Cumple 10 años albergue fundado por Solalinde Guerra

El sacerdote celebrando la misa en honor al albergue de migrantes. Foto: Diana Manzo.

Diana MANZO/ Corresponsal

IXTEPEC, Oax., (página3.mx).- El albergue “Hermanos en el camino” ubicado en Ciudad Ixtepec y que fundó el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra cumplió diez años de brindar ayuda humanitaria, la celebración fue con una misa de acción de gracias y una cadena de abrazos.

El sacerdote mexicano recordó que fue en el 2007 cuando se fundó este refugio para brindar cobijo y alimento a los centroamericanos que anhelaban conquistar el sueño americano, es decir llegar a los Estados Unidos de Norteamérica.

Se eligió Ciudad Ixtepec en el Istmo de Tehuantepec para instalarlo porque existe cercanía con la frontera sur, es decir mediante el tren ferroviario conocido como “la bestia” en su ruta Tapachula-Ciudad Ixtepec cientos de migrantes lo montaban y se volvían cada vez más vulnerables a vivir violencia.

“Queremos decirle  a todas las personas de México y fuera del país que sí es posible hacer cosas, enfrentar la adversidad y superar al miedo, hemos dado un paso muy grande en estos diez años que significan años de servicio y de lucha por condiciones justas, hemos levantado muchas conciencias y hemos visto la increíble misericordia de Dios, que si no fuera por que él la  tiene para con nosotros, este albergue no seguiría vivo”, expresó.

En estos 10 años, el albergue “Hermanos en el camino” ha brindado atención a cerca de 300 mil migrantes especialmente de las nacionalidades de El Salvador, Honduras y Guatemala, algunos en el refugio y otros en las vías del ferrocarril.

En los primeros seis años, del 2007 al 2014, el albergue contempla que un 68 por ciento de los refugiados sí lograron cruzar el territorio mexicano y llegar a los estados Unidos, en los otros dos años fueron un poco menos y en este último con la puesta en marcha del Plan Frontera Sur (septiembre 2015) el contexto es difícil, porque ya no suben al tren “la bestia” y caminan más tiempo o toman otras rutas (marítimas o montañas).

El defensor de los derechos de los migrantes reconoció que el gobierno mexicano traicionó a sus hermanos centroamericanos porque los persigue, los trata como delincuentes y les violenta sus derechos humanos.