Descanse en paz María del Sol.

Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Y Juchitán se despertó con la muerte. Como un mal presagio, en plena onda de calor, corrió un aire fresco, como de muertos.

El silencio de la madrugada se interrumpió por las ráfagas de metralleta. Fue la encarnación del espanto. Un ataque armado mató a tres personas, entre ellas se encontraba la comunicadora María del Sol Cruz Jarquín, hija de la reconocida periodista Soledad Jarquín Edgar.

Juchitán de Zaragoza, la novena ciudad más peligrosa del país, nuevamente fue escenario de sangre. La noticia de la triple ejecución se sintió como un terremoto por los personajes involucrados. Auguran más muerte.

Y el gremio periodístico no fue la excepción. Quienes buscaban confirmar la noticia, pronto se sacudieron con la tragedia de la colega Soledad Jarquín, periodista incansable en defensa de los derechos de la mujer, de la equidad de género y de su activismo en contra de los feminicidios.

La información circuló en chats de grupos de emergencia, de periodistas y de policía sobre la magnitud del ataque armado. De pronto, la noticia dio un giro intempestivo porque la noticia involucraba a Sol, la amiga de tantos años, la colega, la madre, la luchadora y eso conmovió al gremio.

De pronto los llamados telefónicos fueron incesantes, uno tras otro o al mismo tiempo. Amigos, amigas, colegas buscaban comunicarse para confirmar, otros condenar y todxs llorar para desahogar su penar con la tragedia de Sol.

Paulina Ríos, directora del portal pagina3.mx habló llorando: ¿Ya sabes la tragedia de Soledad Jarquín?

Ante la respuesta negativa, soltó en llanto: Mataron a su hija, la pequeña, de apenas 27 años. La que estudió comunicación. La comisionaron, contra su voluntad, a cubrir un candidato del PRI.

Luego otros compañeros preguntaban, ¿Cómo hacemos para solidarizarnos con Sol? ¿Qué hacemos? ¿Nos manifestamos? ¿Manejamos el nombre de la hija de Sol? ¿Cómo la apoyamos? ¿Nos vamos para alcanzarla al Istmo?¿Pedimos se dispense la necropsia? ¿En qué ayudamos a Sol?…

De pronto, entró la llamada de la periodista Nadia Altamirano corresponsal de SemMéxico y reportera del Diario Noticias y me comenta que Soledad le habló de madrugada para que investigara sobre el atentado a una candidata, sin saber que ahí se encontraba su hija.

Una vez enterada, Sol le comentó con su dolor de madre que María del Sol le confesó que si no aceptaba que la comisionaran a Juchitán “perdía el trabajo” en la Secretaría de Asuntos Indígenas.

Nadia comenta que “la joven, hija de nuestra compañera periodista Soledad Jarquín, que se desempeñaba como jefa de comunicación social de la Secretaría de Asuntos indígenas, tampoco pudo denunciar que el titular de la dependencia, Francisco Javier Montero López, la comisionó para cubrir, desde hace más de un mes, las actividades proselitistas de su hermano Hageo Montero López, candidato del PRI a la presidencia municipal de Juchitán”.

También mencionó a un grupo de colegas que aunque se intentó de manera reiterada hacer contacto telefónico con el servidor público Francisco Javier Montero, sus números telefónicos marcaron fuera del área de servicio.

La reflexión que le confesó Soledad Jarquín fue lapidaria: “En este país donde no hay oportunidad para las y los jóvenes, si María del Sol no aceptaba que la comisionaran a Juchitán, perdía el trabajo y ahora ¿Quién sigue?”

Tanto amigas y amigos de un chat donde está incluida Sol comenzaron comentar la noticia, a orar, a exigir a las autoridades estatales justicia y otros no daban crédito.

A Sol la tragedia la agarró en Chiapas donde impartía un taller. Mujeres periodistas del Istmo de Tehuantepec acudieron a la funeraria a acompañar el cuerpo de María del Sol en espera del arribo de su madre.

Otras colegas hicieron llamadas telefónicas al fiscal Rubén Méndez, ha algunas contestó a otros no, aunque todos tenían la misma finalidad facilitar los trámites a la compañera Sol y castigo a los responsables de esta tragedia.

María de los Ángel Nivón del portal primeralínea.mx externó su indignación porque  el funcionario que la mandó a la muerte, Francisco Javier Montero López, “no da la cara, no quiere contestar ese wey. Eso sí se la voy a mentar al Paco Montero, no tiene madre el cabrón”

Comentaron que al parecer “ni viáticos le daban”, Leslie Vargas, Fefe, Ernesto, Carmina condenan el hecho y colocaron un moño en señal de luto en sus perfiles.

Lilia Torrentera, directora del Portal ciudadania-express.com, se irrita porque circula un video en redes sociales sobre el caso. Propone hay que pedir que lo bajen. Y cuestiona que no se destaque en las noticias que en el ataque armado mataron a la hija de Sol.

Una vez que se enteran que a María del Sol será velada en la funeraria Manuel Núñez Banuet en la colonia Reforma, al norte de esta ciudad, colegas se organizaron para comprar tamales, pan y café para esperar el cuerpo de María del Sol que fue eclipsada por la muerte en Juchitán, una ciudad que es la encarnación del espanto.