Acta de nacimiento de la niña que nació en el éxodo de la caravana migrante. Foto: Diana Manzo.

Diana MANZO / Corresponsal

JUCHITÁN, OAX.- Allison Guadalupe Vásquez Pérez es la primera bebé que nace en la caravana de migrantes de Centroamérica que arribó a territorio mexicano hace 17 días, su madre y su padre son de origen guatemalteco, pero decidieron que fuera mexicana.

Con un día de nacida, su madre Olga Suyapa Pérez Ramírez de 31 años, y su padre Adrián Vásquez de 65 años de edad acudieron a la Oficialía del Registro Civil a registrarla como nacida en Juchitán y estuvo  acompañada de sus otros tres hermanos  también menores de edad.

La pequeña Allison Guadalupe nació de forma natural el miércoles 31 de octubre a las 13:50 horas en la clínica particular “Juquilita” de esta ciudad. Su madre Olga Suyapa comenzó a sentir los dolores de parto la noche del 30 de octubre. Ahora el estado de salud de ambas es estable.

En la caravana del éxodo además de Olga que apenas dio a luz, viajan otras 18 mujeres embarazadas, según datos de los Servicios de Salud de Oaxaca, algunas de ellas con varios meses de gestación que de tardarse la caravana también podrían dar a luz en este país.

“Estoy muy feliz de que mi hija nació con bien, es mi quinta hija, ahora la vamos a cuidar para que crezca sana y fuerte”, expresó Olga Suyapa.

Olga, su esposo y sus tres hijos se unieron al éxodo migratorio desde hace 22 días, salieron con la esperanza de llegar a la frontera norte y trabajar; sin embargo, el nacimiento de Allison Guadalupe les ha cambiado los planes y abandonarán la caravana.

“Los planes han cambiado, ahora lo que nos toca es cuidar a la bebé y a los otros tres hijos que viajan con nosotros, nuestra meta es llegar a Saltillo, Coahuila, porque ahí viven los otros hijos de mi esposo, gracias a ellos es que estamos sobreviviendo en esta ruta que ha sido muy difícil”, dijo.

El padre de Allison Guadalupe, Don Adrián Vásquez, dijo que está sumamente feliz porque su hija es mexicana y  que eso seguramente es un buen augurio para todos.

Expresó que se siente muy contento de que su sexta hija sea mexicana porque “desde que entré a Chiapas me di cuenta de que la gente mexicana tiene buen corazón, es buena gente”.

Narró que el 10 de octubre salieron de Esquipulas, Guatemala, y se incorporaron a la caravana de migrantes porque buscan llegar a Saltillo, Coahuila, donde se encuentran sus hijos mayores y son los que les envían dinero para continuar su viaje.

Sin embargo, dijo, “el martes  como las 8 de la noche mi esposa se sentía mal y tenía señales de parto. Busqué un centro clínico y me trajeron para acá. Hasta el momento no tengo nada de que quejarme de la gente mexicana y sí vale la pena vivir aquí”.

Adrián confesó que salió de Guatemala porque no encontró trabajo como albañil -que es su oficio- y cuando supo de la caravana aprovechó para llegar a México y ahora que su hija es mexicana ve como gran oportunidad  pedir refugio.

Para el coordinador de la Alianza ACT (Acción Conjunta de Iglesias), Sean Hawkey, el nacimiento de la “primera mexicana en éxodo es señal de muchísima esperanza. Siempre un nacimiento es felicidad y la señora Olga Suyapa está feliz de que su hija haya nacido aquí porque les da ciertos derechos en este país”.

Adelantó que varias organizaciones y las iglesias de manera ecuménica, la católica y los protestantes evangélicos se han unido para ofrecer todo lo que pueden para las y  los migrantes y en este caso pagarán los servicios médicos del parto.

El defensor de los derechos humanos de Oaxaca Arturo Peimbert Calvo informó que en el éxodo hay alrededor de 15  mujeres con embarazos mayores a los seis meses y apenas se enteraron del caso de Olga Suyapa decidieron trasladarla a un centro público pero no estaba disponible, por lo que la trasladaron a la clínica Juquilita donde después de 18 horas de parto nació la primera mexicana en éxodo.