Impulsan tequio comunitario para proteger el río de Unión Hidalgo, Oaxaca

0
81
Diana MANZO

Unión Hidalgo, Oax.-Con trápalas, podadoras mecánicas y sus manos se realizó este domingo el tequio colectivo por el  Río Espíritu Santo.

Es un afluente natural de Unión Hidalgo, y desde hace 3 años impulsa su cuidado y preservación el profesor y activista comunitario, Víctor Fuentes Martínez.

Víctor Fuentes es profesor jubilado y dueño de la galería comunitaria llamada “Gubidxa”.

Siempre ha mostrado gran amor para el cuidado del río, el cual contaminan vecinos y ciudadanía todos los días al arrojarle residuos sólidos.

En este tequio participaron cinco personas adultas y una niña, quienes recorrieron 500 metros de la ribera del río.

Recogieron basura, especialmente botes, pañales desechables, botellas.

En este tramo, el profesor ha rescatado, limpiado y sembrado plantas endémicas como el pochote.

El río Espíritu Santo nace en los altos de los Chimalapas, pasa por el lado poniente de esta población.

En su recorrido para desembocar a la laguna superior, cruza las poblaciones de La Venta y Chicapa de Castro, agencias municipales de Juchitán.

Además, cruza el poblado de Unión Hidalgo en donde se ha contaminado de forma alarmante.

La limpieza

Víctor junto con su hermano Fito son los primeros en llegar.

Se instalan en uno de los árboles de pochote y comienza la limpieza que abarca entre tres y cuatro horas cada domingo.

Para el activista, no solo es tener un paisaje distinto, ni la belleza, el afecto es hacia atrás, de qué hay que respetarlo, cuidarlo.

Es un mensaje subliminal y considera que la constancia es muy importante.

“Si un domingo no venimos, luego, luego vienen a tirar la basura, ojalá la gente haga conciencia y lo cuide”, exhorta.

Víctor refiere que el cuidado del río comenzó en el 2005 a través de tareas artísticas.

Pero, agrega, ha sido más constante en los últimos tres años, del 2020 a la fecha.

Isidro López Luis asistió al tequio a invitación de Víctor y su hermano Fito; reconoce que es importante tenerlo limpio porque es un lugar público.

“Estamos haciendo la limpieza por invitación de mi amigo Víctor y Fito, conjuntamente con otras personas.

“Esperamos se unan más y no solamente una vez al año, sino dos, tres o cuatro veces, para mantenerlo limpio y sano para todos”, dijo.

Víctor reconoce que el río está contaminado y que de nada sirve que Unión Hidalgo tenga un acceso bonito, y la gente tenga un muladar.

“Esa basura siempre llega al río, levantamos la basura, lo retiramos. Si la gente deja de tirar la basura sería un factor importante.

“Dejar que el río viva, acá hay árboles nativos, sigue la flora, la fauna y ahí está el río”, agregó.

Lamentó que la basura se quede a orilla del río, la tiran desde arriba, si uno no lo levanta queda acumulada.

Cuando estoy de buen humor no me molesto, pero la gente la vuelve a tirar y eso es todos los días, lamentó.

Carlos Augusto Morales fue otro de los ciudadanos que llegaron al tequio, con su podadora mecánica limpió casi doscientos metros.

Conservar el río dijo es tarea de todos, por lo que la gente debe acudir a este tipo de tequios, porque se trata de salvar a un ser vivo.

*Indiferencia institucional**

La defensa del río no se detendrá mientras viva, confiesa el maestro que ha hecho del cuidado de este afluente su actividad incansable.

Pero condenó la indiferencia institucional de las autoridades.

Afirmó que trienio a trienio carecen de un plan para cuidarlo y mucho menos tienen uno para detener el saqueo de agua y piedra.

“La entrada está muy bonita, pero a unos metros está el centro de transferencia, toda la basura queda, no hay basurero municipal; eso es incongruente.

“Festejan que tenemos una entrada, pero al lado está la realidad que no ven. Es desastroso para un pueblo que quiere verse bien y no lo está”, señaló.

Tampoco existe planeación territorial, pues cada vez es más notoria la deforestación de la ribera del río por supuestos dueños

Sin embargo, estas tierras no son de ninguna persona; al contrario, le pertenecen al río.

Y es que este río ha servido para abastecer de agua a la empresa eólica ubicada en la zona.

Así como para construir obras que se requieren en la comunidad donde habitan 20 mil personas, de acuerdo con el censo INEGI 2020.

“No hay planeación ni orden y eso es una amenaza, es claro que a nuestras autoridades no le importa el cuidado de nuestro río.

“Por fortuna más personas como estos tres jóvenes están uniéndose, eso nos da fuerza para seguir en nuestra defensa”, concluyó.