Mariguana legal

#AlianzadeMedios | Pie de Página

Recuerdo el olor de los pasillos en los múltiples paraísos de la mariguana legal que visité en Seattle. Un perfumado profundo de tonos entre queso y jazmín por la abundancia del plantío en lugares cerrados, con distintas lámparas prendidas todo el tiempo. El aroma se te queda impregnado en las fosas nasales. El paraíso para cualquier consumidor de cánnabis.

Justo en la primavera del 2014, ya estaban los preparativos para inaugurar la legalización del uso recreativo de la mariguana de este estado en el noroeste de EEUU. Las personas celebraron con fiestas, marchas en ese mes de abril, con el pretexto del 4/20, también preparando sus negocios, sus consultorios, para la oleada de nuevos usuarios cannábicos. Para el verano debía estar todo listo en la ciudad esmeralda que en ese momento tenía solo 21 permisos de expendios recreativos.

Comencé una documentación al respecto. Estaba sorprendida al darme cuenta del gran tabú que hay sobre el uso de la mariguana en México y lo abiertas que son las personas con el tema allá, sobre todo porque el uso medicinal era legal desde principios de los 90. Eso permitió una apertura en la investigación de las propiedades medicinales de la planta.

La mariguana no es como los hongos, que tienen un compuesto psicoactivo: la psilocibina. La mariguana tiene cientos de cannabinoides, al menos 113 identificados. Cada uno tiene una propiedad distinta. Hasta ahora, los canabinoides más explorados y utilizados en la industria creciente de la mariguana son el cannabidiol (CBD), con buenos resultados en el uso medicinal por ser antiinflamatorio, analgésico, antisudoral, antipsicótico y anticonvulsivante; el tetrahidrocanabinol (THC) relacionado con efectos psicoactivos, aunque también es analgésico y neuroprotector.

En este proceso de documentación llegué a Urban Roots. Una especie de farmacia que te permite usar el remedio in situ. Un negocio familiar. No cobran por la marihuana o por el aceite que utilicen sus clientes, toda la dinámica está diseñada para el uso medicinal de la mariguana. Sugieren la cantidad a donar de acuerdo con el remedio que uses. Van personas con todo tipo de malestares, desde una rodilla adolorida hasta personas con epilepsia.

Ahí conocí a Joe Scaltriti, quien es usuario diario de mariguana, pues tuvo un derrame cerebral. Es lo único que le ha ayudado a sentirse mejor. Su familia lo respalda e hicieron un negocio juntos, así nació Urban Roots y ahora realizan una fiesta por la legalización.

En los preparativos de la entrada en vigor del uso recreativo, también la siembra de la planta de cannabis, bastante experimentada en ambientes adentro de inmuebles, comenzaría a salir a los campos, y me pude percatar que los agricultores también requerían de permisos, pero que no sería difícil comenzar a sembrar en el campo.

En EEUU avanza la industria millonaria, mientras en México apenas la “legalizaron”, con todos los enredos legales y reglamentarios que ello conlleve. En octubre del 2018, Cofepris (Comisión a cargo de la Secretaría de Salud) emitió los lineamientos en materia de Control Sanitario de la Cannabis. Son solo lineamientos y no reglamento, por lo que no son oficiales sino para uso operativo y no están publicados en el Diario Oficial de la Federación, aún.

Los lineamientos hablan de los criterios sanitarios para medicamentos que contengan cannabis, la importación de estos medicamentos, los criterios para comercializar, importar, y exportar, las reglas para la investigación para fines médicos y científicos, permisos de importación, publicidad y promoción. En el caso de la siembra con fines médicos, solo puede ser autorizado por Cofepris.

En México la mariguana se convirtió en ilegal después de dos sucesos: la firma aprobatoria de la Convención para limitar la fabricación y reglamentar la distribución de drogas estupefacientes, suscrita por 42 naciones, incluida México en Ginebra, Suiza, 1931. La segunda, el latigazo prohibicionista de EEUU después de que un médico reconocido impulsara la investigación del efecto de esta planta cuando Lázaro Cárdenas era presidente.

El presidente de EEUU Franklin D. Roosevelt lanzó una prohibición en 1937 de la planta de cannabis, imponiendo restricciones y obligaciones fiscales, marcando el inicio oficial de la tensión por su producción y distribución. Especialistas también identifican la prohibición como el inicio del estigma de quien fuese usuario de la mariguana.

La prohibición en México inició en 1955, 13 años después de la prohibición en EEUU, pues el doctor investigador Leopoldo Salazar Viniegra elaboró el Reglamento Federal de Toxicomanías, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 17 de febrero de 1940, por el entonces presidente Lázaro Cárdenas, como respuesta a los problemas que generaba el tráfico ilegal.

Ilegal, pero en amplios círculos de la sociedad mexicana la mariguana es hasta la fecha de uso común. mariguano, pacheco, son términos que cada vez provocan menos miradas discriminatorias. Me dice el fotógrafo Daniel Almeida: “el uso lúdico de la mariguana por parte de los jóvenes en México en innegable, así como la contundente cultura que se genera alrededor de ella”. En una investigación de un compañero de la maestría describe que hay ya muchas personas que han optado por frenar la estigmatización seas o no usuario de la planta.

A esto abona toda la industria que se ha desbordado entorno a la legalización de la planta, se encuentra la mariguana y sus canabinoides en pasteles, cápsulas, bebidas, aceites. Para venderla, la misma publicidad ha recurrido a la desestigmatización del usuario de mariguana. Una imagen que en México aún remite al zángano, al adicto o al criminal

A comparación del primer trimestre de la gestión de Enrique Peña como presidente (2012), en el cual la Sedena decomisó 102,831,671 kilos (¡casi 103 mil toneladas!) de mariguana, los militares no registran esta vez tantos decomisos, ha disminuído en un 99.97% si consideramos que en el primer trimestre de la gestión de López Obrador el decomiso es de 30,563 kilos.

Supongo que, aunque falta que pongan sus reglamentos en orden, las abuelas seguirán con sus plantas de cannabis en sus jardines para utilizarlas en sus dolores.

**Revelado: Esta es la primera columna que comparto. Es microfilme porque son fotos que hice en coberturas periodísticas y que no publiqué, no estaban reveladas. Es postal porque son reflexiones que envío desde los distintos contextos sociales en donde he visto mis pies andar, en territorios donde el mismo periodismo me ha llevado. Abro este espacio para el diálogo y la compartición. Agradezco a Pie de Página por la posibilidad abierta.

Leer nota completa: https://piedepagina.mx/mariguana-legal/