Diana MANZO / Corresponsal

Unión Hidalgo, Oax., (#pagina3.mx).- No son uno ni tampoco dos profesores, sino toda una institución educativa la que se organizó desde la semana pasada para llevar ayuda a las personas damnificadas.

Son 62 hombres y mujeres que trabajan en la Escuela Secundaria Técnica Número 33 en Unión Hidalgo, que pertenecen a la Sección XXII y quienes han creado un centro de acopio en sus instalaciones.

Han repartido comida casa por casa que ellas y ellos mismos elaboran y también llevan víveres que han sido donados por la sociedad civil, desde médicos hasta profesores de otras instituciones de la región de la Costa y Valles Centrales.

Maestros y maestras también sufrieron afectaciones en sus hogares, algunos se quedaron sin vivienda y otros solo enfrentan daños materiales; sin embargo, el apoyo a sus padres y madres de familia y estudiantes es lo que les motiva.

En esta institución ubicada al norte de la población serán 12 las  aulas que se reconstruirán, todas colapsaron y están a la espera del dictamen de Protección Civil.

“Nos duele ver que la escuela fue afectada, pero más el dolor que viven nuestros estudiantes y padres de familia, por eso decidimos crear un centro de acopio y llevar apoyo. Entre todos hacemos comida, lo repartimos casa por casa y también les llevamos alimentos para que ellos lo preparen, esta acción de ayuda nos ha solidarizado con nuestra gente”, explicó Jorge de la Rosa Pineda, profesor y secretario general del gremio.

En este municipio zapoteca, según datos de Protección Civil Municipal que registra Ubicelio López Castillo, informó que 7 personas fallecieron, fueron cerca de 60 personas heridas, y más de 2 mil 700 viviendas están dañadas.

Asimismo, hay 20 escuelas afectadas entre las que destacan la Secundaria Técnica Número 33 con 12 aulas y la Secundaria Federal José Vasconcelos con 7.

Mientras Jorge junto con otros profesores recorren las 12 aulas que serán demolidas, un grupo de maestras preparan la ayuda, algunas llenan y clasifican los víveres en bolsas de plástico y otras preparan los alimentos.

Magisterio de Unión Hidalgo ayudando a su comunidad.

Se han dividido en dos grupos para poder distribuir los apoyos, quienes van a la parte norte y oriente dan comida y los otros víveres. La respuesta ha sido formidable, describen las y los profesores.

¿Cómo decidieron organizarse? …el profesor Jorge recordó que el pasado lunes 11 de septiembre realizaron reuniones para determinar qué hacer ante tal emergencia en su comunidad, por lo que coincidieron que era necesario unirse, salir de casa y ayudar.

“Montamos nuestro centro de acopio, la respuesta ha sido maravillosa, llegan personas de todas partes, inclusive médicos originarios de Unión hidalgo pero que radican en Oaxaca cooperaron, trajeron mucho apoyo, también hermanos; maestros de la Escuela Secundaria Técnica de Pochutla y de Santa María Tonameca, la única intención es ayudar”, expresó.

Llevan una semana ayudando y no se cansan, seguirán si es necesario -aseguran-, porque les duele ver la necesidad enorme que hay en su comunidad.

*El gobierno, rebasado por la sociedad civil: profesorado

Sin tener nada en contra de las autoridades, políticos y sus partidos, las y los profesores coincidieron que la solidaridad de la sociedad civil ha rebasado el apoyo de las autoridades porque se ha hecho buena organización.

Por ejemplo, señalaron que para organizarse tuvieron que reunirse en tres ocasiones y especificar el apoyo, coincidieron que llevar comida elaborada era lo mejor porque la mayoría de las personas de su comunidad lo habían perdido todo entre ellas sus estufas y hornos para elaborar tortillas.

“Emprendimos la tarea, en nuestra institución tenemos una materia que se llama Industria de Alimento y desde esa cocina preparamos todo, la gente está muy contenta y agradecida, y como maestros nos sentimos alegres de ver que estamos solidarizándonos, no es fácil, pues se requiere tiempo y esfuerzo, pero lo estamos haciendo con todo nuestro cariño por nuestra gente”, dijeron.

Las maestras y los maestros han brindado alimentos a más de mil personas y continuarán apoyando. De la reanudación de labores poco se menciona, porque padres y madres y sus estudiantes están padeciendo por alimentos y ropa, que es lo más importante.

“No nos cansamos, estamos contentos de que nuestros alumnos vean el ejemplo de la solidaridad, no solo cerramos carreteras, sino también nos unimos y estamos contribuyendo, agradecemos a todos los que han traído sus apoyos, no duden que seguiremos apoyándolos”, dijeron.

Entre sus planes está sacrificar un ganado para dotar de alimentos a las familias, aún no saben si será la entrega de carne cruda o cocinada en barbacoa; sin embargo la ayuda continuará hasta que regresen a clases.

dav