Conferencia de prensa en la que manifestaron su inconformidad artesanas chinantecas. Foto: @Laminuta

Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- “¡Alto al despojo cultural y textil de nuestros pueblos!”, “¡No al plagio textil de nuestros pueblos originarios!”, “¡Reconocimiento a la cultura chinanteca!” y “¡Nunca más un México sin nosotros!”, fue la postura de la comunidad indígena de San Juan Bautista Tlacoatzintepec ante el plagio a los diseños de su huipil que realizó la marca española Intropia.

Con indignación y enojo, la comunidad chinanteca calificó como un agravio el plagio hacia su cultura milenaria, por lo que “el pueblo pide y exige que le otorguen los créditos correspondientes a las mujeres artesanas o en su caso (que la empresa española Intropia) deje de producir dichos diseños”.

En una conferencia de prensa en el Museo Textil de Oaxaca, la artista textil Jacqueline Mendoza Antonio, el antropólogo Jesús Rafael Santaella Dionisio, el historiador Omar Fabián Olivera, y el lingüista Álvaro Cruz Olivera, en representación de las artesanas de Tlacoatzintepec pidieron respeto a su trabajo, al patrimonio cultural chinanteco de más de tres años de antigüedad”.

Lo delicado del caso, advirtieron, es que “hasta el momento la empresa Intropia no se ha comunicado con la comunidad ante el evidente plagio ni han recibido apoyo de las autoridades (llámese gobierno de Alejandro Murat Hinojosa o de la Secretaria de Asuntos Indígenas, Sofía Castro Ríos,) pese a que se realizó el Día Internacional de la Lengua Materna.

Y volvieron a dejar la interrogante: ¿Qué es lo que hace el Estado Mexicano para defender el patrimonio cultural de los pueblos de México”.

En los últimos tres años, indígenas mixes, zapotecas y ahora chinantecas, denunciaron que diseñadores extranjeros plagiaron elementos y patrones gráficos que componen y representan la identidad de los pueblos originarios de Oaxaca.

En junio de 2015, las autoridades municipales de Santa María Tlahuitoltepec denunciaron que la diseñadora francesa Isabel Marant plagió el diseño sus blusas mixes Xaamïxuy, prenda que expuso en su colección “Etoile” primavera-verano 2015.

Posteriormente, en agosto de 2016, habitantes zapotecas de San Antonino Castillo Velasco, denunciaron que la marca argentina Rapsodia plagió el diseño tradicional de la blusa de la comunidad, para presentarla en su colección de invierno 2016 con el nombre de “Marion Missy”.

Ahora, pobladores de la Chinanteca de San Juan Bautista Tlacoatzintepec, denunciaron, a través de su página de Facebook, que la marca española Intropia plagio diseños oaxaqueños precisamente del huipil que incluyó en blusas y vestidos, lo que calificaron como “un verdadero despojo a nuestra cultura y a nuestra historia”.

Las y los chinantecos se quejan que la marca española plagió motivos de su huipil del diario y su molestia radica en que la publicación de Intropia hace referencia a un bordado azteca, lo cual es totalmente incorrecto.

“Nos molesta mucho que copien nuestros diseños porque no saben ni siquiera lo que significa el bordado del textil, y todos los elementos que lo integran”.

Explicaron que ahora “este huipil en su tienda (Intropia) tiene un costo de 198.00 euros”, razón por la que urgieron a las autoridades a tomar iniciativas que protejan a los pueblos originario de tales despojos.

Mientras que en los huipiles de Tlacoatzintepec se muestran aves y otros motivos que reflejan parte de su cultura, la marca de moda española las describe las prendas como un “vestido midi bordado con detalles en zig-zag”.

El antropólogo narró la historia del pavo real que está vinculado a ritos chinantecos, los cuales para poder salvarse hicieron el sincretismo con la cultura española y quedó plasmado en le huipil de Tlacoatzintepec.

Relataron que “cuando los animales hablaban, las aves eran invitadas, menos las de plumas negras. Cuentan que el quetzal lloraba en una laguna cuando llegó el Tapacaminos (correcaminos) y le dijo al quetzal: ya no te preocupes, te voy a prestar el plumaje, fue entonces que el quetzal cambio de plumaje”.

Los huipiles también son coronados con el águila de dos cabezas que representa cuando el sol y luna derrotaron a un águila, entonces, es para recordar la gesta de sol y luna.