Jaime GUERRERO

OAXACA, (#pagina3.mx).- De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la entidad sigue situada en segundo lugar con los porcentajes más altos en pobreza extrema y menor desarrollo humano.

Mientras que el Consejo Nacional de Evaluación (Coneval) destaca que la población en situación de pobreza creció 6.9 %. Ello exhibe el fracaso de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano (Sedesoh).

En tanto, en materia de deuda pública, las calificadoras financieras Standard and Poor´s, Moody’s, Fitch y HR Reatings, señalan que durante 2017 Oaxaca obtuvo calificaciones negativas en materia de endeudamiento público, destacando rubros de falta de liquidez, alto nivel de pasivos y base económica limitada, generada por el déficit financiero y los incrementos excesivos en gasto corriente, aspectos que no se desglosan de manera verás y pormenorizada en la cuenta pública de referencia.

Mientras que el Informe de resultados de la Cuenta Pública 2017 presentado por el Órgano Superior de Fiscalización del Estado (OSFE) revela que hubo gastos excedidos en los ejes de Estado de Derecho, Gobernabilidad y Seguridad, por un mil 600 millones de pesos.

También en Crecimiento Económico y Empleo, por 815 millones; y Desarrollo Social y Humano, 6 mil 700 millones.

Mientras que en gasto corriente el gasto excedió 11 mil millones de pesos, que equivale a erogaciones excesivas equivalentes al 25%.

La muestra auditada y la clasificación por ejes estratégicos conforme al Plan Estatal de Desarrollo (PED), reflejan discrepancias injustificadas y desproporcionadas entre las cifras que corresponden a los recursos aprobados y los recursos erogados realmente por los entes públicos.

De acuerdo con el documento, esas variaciones presupuestarias demuestran que el Ejecutivo gastó más de lo previsto en el Presupuesto de Egresos del Estado.

Asimismo, las observaciones a los resultados de las auditorías practicadas acreditan irregularidades administrativas en materia de registros de contabilidad, información justificativa y en el control interno del gasto, irregularidades que afectan al cumplimiento de planes y programas de índole social.