Descanse en paz Don Manuel Humberto.

OAXACA.- Como reguero de pólvora, la mañana de este jueves 13 de septiembre corrió la noticia de la muerte de Don Manuel Humberto Siordia Mata, decano locutor de Oaxaca quien dejara su huella en decenas de jóvenes, hombres y mujeres, tanto en la locución como en el medio noticioso de la entidad.

Don Manuel Humberto Siordia fallece en el mismo día que nació 90 años antes y a lo largo de 66 años en la radio fue conocido por su amabilidad y su desinterés por apoyar a quienes buscaban espacios radiales.

Uno de sus alumnos fue Gerardo Francisco García, “El Lobo”, quien al enterarse de su muerte envía un agradecimiento a Don Manolo.

A continuación el texto íntegro.

San Luis Potosí, septiembre 13, 2018.

¡Mi querido Profesor!

Lo conocí una mañana de septiembre.

Me indicaron que me presentara a las 7 y media de la mañana para ver qué hacía. Me trasladé desde INDECO Xoxocotlán en un camión que me dejó en el templo de San Francisco… Corrí para llegar hasta el edificio Sears en 5 de Mayo y Morelos; el elevadorista… responsable de todo lo que pasaba en uno de los edificios más altos de Oaxaca en aquel entonces, me preguntó a dónde iba, le dije que el Sr. Pliego me había dicho que me presentara con Don Manuel Siordia, me respondió: “Ah, sí, en el 2° piso”. Era el año de 1978.

Oprimió el botón con el que de manera única y magistral ascendíamos al segundo piso. Y eso era lo que al elevadorista le encantaba, mostrar que era el dueño del elevador (creo que se llamaba Jesús). Llegamos y me dijo: aquí a la izquierda.

Toqué la puerta, me recibió el operador en turno de nombre José Luis, pregunté por el Sr. Siordia y me señaló una silueta al fondo de la cabina, un hombre maduro, fuerte, de lentes con armazón grueso que enmarcaba su mirada.

Me recibió y dijo: ¿tú eres el sobrino de Sergio? Respondí que sí. 

A mi tío, Sergio Isidro lo conocía él, pues Don Manolo (como le decíamos quienes laborábamos con él) era asiduo cinéfilo, y mi tío era administrador de los cines de COTSA. Aunado a ello, Don Manuel manejaba parte de la publicidad de la entonces “Reyna de la popularidad en Oaxaca” conocida en ese tiempo como RADIO VARIEDADES.

Dijo: tienes que ver qué es lo que hacemos, cada momento es importante, así te convertirás en locutor.

A partir de ahí siempre lo vi como “el hombre noticia”.

Trabajé al lado de él en la parte musical y comercial, las noticias no eran algo que me llamara la atención; sin embargo, sé -gracias a él- que una nota también requiere de pasión, de seguimiento, de análisis y de un toque especial para decirlas, y hacer que un espacio noticioso sea amable, humano, serio y comprometido.

Escuchar NOTICENTRO todas las mañanas era entrar al mundo de la información de hace 35 o 40 años. La inmediatez se escondía en las páginas de los diarios o bien entre la incipiente transmisión televisiva de Oaxaca. Y los ya importantes noticieros matutinos.

Siempre fue frontal y directo en sus entrevistas, mantuvo su noticiero en primer lugar durante años y sin caer en excesos o amarillismo. Los hombres más connotados de la política buscaban su amistad.

Era amable, creativo, tenaz en la grabación comercial, donde por cierto pocas veces repetía una toma. Hubo un tiempo donde la radio empezó a grabar las presentaciones y despedidas de las canciones, ahí también definió una marca, diseñó un estilo. 

Siempre fue un caballero. En las entrevistas de corte artístico, (las menos) siempre tuvo dispuesto un piropo para la bella entrevistada o un cumplido para los caballeros que eran correteados por las señoritas de esa época, en los nuevos estudios de grupo OIR, instalados a partir de 1979 en el edificio MONTAJES.

Quienes hoy mantienen la imagen de las noticias en la radio y televisión actual de Oaxaca tienen influencia de su trabajo, si no es que a algunos de ellos los tuvo como reportero o reportera o bien como asistente.  

Su palabra cariñosa siempre fue la de ¡profesor!, cómo invitándote a serlo, como motivándote a crecer, a ser un profesor en doquiera que estuvieras.

Hoy,  mi reconocimiento a la voz, el estilo, al empresario, al amigo, al compañero, al líder sindical, al hombre que nos dejó enseñanzas, pero, sobre todo, a la calidad humana, al ser que demostró pasión en todo lo que hacía.

Descanse en paz… DON MANOLO… ¡Mi querido profesor!

SEPTIEMBRE 2018

Gerardo García “LOBO”