Paulina RÍOS

OAXACA, (página3.mx).- El sacerdote católico Manuel Arias Montes, quien destapó el caso de su homólogo Gerardo Silvestre Hernández, acusado de haber cometido abuso sexual en contra de más de 100 niños indígenas de Oaxaca, fue exhibido públicamente al darse a conocer que ha cometido violencia intrafamiliar.

En conferencia de prensa, el abogado postulante Alejandro Noyola expuso que da a conocerlo, porque ahora Arias Montes quiere desvirtuar la denuncia e incumplir con sus obligaciones como padre, diciendo que es objeto de una venganza por denunciar el caso de pederastia.

Refirió que su clienta, Alma Delia Gómez Soto, decidió interponer una denuncia penal por violencia intrafamiliar luego de haberla golpeado; además de las que sigue por la vía de los juzgados de lo Familiar donde demanda pensión alimenticia y la custodia de su hijo menor.

Según la demandante, dijo el abogado, “fue tomada como mujer por parte de este sacerdote a los 16 años” y de ahí hasta hace algunos meses sostuvo una relación de pareja, durante la cual procrearon a una hija ya mayor de edad, y a un hijo de 16 años de edad.

Noyola sostuvo que es un hecho lamentable e hiriente para la sociedad porque se trata de un miembro de la Arquidiócesis, un sacerdote, que en primera instancia no debería tener familia, y mucho menos ejercer violencia en contra de su concubina y violentar los derechos de sus hijos de poder convivir con su madre.

Indicó que la demandante interpuso la denuncia por custodia de su hijo debido a que un día de diciembre pasado salió a realizar unas compras y cuando regresó, el sacerdote había cambiado las chapas de su casa y le ordenó no volver más, quedándose en el domicilio su hija e hijo, además de pertenencias personales.

“El señor está siendo denunciado penalmente y demandado en los juzgados familiares como ciudadano, no como miembro de la Iglesia, ni por ninguna otra causa o razón, porque ahora trata de contaminar y dar a entender que es por acciones que ha desarrollado (caso pederastia) que se le está atacando”, afirmó.

Ante esa situación, demandó a la Fiscalía General de Justicia y a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Contra la Mujer por Razón de Género actuar con mayor rapidez en las investigaciones para que se realice la consignación de las averiguaciones previas.

Por otra parte, comentó que intentó tener un acercamiento con las autoridades eclesiales de la Arquidiócesis; sin embargo, solo le respondieron que “en su momento darían a conocer su postura”.Es algo que puede escandalizar, porque es un sacerdote pero es algo que no debe ser.