rituales para seguir preservándolo, esas son las resistencias, por eso les llamamos pueblos en movimiento, otro ejemplo es en Paso de la Reina, en la costa de Oaxaca, donde han creado estatutos comunitarios y siembra del agua de forma coordinada, esas son las luchas”, recalcó.

Por último y no por eso menos importante, el investigador oaxaqueño reconoció que las mujeres son elementales en esta lucha y deben seguir haciéndolo, pues ya no se busca confrontar, si no resistir desde cualquier trinchera, porque el agua es un bien común, que significa para todas y todos.