brightness_5
Clima en Oaxaca
22‎°C
Ley de Seguridad Interior, entre la confusión y el desacato
Por Pagina3.mx
22 de diciembre, 2017
Comparte

Colaboración de Miguel Ángel Vásquez de la Rosa*

1.- El año pasado, el 8 de diciembre de 2016, en una reunión con la prensa, el general Salvador Cienfuegos, secretario de Defensa Nacional, develó una serie de claves para interpretar la posición del Ejército mexicano sobre el papel de las fuerzas armadas en materia de seguridad interior.

2.- El general Cienfuegos señaló: “La seguridad interior no es responsabilidad de la Defensa Nacional ni de la Marina, es responsabilidad de la Secretaría de Gobernación. Es Gobernación la que debe estar insistiendo en que esta ley se promulgue, pero tampoco hay prisa y no ha habido prisa en muchos años y los que estamos confrontando los problemas somos nosotros” (Agencia Proceso, Diciembre 2016).

3.- Con esta declaración, las fuerzas armadas reconocen que no están realizando tareas que respondan a un mandato constitucional. Reconocen que no interesa esto a las autoridades civiles mexicanas. Reconocen que la carga del desprestigio y el costo social y político lo están asumiendo tanto el Ejército como la Marina.

4.- Desde el 2006, en el contexto del conflicto oaxaqueño, durante los primeros meses del mandato de Felipe Calderón, el Ejército Mexicano ha realizado acciones que van más allá de las establecidas en la Constitución. La participación encubierta del Ejército en el conflicto social, y posteriormente la intervención del ejército para enfrentar al crimen organizado, han sido abiertamente violatorias del artículo 129 constitucional.

5.- ¿Por qué los legisladores no optaron por la vía de la reforma constitucional al artículo 129 y optaron por la vía de crear una Ley de Seguridad Interior? Conjeturando sobre ello podemos decir, que reformar el artículo 129 de la Constitución iba en sentido contrario a la Reforma Constitucional en materia de Derechos Humanos y optaron por una salida fácil y cómoda dar contenido al concepto de seguridad interior y justificar el papel del Ejército en estas tareas.

6.- La Ley de Seguridad Interior está diseñada para “proteger” a las instituciones. Aunque el artículo 8 de la misma señala: “Las movilizaciones de protesta social o las que tengan un motivo político-electoral que se realicen pacíficamente de conformidad con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, bajo ninguna circunstancia serán consideradas como Amenazas a la Seguridad Interior”. La interpretación de este artículo será: salvo que estas movilizaciones pongan en riesgo a las instituciones del Estado mexicano.

7.- Aún con la promulgación de la Ley de Seguridad Interior, el problema de fondo sigue presente. Por más que haya leyes secundarias que reglamenten el papel de las fuerzas armadas, estas no pueden estar por encima de la Constitución. El Ejército no puede desempeñar más tareas a la que están permitidas en el artículo 129 constitucional, a menos que se declare estado de excepción de conformidad con el artículo 29 constitucional.

8.- Lo que observamos es que por la vía de los hechos existen regiones enteras en el país con Estados de Excepción de Facto, por la presencia del crimen organizado, manifestaciones de inconformidad social, lucha legítima de autodefensas. Este es justamente el escenario para el que fue creada la Ley de Seguridad Interior. La suspensión de garantías con un mínimo respaldo legal que funde y motive la acción de las fuerzas armadas.

9.- ¿Qué viene una vez que se promulgue y se publique la Ley de Seguridad Interior? Los caminos a seguir tienen que ser por la vía legal y pacífica: la controversia constitucional, la vía del amparo, pero también la resistencia y la desobediencia civil pacífica. Paradójicamente con la Ley de Seguridad Interior se pretender “mantener el orden constitucional” vulnerando el Estado de Derecho. Hoy más que nunca nuestra lucha tiene que ser por la vía legal, fortaleciendo nuestras autoridades locales, robusteciendo nuestros lazos comunitarios, generando condiciones de gobernabilidad democrática en los espacios locales. Propiciar una nueva cultura de organización política en los movimientos sociales.

10.- ¿Quién dijo que todo está perdido?


*Director de Radio Universidad de Oaxaca

Intervención en el Foro “La Paz Bajo Asedio”, Análisis sobre la Ley de Seguridad Interior.

Cd de Oaxaca, 21 de diciembre de 2017.

Comparte