Con rostros de tristeza y en un ambiente llenó de desolación, incertidumbre, enojo y sed de justicia, los padres de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero, encabezaron una mega marcha para exigir al gobierno que presente a los jóvenes con vida, mismos que se desconoce su paradero desde el pasado 26 de septiembre.
El padre Alejando Solalinde, quien acudió a la manifestación para mostrar su apoyo a los familiares de las víctimas, afirmó que el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, debe ya presentar su renuncia, sin embargo, dijo que no sólo debería renunciar él, “sino todos los que sabiendo esto desde hace dos años no hicieron nada, deben renunciar los que mienten, los que simulan (…) todos ellos deben renunciar porque no merecen gobernarnos”, denunció.
El contingente conformado por alrededor de 20 mil personas, entre ellos estudiantes del IPN, UNAM, UAM, Universidad Iberoamericana, así como sindicatos y organizaciones civiles partieron de la columna del Ángel de la Independencia con dirección al Zócalo capitalino.
Conforme fue cayendo la noche comenzaron a encender velas y algunas antorchas para crear Una luz por Ayotzinapa, nombre que recibió la protesta.