brightness_5
Clima en Oaxaca
22‎°C
La vida que nos cambió una pandemia
Por Alianza de Medios
04 de enero, 2021
Comparte

Bodas frustradas, viajes cancelados, estudios suspendidos, negocios quebrados, amigos que no pudimos conocer. Palabras nuevas en nuestro vocabulario cotidiano: pandemia, antígenos, patógeno, inmunidad, carga viral, ARN mensajero. Son los saldos que ha dejado un microscópico virus que pasó como una tormenta a sacudir, barrer y borrar nuestros planes de vida

Textos: Andro Aguilar, Daniela Rea, Duilio Rodríguez, José Ignacio De Alba, Isabel Briseño, Lydiette Carrión, María Ruíz  y Vania Pigeonutt

Fotos: Cortesías

“El futuro es un volado”

Por: José Ignacio De Alba

A mediados del 2019, Jorge De Alba dejó un buen trabajo para estudiar una maestría en China. También dejó a su familia y amigos y se fue con sus ahorros al otro lado del mundo, para estudiar negocios. Tenía 31 años. El 2020 inició con lo que parecía un sueño realizado: tenía una novia -estudiante de la misma universidad- y un montón de nuevos amigos. Cuando hablaba a su país, advertía su felicidad: “yo creo que nunca voy a volver a México”.

Pero en un par de meses todo cambió. Las noticias sobre un nuevo virus al sur del país -el estudiaba en Harbin,una ciudad al norte de China- provocaban zozobra. La universidad cerró y Jorge fue obligado a abandonar el país. Todavía no lo cree: 

“Dejé una forma de vida en México por ese proyecto. Así que ha sido muy desalentador volver en una situación así”

En México, Jorge intentó volver a su antiguo trabajo, pero se encontró que la empresa estaba recortando plazas, debido a la crisis económica derivada de la pandemia. Él continuó sus clases en línea “No sabemos cuándo vamos a regresar a la supuesta normalidad en que vivíamos, es una incertidumbre lo que va pasar. Yo no sé si voy a acabar la maestría en línea o allá, como lo tenía pensado”. 

-¿Te has adaptado a llevar tu vida en México?,

-Si te soy sincero, todavía no me adapto.

Estudiar chino en China, cuenta, le resultaba más fácil por la interacción con sus compañeros y su novia, que tuvo que dejar. Ahora, estudiar se convirtió en un acto muy solitario, para el que necesita mucha disciplina.

“Me siento muy desmotivado con el tema de la maestría y con el idioma, ahora me parece que el futuro es un volado. Esto va para largo plazo, lo que me queda es seguir estudiando en línea. Por lo pronto, no tengo expectativas ni siquiera a corto plazo”

De DJs a chefs

Por: María Ruiz

“Desde finales del año pasado, casi diciembre, me despidieron del trabajo. La empresa quebró y recortaron personal. Por esto empecé a solventar mi vida con tocadas. Tocaba al menos cada 15 días. Entonces me ofrecieron una beca en una universidad de Argentina. Vendí mis muebles, vendí todo lo de mi departamento. Me iba en mayo, pero la pandemia empezó en marzo. Me cancelaron vuelo, estancia. La universidad hizo todo en línea. Lo cancelé. No quería tomar una maestría en línea. Después de perder el trabajo era mi ilusión estudiar de manera presencial en Argentina”. 

“Mi único apoyo económico eran las tocadas. Pero se empezaron a cerrar bares, clubes, las tocadas se cancelaron, evidentemente ya no había fiestas. Para mi, para muchos que estamos en la escena fue un golpe muy duro. Aunque no todas vivimos al cien de eso, es un fuerte apoyo económico, sobre todo para las que más se están desarrollando o que ya son productoras, que dedican su vida a presentarse, a tocar. Muchas de ellas tuvieron que ver otras posibilidades para sacar dinero: clases particulares o en línea. Otras definitivamente se metieron a otra cosa distinta, a preparar todo tipo de comida y hacer envíos a domicilio. Muchos en la escena están haciendo eso y les ha ayudado a solventar sus gastos. No conozco a uno solo que no la esté pasando súper mal. Sobre todo para los que tenían esa independencia de vivir solos, de rentar. Han tenido que regresar a casa de sus padres, como yo”.

“Este año tuve dos fiestas privadas con veinte personas. Me arriesgué mucho, tuve miedo pero también necesitaba ese extra y dije bueno, lo tomo. Me fui a León con algunas de las chicas de WOMXN, la colectiva de DJS de la que soy parte. También toqué en una fiesta privada en Morelos para PERVERT, la comunidad de fiestas queer. Muchos de los que siguen tratando de vivir de esto tienen que recurrir a este tipo de fiestas privadas, muchas veces clandestinas para tener un poco de dinero. Por mucho que vayas protegida vas con el riesgo de contagiarte porque no sabes ni quién tocó la cabina. Incluso en el transporte, muchos no tenemos coche propio, nos movemos a las fiestas o lugares en transporte público, en autobuses, en el metro. El riesgo está y ha estado pero como sea la hemos librado un poco. No te puedo decir que todos pero en mi caso ahí voy”. 

Natalia Treviño, conocida como DJ NHAT, es fundadora de la colectiva WOMXN. En julio consiguió un trabajo estable y ahora trabaja de manera remota desde la casa de su madre en Cuernavaca . No es un trabajo de DJ pero le permite tener independencia económica y ahorrar. Nos recomienda probar la comida de La Tradicional y de La cochinita del tío Fig para apoyar a la escena mexicana de Djs durante esta pandemia. Esta es su historia:

Leer nota completa: https://piedepagina.mx/la-vida-que-nos-cambio-una-pandemia/

Comparte