Los asaltos violentos continúan en Chahuites alertan defensores

Diana Manzo/Corresponsal

CHAHUITES,OAX.- Defensores de Derechos Humanos que integran el Movimiento  del Migrante Mesoamericano (MMM) así como del Albergue Hermanos en el Camino de Ciudad Ixtepec que dirige el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra, denunciaron que a diario se dan asaltos en e el tramo Arriaga Chiapas- Chahuites Oaxaca, sin que la fiscalía de Atención al Migrante de resultados.

Denunciaron que el pasado lunes, cuatro migrantes originarios de El Salvador, Honduras y Guatemala  mientras caminaban sobre las vías del ferrocarril en el  punto denominado “Corazones” fueron atacados violentamente, en donde dos de ellos fueron llevados de urgencia al Hospital General del municipio de Tapanatepec.

Al igual durante el asalto, también recibieron amenazas de no denunciar a las autoridades y tampoco a los coordinadores y  defensores de migrantes del Albergue “Ayuda Humanitaria” que se ubica en Chahuites, de lo contrario serían asesinados.

“Nos dijeron que no dijéramos nada, se enojaron porque no traíamos dinero, nos dieron con la cacha del machete, nos quitaron la ropa, y nos advirtieron que más nos valía no identificarlos de lo contrario nos hiría bastante mal, pese a las heridas corrimos hasta ver la casa, que desesperación fue vivir todo esto, es la primera vez que visitábamos México, íbamos para Veracruz a buscar empleo”, explicó el migrante salvadoreño.
Rubén Figueroa,  coordinador del MMM, detalló que dos de los migrantes atacados fueron internados en el hospital por la gravedad en las heridas que tenían, mientras los otros dos  recibieron  atención en el albergue de Chahuites.

El defensor de los migrantes, ha denunciado en múltiples ocasiones la violencia con la que los migrantes son asaltados, por lo que exhortó a las autoridades de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) su presencia en el refugio con la finalidad de tomar los testimonios y observar lo violento que se ha convertido defender la voz de los migrantes.

“Es triste saber,  que mientras se localizaban los migrantes recibiendo atención médica en  el hospital de Tapanatepec, personal del Instituto Nacional de Migración (INM)  estaban acechando el lugar, es un vil acoso lo que estas personas hacen, por que lo único que les importa es dar cifras de cuantas detenciones ejecutan al día para deportarlos a sus países”, resaltó.

El Movimiento Migrante Mesoamericano criticó fuertemente la falta de rigor por parte de la Fiscalía Especializada en Atención al Migrante de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de atender las más de 200 denuncias que se han presentado ante la instancia en este año por ataques a migrantes en el tramo Los Corazones- Chahuites.

Este tipo de realidad las viven a diario los migrantes, tan solo a finales del mes de agosto Jorge, Migrante Hondureño relató que junto con dos amigos, una mujer y un hombre,  de entre 19 y 22 años caminaban con su mochila al hombro en este tramo corazones, cuando de entre la maleza le salieron dos personas, con palos y machetes, quitándoles sus pertenencias (dinero en efectivo).

Describió que les obligaron a quitarse la ropa y los acostaron boca abajo, mientras revisaban sus mochilas y pantalones, llevándose lo único que traían (mil pesos) , recurso que habían ahorrado durante el esfuerzo de varios meses y así lograr su anhelado sueño americano.

“Les hablamos de Dios y les dijimos que no diríamos nada a nadie, teníamos miedo que nos dieran un machetazo en la cara, por fortuna nos soltaron, pero nos advirtieron que no dijéramos nada a  la gente que estaba en el Albergue, de lo contrario vendrían a buscarnos para matarnos, estamos muy asustados y temerosos”, señaló.

Alberto Donis Rodríguez, encargado del albergue “Hermanos en el Camino” de Ciudad Ixtepec puntualizó que la situación en el tramo Chiapas- Oaxaca para los migrantes cada vez se torna más complicada.

“No existe formula para que esto termine, porque la justicia en Oaxaca se da detrás de un escritorio, los fiscales no atienden directamente el asunto del migrante, entendemos que tienen que recibir denuncias de otra índole, pero son más de 300 denuncias en este tramo y en otros (Unión Hidalgo y Juchitán) y no hay resultados, la violencia cada vez es más fuerte y temerosa”, indicó.

Explicó que la fiscalía del migrante se ha convertido en una receptora de denuncias solamente, pero lejos de actuar es pasiva, no hay avances en el movimiento.

“Pareciera que la discriminación contra los migrantes y centroamericanos impera en las fiscalías de Oaxaca, que van desde la propia procuraduría de justicia de Oaxaca, porque esta violencia no es de ahorita, se ha dado desde el Plan Frontera Sur el año pasado, donde los migrantes han dejado de montarse a la bestia y ahora agarran camino como Dios los da a entender y caminan entre 15 y 20 horas, pero en su caminar, son asaltados, violentados y asesinados”, dijo.

Finalmente expuso que tan solo en estos últimos meses, el Albergue Hermanos en el Camino ha acompañado a unos 200 migrantes para que soliciten su visa humanitaria, el 90 por ciento de ellos ha vivido violencia en el camino y el 10 en proceso de refugio.