Diana MANZO/Corresponsal

JUCHITÁN, Oax., (#página3.mx).- Quince formas de vida del pueblo de Juchitán presentadas en imágenes en escala de grises desde la lente de la fotógrafa Graciela Iturbide bajo el título “Ojos para volar”, engalanaron el primer aniversario de Casa El Ocote, recinto independiente fundado por el suizo Heinz Schaub.

Ojos para Volar es una serie de fotografías de las colecciones “Juchitán de las mujeres” y  “José F. Gómez”, propiedad del pintor zapoteca Francisco Toledo y su hija Sara Toledo Ellitsgaard en conjunto con el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, quienes compartieron su arte y su espíritu altruista con este espacio cultural de Juchitán.

“El rapto”, una de las fotografías expuestas de Graciela Iturbide que fue tomada en el año de 1986 se reencontró con su protagonista, Dalia Martínez Sánchez, quien acompañada de sus dos hijos, uno de ellos el poeta Daltón Pineda, expresó que hasta “se le enchinó” la piel volverse a ver.

Heinz Schaub, creador de Casa El Ocote, recordó que sus primeros saberes sobre el pueblo de Juchitán fue a través de los ojos de Graciela Iturbide en su natal Zurich, en el museo Winterthur.

“Graciela llegó al Ocote y eso es maravilloso, nunca pensé que este momento ocurriría, es tanta mi admiración por ella, porque fue así, a través de sus fotos, que conocí esta bella tierra del Istmo de Tehuantepec. Agradezco a los Bicu  Yuba (Michell Pineda, Rodrigo Vásquez y Geovanni Manuel) por todo lo que han hecho en este primer año ”, expresó.

La música de Jarana  de Los Carretoneros de Loma Bonita, el rap en zapoteco de Los Juchirap, el rock de Belerofonte, la poesía de Abenamar Báez y el acompañamiento de escritores, poetas, pintores, fotógrafos y público en general dieron la mejor de las vibras a este sitio donde la cultura y el arte hacen fusión.

Esta colección de fotografías de Francisco Toledo estará expuesta en la galería hasta el próximo mes septiembre.

Entre sus próximos planes, la Casa El Ocote ha informado el interés por conformar un coro con niñas y niños de Juchitán sin olvidar las artes y la música, que son su sello distintivo.