SemMéxico

OAXACA.- Víctima de violaciones a su derecho de acceso a la justicia, Dolores obtuvo este día su libertad, luego de dos años 11 meses de prisión preventiva, gracias a la intervención de Asistencia Legal por los Derechos Humanos (ASILEGAL).

En un comunicado de prensa de la organización no gubernamental que trabaja en la defensa, promoción y difusión de los derechos humanos de grupos en situación de vulnerabilidad, explica que Dolores, oaxaqueña, jefa de familia y madre de una niña de siete años, fue detenida arbitrariamente el 8 de mayo de 2014 acusada de la presunta comisión del delito de privación ilegal de la libertad.

Desafortunadamente el caso de Dolores no es aislado. En el Centro de Reinserción Social Femenil de Tanivet, al menos el 75 por ciento de las mujeres se encuentra en esta situación, es decir, no cuentan con una sentencia que compruebe su culpabilidad, esto es representativo de la violencia de género que existe en el ámbito del acceso a la justicia.

ASILEGAL afirma que entre las principales violaciones que Dolores sufrió durante su proceso están la realización de una audiencia sin su presencia, así como la omisión al deber de objetividad y lealtad de la Fiscalía, la cual sabiendo que tanto la vinculación a proceso como la acusación estaban basadas en pruebas no sólidas, no promovió el sobreseimiento con el que se reconocía la inocencia de Dolores sino hasta hoy cuando se inició la etapa de juicio en el caso.

Luego de la intervención del abogado y coordinador del Área Jurídica de ASILEGAL, Edgardo Calderón, el Ministerio Público finalmente admitió que no contaba con las pruebas suficientes para comprobar la culpabilidad de Dolores.

El hecho de que tuvieran que pasar más de dos años para que el Ministerio Público pudiera llegar a esa conclusión, demuestra su incapacidad para hacerle frente a un Sistema de Justicia de corte acusatorio adversarial.

Ese sistema, explica el comunicado, requiere de operadoras y operadores de justicia con capacidad para lograr los objetivos esenciales del proceso penal, como lo son el esclarecimiento de los hechos, proteger a la persona inocente y procurar que la o el culpable no quede impune, lo anterior bajo el principio fundamental de presunción de inocencia y debida diligencia, principios vulnerados en todo momento en contra la joven oaxaqueña.

Además de las violaciones al debido proceso, Dolores fue víctima de una grave violación a sus derechos reproductivos ya que cinco días después de haber sido detenida le fue practicado un legrado sin que se contara con las condiciones médicas necesarias, sin informarle del procedimiento y sin que se le hubiera dado el tiempo necesario para su recuperación, ya que fue trasladada de inmediato al Centro de Reinserción Social.

Asimismo es importante mencionar que en el hospital en el que finalmente le hicieron el legrado, en un principio le negaron la atención porque “no estaba aseada”.

ASILEGAL identificó problemas en la implementación del Sistema de Justicia Penal Acusatorio como la dificultad para la correcta valoración de la evidencia probatoria la cual quedó demostrado en la omisión de la debida diligencia por parte del órgano investigador y del cuerpo pericial que conocieron del caso de Dolores.

“En ASILEGAL queremos enfatizar el impacto que tiene el rompimiento de vínculos afectivos importantes como son los familiares cuando las mujeres son acusadas de un delito que no cometieron. En el caso de Dolores, por ejemplo, ella era el único sustento de su hija que ahora cuenta con siete años de edad”.

Desafortunadamente este caso constituye un referente de las deficiencias que prevalecen en el sistema de justicia penal y son prueba de la necesidad de que en las instituciones se cuente con personal capacitado para implementar el Sistema de Justicia Penal Acusatorio con base en el respeto a los derechos humanos, señala el comunicado.
SJ/GR

Comentarios