Oaxaca.- Ante el inicio del ciclo escolar 2019-2020, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, convocó a las y los servidores públicos del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) a garantizar el derecho a la educación de niñas, niños y adolescentes; así como a fomentar el respeto entre la comunidad estudiantil.

El organismo autónomo puntualizó que ninguna autoridad educativa puede rechazar el ingreso o reingreso de las y los alumnos a escuelas públicas, por falta del pago de las cuotas, haberse ausentado de tareas comunitarias o reuniones durante el ciclo escolar pasado.

Destacó que la negativa por estas circunstancias vulnera el derecho a la educación, al condicionarle el acceso a la educación básica y obligatoria.

Ante ello, la Defensoría pidió al IEEPO  tomar las acciones necesarias que permitan dar cumplimiento a lo establecido en el artículo 3° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que establece que todas las personas tienen derecho a recibir educación básica obligatoria por parte del Estado; así como lo establecido en el artículo 14 de la Ley Estatal de Educación Pública.

La Defensoría señaló que en caso de que a un, o una estudiante  se le  niegue el derecho a la educación, los responsables (padres o madres de familia y tutores) puede acudir a presentar su queja ante el órgano garante, a fin de que el organismo defensor pueda dar seguimiento a su caso.

De lo anterior, destacó el organismo defensor, se desprende que el interés superior del niño, debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación, por lo cual, deben agotarse todas las acciones necesarias a fin de que las y los estudiantes en el  estado,  reciban a la brevedad posible los documentos a que tienen derecho y que son indispensables para continuar sus estudios del ciclo escolar 2019-2020.

La Defensoría advirtió que de no hacerse de esta manera, las autoridades educativas  podrían causar daños y perjuicios de difícil reparación a las y los estudiantes, sobre todo considerando que su personalidad se encuentra en formación, y por lo tanto, debe procurarse que cuenten con los elementos necesarios para que en el futuro, sean personas que puedan cumplir con sus propios fines formando parte de una sociedad armónica y con valores positivos para la humanidad.

Finalmente, la Defensoría sostuvo que el principio 7 de la Declaración de los Derechos del Niño, establece que  las niñas y niños, tienen derecho a recibir educación  gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales, y que dicha educación debe favorecer su cultura general y debe  permitir condiciones de igualdad y oportunidades, desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social, y llegar a ser un miembro útil de la sociedad.