“¡Aguas con el agua! ¿De dónde van a sacar tanta agua que necesitan los polos de desarrollo?”: Geocomunes 

*La preocupación por el agua es recurrente y el gobierno de López Obrador no ha dicho absolutamente nada. *El panorama para el Istmo no es nada halagüeño

0
415
Pedro MATÍAS

ISTMO DE TEHUANTEPEC (pagina3.mx).- El diagnóstico para el futuro de esta región no es nada halagüeño ante los impactos negativos del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT).

Aquí en Ixtepec, donde el gobierno de Andrés Manuel López Obrador expropió 412 hectáreas, 54 áreas y 45 centiáreas de terrenos de temporal de uso común para instalar un Polo de Desarrollo para el Bienestar, existe preocupación porque con el Corredor Interoceánico se van a reactivar los proyectos extractivistas que se habían cancelado con la resistencia de los pueblos originarios.

¡Aguas con el agua!, advirtió el especialista en Sistema de Información Geográfica (SIG) y representante del Colectivo Geocomunes, Yannik Deniau, al alertar sobre el tema del agua y que el gobierno no ha querido contestar.

¿De dónde van a sacar tanta agua que necesita la industria?, se pregunta la gente y el gobierno no ha dicho absolutamente nada.

 “Lo poco que han anunciado y que son estimaciones es que mas o menos estos 10 parques (Bienestar) van a consumir más de 300 millones de m3 de agua, es dos veces mas que lo consume toda la población del Istmo”, informó el especialista en el encuentro organizado por César Morales, Eduardo Torres y Filoteo Revilla, de la Asociación Civil Centro de Apoyo al Movimiento Popular (Campo).

En el Centro “Bibaani” del Comité Ixtepecano en Defensa de la Vida y el Territorio, ejemplificó que solo un parque industrial consumiría cinco veces más agua que la Cementera Cruz Azul que se encuentra en Lagunas, Oaxaca.

Con el tema “De la resistencia al modelo extractivo a nuestra comunal-determinación”, se realizó el encuentro Binacional México-Colombia en este territorio zapoteca que logró cancelar una concesión minera.

Sin embargo, considera que el Corredor Interoceánico es el mas preocupante porque con el se vuelven a reactivar estos proyectos extractivistas y los que están en puerta, dos concesiones mineras, otros parques eólicos, mas carreteras, un gasoducto, en síntesis existe un neocolonialismo energético.

Yannik Deniau, quien cuenta con una maestría en Geografía en la Universidad de Grenoble, Francia, también debatió que “todos los engaños que hay detrás de esos discursos de las energías verdes o renovables, pero vemos que ni son verdes ni son de utilidad pública”.

Pero sobre todo, cuestionó la opacidad con la que se conducen las autoridades gubernamentales porque las comunidades se enfrentan a un problema de acceso a la información y la única que les dan son de las empresas o el propio gobierno, pero no les dicen los impactos.

La jornada binacional inició con un ritual a los cuatro elementos en agradecimiento a la Madre Tierra y para fortalecer la espiritualidad de los pueblos originarios.

Ahí, Rubén Valencia Núñez, del Comité Ixtepecano por la Defensa del Territorio, dio la bienvenida a las autoridades colombianas.

Reconoció que debido a las prácticas caudillistas de la Coalición Obrero Campesina Estudiantil del Istmo (COCEI) se encumbraron a los dirigentes y a la postre traicionaron al pueblo porque al ir escalando políticamente se volvieron cómplices con los diferentes gobiernos federales y estatales para permitir la entrada los primeros megaproyectos en la región.

Ahora se dedican a ser cómplices de la nueva embestida del capital que consiste en el intento de despojo de los bienes comunes para instalar en Oaxaca el modelo extractivista a través de mineras, eólicas, parques industriales, gasoductos o reservas de la biósfera.

Es por ello que existen varios procesos de lucha en la actualidad.

“En el caso del Comité Ixtepecano y algunas organizaciones y comunidades nos estamos vinculando no solo desde la resistencia a los megaproyectos sino también para seguir creando e impulsando alternativas de vida digna, desde el aprender, sanar, alimentarnos y de vivir”.

“Hay que pasar desde la resistencia hasta la liberación, desde el apoyo mutuo, la compartencia, la reciprocidad entre los pueblos”, puntualizó.

“Nuestro reto actual es construir y fortalecer una asamblea plural, diversa que desde la defensa de nuestros territorios también podamos construir nuestros propios modos de vivir con respecto a la autonomía local inspirados desde nuestro Guendalizaa, que en zapoteco significa la vida en común”.

Con el respaldo de la Red Mexicana de Afectadas y Afectados por la Minería (REMA), Yannik Deniau recalcó que el “Istmo tiene minerales y a partir de ahí esta amenaza nunca va a bajar por completo.

Se cancelan concesiones, pero se hacen otros y si se baja la guardia en los pueblos en cualquier momento se pueden volver a relanzar”.

Respecto a los parques eólicos dijo que el gobierno en alianza con las empresas eólicas empezaron por medio de notarios a emitir títulos de propiedad privada dentro de los bienes comunales, de hecho los títulos dicen eso, propiedad privada dentro de los bienes comunales de Juchitán, pero eso no puede existir o es bienes comunales o es propiedad privada, no pueden ser los dos.

Fue así como entregaron títulos de propiedad a ciertas personas que hicieron acuerdos con empresas eólicas para rentar tierra como si fueran de ellos pero sin ninguna decisión de asambleas generales.

Para sintetizar el tema de las eólicas, en la actualidad están en operación 29 parques que producen alrededor de 202 mil 700 Mega watts.

Están instaladas mas de mil 500 turbinas en 32 mil hectáreas ocupadas. Y lo que está en puerta son otros dos parques en 13 mil hectáreas mas con otras 350 turbinas.

Los parques son controlados por:

  • Iberdrola (España)
  • Electricité de France (EDF)
  • Grupo Enel (Italia)
  • Acciona (España)
Grupo México:
  • Coca-Cola FEMSA (México)
  • Gamesa (España)
  • CEMEX (México)

En estos casos, el pueblo mexicano está poniendo sus impuestos para mantener una infraestructura que sirve para los privados que hablan de energías limpias pero solo benefician a sus cadenas comerciales como Walmart, Coca Cola, Soriana, la industria cementera y la minera.

Lo contrastante es que actualmente “hay más de 4 mil viviendas en la región del Istmo en donde están instalados los parqueos eólicos que todavía no tienen acceso a la luz”.

En cuanto a la minería, Yannik recordó el proyecto de Ixtepec ya que en 2008 el gobierno mexicano autorizó una concesión por 50 años a la empresa minera Plata Real, filial de una multinacional canadiense llamada Primero Mining, con el objetivo de extraer oro y plata en 3,850 hectáreas de Ixtepec, Oaxaca.

Sin embargo, en 2014 cuando se intentó continuar los trabajos de exploración y barrenación en Ixtepec, el Comisariado de Bienes Comunales negó autorización para dicho permiso argumentando conocer los daños que la minería a cielo abierto.

Finalmente lograron cancelar la concesión denominada Lote NIZA, con número de título 232089.

Yannik refiere que si ese proyecto se hubiera aprobado hubiera sido un desastre tal cual para todo Ixtepec, pero gracias a la lucha del comité, el proyecto no avanzó, la concesión ya se canceló.

Sin embargo, advirtió que desde la REMA lo vemos muy preocupante porque a los 15 días de que se cancela la concesión, la misma empresa u otra puede volver a solicitarla.

Además, hay otros proyectos que siguen vigentes como el de Zanatepec que se declaró municipio libre de minería.

CONTAMINACIÓN Y VIOLENCIA

Insistió en el tema del agua porque aunque en la región sí hay agua, con los parques Bienestar no va haber suficiente para todos, se va a tener que decidir si le va a dar agua a empresas multinacionales con mucho dinero o para actividades domésticas y campesinas.

Aunado a ello, viene la contaminación con las aguas residuales y si ya de por si la región tiene una problemática grave porque los ríos están contaminados con pipí o popó, pero con los parques habrá desecho de grandes cantidades de químicos como los que utiliza la industria automotriz o petroquímica.

“Si aquí pasa algo de las industrias, un derrame, un accidente, los primeros afectados van a ser aquí”.

Aunque el gobierno y las empresas promueven que habrá fuentes de empleo, no dicen que entre más se mueve mercancía, dinero, hay más intereses de distintos grupos del crimen organizado para pelarse la plaza porque se vuelve mas interesante.

De acuerdo con una investigación de la organización Avispa Midia, el Ferrocarril del Istmo movilizará anualmente 31 mil trenes de 45 vagones al año; 85 trenes diarios; uno cada 17 minutos.

Refieren que en agosto de 2019, en la ciudad de Oaxaca se realizó el evento “Hacia un Sur-Sureste del futuro: una nueva etapa de desarrollo de industrialización socialmente incluyente”, en el que participó el actual mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

Durante esa actividad, Rafael Marín, director del CIIT sostuvo que las proyecciones para el FIT son “movilizar anualmente 31,111 trenes de 45 vagones al año; 85 trenes diarios; uno cada 17 minutos. Y esta demanda estará muy por encima de los 60 trenes que corrían diariamente en la década de 1907”.

Actualmente, esta red ferroviaria cuenta solo con una vía y, con la remodelación, “se pretende convertirla en doble, lo que demandará un área mayor de la destinada para ello”, siendo uno de los principales objetivos “que el tren alcance velocidades de 160 km/h”, asevera el documento El Istmo de Tehuantepec en Riesgo.

Este hecho es una atracción para los cárteles del crimen organizado (Cártel Jalisco Nueva Generación, células del Cártel del Pacífico (Sinaloa), así como grupos remanentes de La Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios y el Cártel de los Beltrán Leyva) que se van a pelear por controlar esos trenes, van a cobrar derecho de piso que es lo que ya está pasando y va aumentar violencia, refiere el representante de Geocomunes.

“Esto sin contar que el megaproyecto viene acompañado de un proceso de militarización supuestamente para resguardar las obras o el tráfico de migrantes, pero también tiene que ver con tener militares aquí y quien quiera oponerse a las obras se va a afrontar el Ejército Mexicano”, puntualizó el especialista.

A ellos hay que agregar  que toda la región es una zona de tránsito de migrantes y que el gobierno quiere aprovechar para que no lleguen a Estados Unidos y se queden en Oaxaca. “Saben que hay una mano de obra más barata que la mexicana. Va a haber empleos pero, ¿qué tipo de empleo?

Entonces, “hay una transformación tremenda y muy profunda de una región que no es industrial y que tienen una identidad muy fuerte como región campesina y artesana y eso está en riesgo.

Reconoció que el gobierno actual tiene mucho apoyo social y criticar los proyectos presidenciales genera mucha división porque trae “estrategias muy perversas” como son los programas sociales y temen que si se oponen les quitan esos apoyos.