Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- La imagen de una niña con una pierna amputada y otra inmovilizada con tornillos y placas de metal o clavos para mantener unidas las partes de los huesos fracturado, no es resultado de la guerra en Siria o Irak, es de Monserrat, la sobreviviente del fatal accidente aéreo en que el viajaba el gobernador Alejandro Murat y el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, el cual dejó 13 muertos y 15 heridos.

A casi dos meses del accidente provocado por el helicóptero Black Hawk, con matricula 1071 de la Fuerza Aérea Mexicana, la niña Monserrat González Hernández, desde una silla de ruedas y una bata banca, envió un mensaje de “ayuda” al Presidente Enrique Peña Nieto y al gobernador Alejandro Murat.

En un video de 49 segundos que circula en redes sociales y grabado desde el Hospital Nacional de Rehabilitación de la Ciudad de México, Monserrat con voz segura, sin titubeos y carácter firme pidió seguro de vida, ayuda para su casa, estudios y un transporte porque le fue amputada su pierna derecha y la otra está inmovilizada.

“Soy Monserrat González Hernández, soy la niña amputada del accidente donde viajaba el señor gobernador en Santiago Jamiltepec, Oaxaca. Yo le quiero pedir al señor gobernador y al presidente Enrique Peña Nieto que me den seguro de vida, que me ayuden en mi casa, en mis estudios y me den un transporte para transportarme porque no tengo un pie y el otro pie miren cómo está”.

Monserrat es una de la 15 personas que resultaron heridas en el accidente aéreo que dejó 13 muertos y por el cual no hay ningún solo responsable detenido y mucho menos una investigación transparente, únicamente se han centrado en la reparación económica.

Aunque partidos políticos han pedido que finquen responsabilidades por el que podría tratarse de una imprudencia oficial o una negligencia al violar los protocolos del reglamento de tránsito aéreo, no hay informes ni detenidos.

El grupo parlamentario de Morena en el Congreso local exigió “una investigación exhaustiva para determinar de manera puntual qué fue exactamente lo que sucedió, con relación al accidente provocado por una aeronave del ejército mexicano que dejó como saldo la muerte de 13 personas, entre adultos y menores de edad, situación por demás irresponsable”.

La Fracción legislativa de Morena “lamenta los sucesos funestos y a la vez, consideran de “irresponsable” sobrevolar de manera nocturna la zona y con ello poner en riesgo a la población”.

A su vez, la Fracción Parlamentaria del PRD en el Congreso del Estado, pidió que “de manera responsable se realice de manera pronta y expedita, una investigación de los hechos ocurridos y en su caso, se deslinden responsabilidades”.

El diputado del PRD, Tomás Basaldú Gutiérrez, calificó el accidente aéreo como “una imprudencia por parte del gobernador del estado Alejandro Murat” que decidió realizar un recorrido después del sismo de 7.2 grados ocurrido el viernes 16 de febrero.

“Fue una imprudencia del señor, en su afán de protagonismo optó por aterrizar en Santiago Jamiltepec, aun cuando no había las condiciones ni señalización correspondiente. No tuvimos muertes por el sismo, pero sí por la imprudencia del señor Gobernador y el Secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, quienes en su afán de protagonismo aterrizaron en Santiago Jamiltepec”, reprochó.

La fiscalía general de Oaxaca precisó que los hechos sucedieron aproximadamente a las 10: 25 de la noche del 16 de febrero, cuando el helicóptero Black Hawk, con matricula 1071 de la Fuerza Aérea Mexicana tuvo un accidente al realizar su aterrizaje en el Campo de la Colonia Aviación de Santiago Jamiltepec, donde se resguardaban familias por los sismos registrados ese día.

Adelantó que será la Procuraduría General de la República quien determine las causas del accidente y fije las responsabilidades que correspondan.