Exigiendo justicia. Foto: Roberto de la Cruz.

Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- “¡Tú ordenaste que tus policías federales y la Gendarmería dispararan y mataran a nuestros paisanos indefensos el 19 de junio del 2016 en Nochixtlán, Oaxaca!”, es el reclamo que hace una madre y sus tres hijas huérfanas al Presidente Enrique Peña Nieto por la muerte de su esposo Yalid Jiménez.

En una carta abierta, acusa a Peña Nieto de ser el responsable de la masacre del 19 de junio de 2016 que dejó ocho muertos, entre ellos, se encontraba Yalid Jiménez, así como 198 heridos, de los cuales 84 civiles presentan lesiones por disparos de armas de fuego.

“¡Dénles en la madre!”. Esa fue la orden que diste como Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

“Sabemos que una situación tan delicada como la represión sangrienta contra ese pueblo mixteco, así como la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, realizada en Iguala, Guerrero, por tu ejército, el único facultado para autorizarlo eres tú, en calidad de Comandante Supremo de las fuerzas armadas”.

“Mientras tú desayunabas con tu esposa y tus hijos aquel ‘Día del Padre’, celebrando con ellos, te fueron confirmando tus asistentes de la cantidad de muertos y heridos que estaban resultando de tu determinación precisa para detener aquella protesta en Nochixtlán demandando diálogo.

A un año del fallido desalojo, señaló que “la decisión que acordó con Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, y la Comisión Nacional de Seguridad, a petición expresa de Aurelio Nuño Mayer, Secretario de Educación Pública, dejó en situación de orfandad a las hijas y a los hijos de los asesinados”.

Aunado al dolor interminable e indescriptible de las madres de estos infantes, ahora se incremento su pobreza ante la nueva condición de viudez a que las sentenció.

Recordó que “el estudiante de bachillerato que, entre los demás, fue abatido por las balas de tus policías y gendarmes, trabajaba y ayudaba a su mamá a sostener la situación económica familiar.

Entonces, “¡Tú (Peña Nieto) y quienes fraguaron aquella cobarde matanza de personas pacíficas, desgraciaron la existencia de sus familias!”.

Para reforzar su dicho recordó datos publicados por la revista Proceso y el diario “Noticias” de Oaxaca, acerca de los involucrados en aquellos terroríficos acontecimientos que planeaste con tus cómplices:

Y enumeró una lista al acusar a Renato Sales Heredia y Miguel Ángel Osorio Chong como los servidores públicos que dieron el visto bueno a las acciones de 520 efectivos de la Policía Federal (PF) y Gendarmería, así como a Enrique Galindo Ceballos, quien era el Comisionado General de la PF.

Señalaron que al general Salvador Camacho Aguirre, quien iba al mando y finalmente dio la orden a los policías federales, quienes portaban equipos antimotines: escudos, bastones PR-24 de policarbonato, armas con balas de goma, petardos, lanzagranadas de gas lacrimógeno.

De igual forma, José Luis Rincón Alvarado, encargado del Segundo Agrupamiento de la División de Gendarmería, fue quien comandó a los 174 elementos que dispararon sus armas de alto poder y pistolas contra los manifestantes.

En fotos y videos, se observó a los policías federales disparando sus fusiles de asalto CZ 805 BREN A1 y FAL, sin piedad, hacia las personas, esto sin contar que los PF estuvieron apoyados por dos helicópteros (PF-201 y PF-112), desde donde dispararon granadas de gas lacrimógeno, indiscriminadamente, sobre las casas particulares, incluso sobre el Hospital Básico Comunitario de Nochixtlán y contra una ambulancia.

Aunque a cada uno de los federales les ofrecieron una recompensa de doce mil pesos por su participación en la represión en Nochixtlán, finalmente no les pagaron nada.

Para lavarse las manos y deslindar responsabilidades, mandos policíacos subalternos declararon a la prensa: “Fue un error táctico” de la Gendarmería a cargo del comisario Manelich Castilla Craviotto, actual Comisario General de la PF.

También participaron en aquellas acciones represivas 400 efectivos de seguridad pública estatal y 50 agentes ministeriales al mando del general de Brigada Froylán Carlos Cruz, quien se desempeñaba como comisionado de la Policía Estatal, en el gobierno de Gabino Cué Monteagudo.

Considera que Gabino Cué Monteagudo, quien era gobernador de Oaxaca en el 2016, también es corresponsable de la reprensión sangrienta en Nochixtlán; Cué, ahora anda escondido por el desvío de recursos millonarios que hizo del presupuesto del gobierno oaxaqueño.

En este cabo de año, la viuda le recordó a Peña Nieto que este 19 de junio “nos reuniremos en el lugar donde corrió la sangre derramada de nuestros compañeros asesinados por tu irracionalidad, para refrendar nuestra exigencia de ¡justicia para los asesinados y heridos en Nochixtlán!¡Ni perdón, ni olvido!”.