AMLO pasará a la historia como el peor presidente de México: DCA

*El ex gobernador de Oaxaca, Diódoro Carrasco Altamirano, sostuvo que las elecciones serán un referéndum al mal gobierno de López Obrador. **Diódoro Carrasco sostiene que la contienda presidencial se cerró porque mientras Claudia es una candidata que lleva dos años haciendo campaña con todo el aparato gubernamental, Xóchitl comenzó a crecer y en el debate claramente cambió la intención del voto. ***Considera que la predicción de que AMLO era un peligro para México se cumplió con creces porque su saldo es negativo y destructor.

0
856
Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- La predicción de que Andrés Manuel López Obrador era un peligro se cumplió con creces porque su saldo es tan negativo, tan destructor, que es muy difícil que la historia se apiade de él, afirmó el ex secretario de Gobernación, Diódoro Carrasco Altamirano.

Y agregó que el “Presidente llegó con una legitimidad política como nunca, pero a la conclusión de su mandato está llegando a ser un personaje exactamente opuesto a lo que prometió.

“Ese afán obsesivo de pasar a la historia, de ser una estampita de la historia creo que tampoco le va a resultar porque la historia es un juez muy severo y yo creo que esta conducta, esta actitud, esta forma de ejercer el poder no se la van a perdonar”.

El hoy coordinador de campaña de la candidata presidencial Xóchitl Gálvez considera que las elecciones del próximo dos de junio será un referéndum para el presidente López Obrador y va a perder porque “no queremos seguir con este grado de violencia creciente y de control territorial por parte del crimen organizado cada vez mayor”.

“No queremos ser rehenes de un cuarto poder y no me refiero al de los medios de comunicación, sino de un poder que suplanta funciones del Estado mexicano con extorsiones, con cobros de derecho de piso de un grupo armado que hace uso ilegítimo de la fuerza que solo corresponde al Estado”, abundó.

A la pregunta de que si López Obrador quería pasar a la historia como el Benito Juárez contemporáneo y terminó por convertirse en el Porfirio Díaz, el ex gobernador de Oaxaca dijo que el Presidente fue muy hábil al apuntar en lo que le dolía a la ciudadanía como la inseguridad, la corrupción, la salud y ¿qué pasó?

”Es una decepción, la seguridad no solo no se compuso sino detonó y los desaparecidos aumentaron, el manejo de la pandemia fue un desastre con 300 mil mexicanos que se murieron por negligencias imperdonables”.

En entrevista para pagina3.mx, Carrasco Altamirano recordó que la frase que se hizo famosa de la campaña anterior al 2018 que señalaba que López Obrador era un peligro para las instituciones, parece que esa predicción se cumplió con creces.

”Más que un eslogan o un motivo de campaña, parece que vaticinaron lo que iba a pasar en el país.

“Creo que en el contexto de la campaña política, como siempre, es un factor que está jugando porque cuando tu gobiernas y terminas tu periodo la gente sí vota por los candidatos y sus propuestas, pero también califica y aquí parece que estamos entrando a una especie de referéndum”, añadió.

“Yo creo que ese referéndum lo va a perder Andrés Manuel López Obrador porque veo un proceso electoral que tiene muchas variables:

  • Es una elección muy complicada.
  • No es una elección cualquiera, no es una elección normal; al contrario, es bastante anormal.

Y es anormal por el piso que está muy disparejo porque el presidente y su gobierno ha intervenido activamente, burdamente, groseramente.

Ha hecho campaña ilegal hasta fustigando, peleando con la candidata (Xóchitl) y peleando con todos aquellos que no están de acuerdo con lo que dice o hace o simplemente no coincide, en esta lógica de estas conmigo o estás contra mí”.

Entonces, “yo veo una campaña fuera de lo normal, un piso disparejo, veo una campaña con enorme polarización política que fue provocada por este tipo de ejercicio político.

”Veo una campaña con mucha violencia donde quedan lejos las épocas donde se sospechaba que el narco financiaban algunas campañas; ahora ponen y quitan candidatos por las buenas o por las malas”.

Muestra de ello es que “estas son las elecciones más violentas en la historia moderna de México donde ya se rebasaron las cifras de la elección pasada”  puntualizó.

Al hacer un análisis de este proceso electoral, refiere que ve una elección donde la indiferencia y la apatía también juegan como juegan los arrepentidos, los abstencionistas o los indecisos y ese nicho va a ser fundamental en los resultados de la elección.

Y es que de manera simplista se están planteando dos opciones: Una opción (la de Claudia Sheinbaum) es la de un Estado autoritario, esto que le llaman el segundo piso de la transformación donde las ocurrencias, mentiras y caprichos están destruyendo a hachazos las instituciones.

Y por supuesto esta ofensiva no es nueva, empezó el día que tomó posesión de la presidencia porque este presidente que prometió acabar con la violencia, con la pobreza y la corrupción, crecer al 7% y todas las cosas que dijo entre mentiras y ocurrencias, mas bien mentiras repetidas que finalmente lo que ves es una destrucción impresionante.

“Yo he participado muchas veces en el ejercicio público y de gobierno y sabes el trabajo que cuesta crear instituciones, el trabajo que cuesta diseñar y aterrizar políticas públicas, el trabajo que cuesta construir bases de gobernabilidad y es impresionante la rapidez con las que las pueden destruir (los de la 4T)”.

“Ese es el tema y junto con las iniciativas que ha venido tomando para concentrar el poder y romper los equilibrios del legislativo y del judicial para tenerlos bajo su control, de supeditar el federalismo republicano. Nosotros somos una república federal, no somos una república centralista, esa discusión ya se ganó en el siglo XVIII. Este afán de no dialogar con las fuerzas políticas o de quienes piensan distinto, este afán de concentrar el poder refleja un estado autoritario”, puntualizó.

La otra opción que encabeza Xóchitl Gálvez es la de un Estado democrático con respeto a la Ley y a la Constitución. Si no te gusta, cámbiala pero no pases encima de ella, para eso se construyen consensos, para eso se legisla.

Con una oferta distinta que incluye mantener el equilibrio de poderes, es una condición de gobernabilidad, es esencia de un país con democracia.

Entonces, mientras Claudia parece que será la continuidad y con su lema es el segundo piso de la 4T está anunciando la bandera de AMLO, respaldando sus iniciativas, aplaudiéndolas y anuncia que es mas de lo mismo.

Mientras que Xóchitl se gana a pulso como ciudadana la candidatura cuando el PAN, PRI y PRD retiraron a sus aspirantes porque entendieron que no podían competir cada quien por su lado, tenían que ir unidos y tenían que convocar una participación masiva de la sociedad civil que se han expresado en defensa del INE, del tribunal, de la democracia.

Finalmente, precisó que la aprobación del presidente no es sinónimo de votos porque en época de alternancia política en el gobierno, el presidente Zedillo tenía 72 puntos de aprobación y perdió la elección el PRI; es decir, si la aprobación significara votos hubiera arrasado Francisco Labastida y no fue así.

Y por otra parte, “AMLO no estará en la boleta. Vamos a suponer que la aprobación si implicaría una alta votación para ellos, pero no está en la boleta, aunque le encantaría estar en la boleta. La candidata es otra, el equipo es otro, las personalidades otras y por cierto muy acotadas”.

Así es que sí es una elección muy retadora, donde Xóchitl empezó obvio abajo porque Claudia es una candidata que lleva dos años haciendo campaña con todo el aparato gubernamental; sin embargo, rápidamente Xóchitl comenzó a crecer y en el debate claramente cambió la intención del voto. Se cerró la contienda, señaló contundente.