Periodistas de a Pie / Texto: Estrella Pedroza. | Fotografía: Ximena Natera

Sucedió en Tabasco, la tierra de Andrés Manuel López Obrador.

En un concurrido mitin el presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Ochoa Reza, soltó un comentario que puso en aprietos –aún más- la estrategia del tricolor en la actual contienda presidencial.

“¡Aquí está reunido el priismo leal y profesional de siempre en Tabasco!”, gritó emocionado. “En cambio hay algunos que se van huyendo a Morena. ¡Son los ‘prietos’! Y a esos ‘prietos’ les vamos a demostrar que son ‘prietos’ pero ya no aprietan”.

El aplauso de los priistas se sumaron al estruendo de tambores, trompetas, matracas. La típica orquesta del partido tricolor acompañó la alegría por la ocurrencia de su dirigente.

La euforia duró poco. Los 41 segundos que duró el comentario de Ocho Reza y que compartió en video desde sus redes sociales, provocaron en minutos una ola de protestas de sus seguidores y otros que se sumaron a las críticas.

En Twitter o Facebook cientos reclamaron al polémico dirigente por la discriminación en sus palabras. Y es que su desliz electoral caló fuerte en un país donde, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI), el 88% de sus habitantes es de tez morena.

Nada raro en Ochoa Reza a quien el presidente Enrique Peña Nieto confió la difícil tarea de asegurar la reelección de su partido en el gobierno de México.

Originario de Michoacán (Morelia, 1972) el controvertido personaje es el presidente del PRI con menos experiencia política en la historia del partido.

Lee la nota completa aquí:

Enrique Ochoa Reza, el “administrador de la derrota”