Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- El gobierno de Alejandro Murat Hinojosa, a través de un tuit, presumió la detención de 14 afromexicanos por el delito de portación de armas sin permiso y resultaron ser campesinos que salieron a cazar “un venadito para ayudar a una persona que murió su familia es de escasos recursos”.

A través de un video difundido por el diario El Sol de la Costa, Fernando Baños Bautista acudió a la Fiscalía General de la República (FGR) a explicar que sus paisanos “nada tienen que ver con la delincuencia organizada. Yo los conozco. Son de El Ciruelo, agencia municipal de Pinotepa Nacional”.

Y explicó: “Varios campesinos se organizaron para echar una arrida (cazar) para ir a buscar un venadito para ayudar a una persona que murió la semana pasada, persona de escasos recursos (aquí) se acostumbra echarle la mano a la gente pobre y salieron a buscar un venadito y de regreso se encontraron con la policía estatal y les quitaron las armas y no les respetaron sus permisos”.

“No sabemos porque no les respetaron sus permisos y los trasladaron desde allá (Pinotepa Nacional) a la PGR (FGR) en Huatulco y hasta los perros se los trajeron en esta camionetita”.

Mientras la cuenta oficial del gobierno estatal @GobOax citó: “Como resultados de los operativos de la @SSP_GobOax en la región de la Costa, fueron detenidas 14 personas armadas que no contaban con los permisos de la @SEDENAmx para portar armas; fueron puestos a disposición de la @FGR para definir su situación legal”.

Y el parte informativo de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca detalla que como resultado del despliegue operativo del combate al índice delictivo, la Policía Estatal realizó este lunes 4 de febrero la detención de 14 afromexicanos en la carretera de Santiago Pinotepa Nacional a Corralero, precisamente en la desviación de terracería que comunica a la comunidad El Ciruelo.

En el operativo fueron detenidos Mario M. S., de 60 años, asegurándole una escopeta calibre 16 y 5 cartuchos del mismo calibre; Félix H. L., de 51 años, con una escopeta calibre 20 y 4 cartuchos del mismo calibre; Noé R. B., de 53 años, con un rifle calibre 22 de varilla y 14 cartuchos del mismo calibre y Magdaleno P. V., de 43 años, con una pistola calibre 380 con su respectivo cargador metálico y 17 cartuchos del mismo calibre.

Así como Abel V. V., de 39 años, con una escopeta calibre 16 y 4 cartuchos; Cosme T. P., de 42 años, con una escopeta calibre 16 y 6 cartuchos; Alberto R. S., de 42 años, con una escopeta calibre 16 y 4 cartuchos, Geovani H. H., de 26 años, con una escopeta calibre 16 y 6 cartuchos; Feliciano P. H., de 33 años, con un rifle calibre 22 y 30 cartuchos; Abraham R. B., de 45 años, con un rifle calibre 22 y 20 cartuchos y Domingo S. J., de 35 años, con una escopeta calibre 16 y 7 cartuchos.

A los detenidos se les acusa de Violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, sin embargo, familiares de los detenidos se trasladaron hasta las oficinas de la FGR en Huatulco para presentar los permisos originarles otorgados por la Sedena porque no les reconocieron las copias a los afromexicanos.

Afuera de las oficinas de la FGR en Bahías de Huatulco, Lucía Barrera Cruz, comentó a El Sol de la Costa, que la policía estatal se los trajeron como viles delincuentes cuando son campesinos, por lo que consideran están frente a un acto no solo de injusticia sino de una actitud totalmente racista.

El permiso dice que al “jornalero les da derecho a portar el arma de fuego porque esta debidamente registrada y la pueden portar de su casa a su parcela sin ser detenidos, sin embargo, en este caso la Policía Estatal no respetó los permisos tal vez por ser negros”.

COMPARTIR