Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Por no creer en la palabra de una alumna acosada sexualmente por el intendente, estudiantes del plantel 32 del Colegio de Bachilleres de Oaxaca (Cobao) de Cuilapan de Guerrero realizaron hoy una protesta contra las autoridades educativas por proteger a un trabajador en lugar de sancionarlo.

Los alumnos con faldas y las alumnas con pantalones portaron cartulinas con leyendas como: “El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices”, “Alto al acoso”, “Ser mujer no debería ser factor de riesgo”, “falda es una prenda de vestir femenina que no debería usarse con miedo”, “nos enseñan a cuidarnos pero no te enseñan a respetarnos ¡alto al acoso sexual!”.

En una carta enviada a través de las redes sociales, la alumna se queja de las autoridades educativas del plantel del Cobao de Cuilapan porque prefirieron confiar en la palabra del trabajador y no de la estudiante.

“Nos pidieron que confiáramos en su palabra de que en el celular del intendente no había ninguna foto (de las estudiantes) y así fue como concluyó esa situación (de la denuncia de acoso sexual). A lo que voy es que ¿cómo quieren que yo crea en su palabra si no creen en la mía? (y de otros 42 alumnos)”, cuestionó.

Y agregó: “hoy expreso con toda mi libertad mi situación como víctima y testigo de lo que ocurre en mi institución, de los lamentables hechos que hoy me ocurren en un lugar donde he cursado mis estudios durante dos años. Jamás en mi vida me lo imaginé de lo vulnerable que podemos ser todas y todos en cualquier sitio y de la poca importancia que le dan las demás personas a estas situaciones”.

Es por ellos que “decidí compartir nuestra historia, digo nuestra porque no fui la única afectada y no sé a cuantas más les ha pasado sin darse cuenta o se han quedado calladas. Convoco a mis demás compañeras de ésta situación que si han sido víctimas de acoso o cualquier tipo de falta de respeto por parte del personal por favor hablen, es el momento”. La estudiante del quinto semestre narró que “hoy tomaba mis clases como todos los días, al dirigirme a mi última clase (psicología) en el aula XV de 14:00 a 15:00 horas vimos que mi profesora no se encontraba en el aula y estaba cerrada, por lo que estábamos esperando a que llegara”.

“Como saben el uniforme de COBAO para las mujeres consta de una falda, nos encontrábamos platicando cuando una de mis amigas me comenta en voz baja ‘te está tomando fotos el tipo de acá’ haciéndonos gestos, no entendíamos que pasaba por lo que avanzamos un par de pasos y al mirar en la parte en la que estábamos nos percatamos de que un sujeto del personal del COBAO (intendente) estaba sentando en el corredor (…) y pasaba su teléfono debajo de las faldas de las chicas y estaba fotografiando”.

“El sujeto que responde al nombre de Reynaldo se dio cuenta de que lo observábamos y rápidamente se levantó del lugar y se dirigió a una habitación dónde se encuentra una pequeña oficina del personal. Inmediatamente fui con el director mientras tanto otros de mis compañeros fueron detrás del sujeto para confrontar la situación y evitar que borrará las fotos”.

La subdirectora solo le dijo a la alumna que “el día lunes llevara un oficio para que se pudiera tomar cartas en el asunto ya que el director no se encontraba, salí de su oficina frustrada y me dirigí al lugar donde estaban mis otros compañeros con el sujeto en cuestión al llegar ya se encontraban otros superiores del área y ya habían llamado por teléfono al director y subdirectora mismos que llegaron minutos después (de lo cual me sorprendí puesto que me habían dicho que el director no se encontraba en la institución), en esos momentos el intendente se encontraba muy nervioso”.

Los directivos le pidieron al intendente que mostrará su teléfono y galería, sin embargo, este dio muchas excusas para no hacerlo pasaron poco más de 10 minutos para que se logrará que el sujeto mostrará el teléfono con la condición de que sólo el director y subdirectora lo revisarán. Al ver la galería los directores pusieron en el rostro miradas reprobatorias y siguieron revisando después nos pidieron que los alumnos saliéramos de la oficina para que pudieran ver unos vídeos. El director nos dijo que no había encontrado ninguna imagen relacionada con algún alumno o alumna de la institución, después nos dijo que lo que debíamos hacer era un oficio para que se procediera”.

La Comisión Mixta Disciplinaria del Colegio de Bachilleres de Oaxaca (Cobao) presentó la denuncia en las oficinas centrales y si se comprueba la denuncia, el trabajador será sancionado.