Diana Manzo/Corresponsal

JUCHITÁN, OAX.- Las organizaciones sociales Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, A.C. (ProDESC), Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER) y
Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha AC (Código DH) , que integran la Misión de Observación, coincidieron que vicios procesales y violaciones a derechos humanos caracterizan consulta sobe proyecto eólico que se realiza en el municipio de Juchitán.

La Misión de Observación de la consulta sobre el proyecto de la empresa Eólica del Sur en el municipio de  Juchitán en la región del Istmo de Tehuantepec, presentó mediante un comunicado  su segundo reporte en el que destaca la persistencia a la violación de los principios rectores del derecho a la consulta y al consentimiento previo, libre e informado.

El reporte sistematiza las observaciones realizadas desde el 3 de noviembre de 2014 hasta el 5 de febrero de 2015, período que concentra el cierre de la fase de Acuerdos Previos y las primeras tres sesiones de la Fase Informativa de la consulta. Las violaciones procesales se encuentran documentadas en audios, videos, fotografías, documentos y testimonios de los consultados.

Las tres organizaciones coincidieron que para este reporte, se documentó al menos veinte incidentes de seguridad que ponen en riesgo la integridad de quienes participan en este proceso y manifestó que los vicios en el procedimiento son preocupantes debido a que esta consulta se plantea como un modelo a seguir para el desarrollo de próximos proyectos eólicos en la región del Istmo (Ingenio Santo Domingo y Unión Hidalgo).

“En nuestro segundo reporte en el que registramos preocupantes vicios procesales relacionados con el cumplimiento del derecho a la consulta y al consentimiento previo, libre e informado y a los derechos de participación e información de las comunidades indígenas”, indicaron.

Entre las violaciones más graves que documentó la Misión de observación, resaltan  incidentes como: llamadas telefónicas y mensajes de texto de amenaza, vigilancia y actos de intimidación en domicilios, agresiones verbales y señalamientos amenazantes.

“El incidente más grave se suscitó el 11 de noviembre de 2014 cuando un miembro de la Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco (APPJ) estuvo en riesgo de ser agredido durante la culminación de la sesión de consulta por una persona que presuntamente portaba un  arma de fuego”, expresaron.

Detallaron que uno de los veinte incidentes, también tocó  a un  servidor público, el cual sucedió el 18 de diciembre de 2014 cuando  Genoveva Bernal, representante de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), recibió una agresión verbal de un participante que le mencionó “mejor agarren sus maletas y lárguense, si no, nos los vamos a chingar”.

Asimismo informaron de los  vicios procesales que observaron en las asambleas registradas como son: falta de transparencia en la información, inadecuación cultural, falta de claridad y eficacia de los mecanismos de toma de decisiones y de representatividad de la comunidad indígena, indebida participación de la empresa durante el proceso y violación al carácter previo de la consulta.

“Nosotros hemos señalado desde nuestro primer reporte, que la consulta que se realiza en el municipio de Juchitán, debe debe apegarse a los principios rectores previstos en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la Declaración de las Naciones Unidas (ONU) sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y en la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, los cuales establecen que la consulta debe ser libre, previa, informada, de buena fe, transparente, culturalmente adecuada y participativa”, detallaron.

Por último, la Misión de Observación puntualizó que se continuará dando seguimiento a este proceso de consulta, el primero que se realiza y pretende ser modelo a seguir n la implementación de futuros proyectos de energía eólica en la región del Istmo.