Texto: Paulina RÍOS

OAXACA, (pagina3.mx).- La Fiscalía General de Justicia de Oaxaca (FGJO) estaría fabricando “un chivo expiatorio” para culpar a un inocente en el caso de la desaparición forzada con lujo de violencia de María Concha Rebollar y su hija Martha Rosa Sánchez Concha.

En una carta dirigida al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, la pareja sentimental de Félix S. J. L., único vinculado a proceso, le pide su intervención en este caso en el que hay muchas irregularidades y en el que la Fiscalía se niega a abrir otras líneas de investigación.

En el oficio enviado a Palacio Nacional, la señora Elizabeth C.C.C. afirma que el 13 de enero de 2019 Félix fue detenido en el interior de su vivienda con lujo de violencia y torturado para que se declarara culpable de la desaparición de las dos mujeres.

María y su hija Martha fueron vistas por última vez el 24 de diciembre de 2018, por lo que familiares de ellas interpusieron la denuncia correspondiente ante la Fiscalía, la cual 20 días después detiene a Félix, quien se desempeñaba como policía municipal de Santa Lucía del Camino.

Elizabeth menciona que durante las dos audiencias que Félix ha tenido desde enero a la fecha, la Juez en turno ha solicitado al Ministerio Público un informe detallado de las personas que lo detuvieron, pero a la fecha ha hecho caso omiso el MP.

Además, agrega, el vinculado a proceso ha recibido cuatro visitas tanto del Ministerio Público (MP) como de personal del área de Homicidios para amedrentarlo y se culpe del delito del que injustamente se le acusa.

Elizabeth considera que ello es debido a que el esposo y padre de las mujeres desaparecidas, Domingo Sánchez Jacinto, es integrante de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) y en su apoyo le pusieron pruebas “sembradas” el día de la detención para inculpar a Félix.

La Fiscalía respalda el actuar de sus equipos de trabajo sin cuestionar. El mismo Fiscal, Rubén Vasconcelos Méndez, se niega a abrir otras líneas de investigación pese a que fue informado de que el propio esposo de Concha Rebollar ejercía violencia contra ella, acusó Elizabeth.

Domingo Jacinto fue detenido el 1 de diciembre de 2011, luego de que su esposa María interpusiera una denuncia ante la entonces Procuraduría General de Justicia por la violencia física y psicológica que enfrentaba desde varios años antes.

En la comunidad de Chichicapam de Castro, de donde son originarios tanto la señora desaparecida como el vinculado a proceso, se sabe que el señor Domingo golpeaba continuamente a su esposa y le ponía la pistola en la boca, no en pocas ocasiones.

Y, pese a ello, la Fiscalía se niega a abrir otra línea de investigación sobre quién o quiénes podrían ser los culpables realmente; así lo sostuvo Elizabeth en entrevista con Pagina3.

Aunado a las irregularidades del proceso que le siguen a su pareja desde su inicio -dice preocupada-, Félix ha enfrentado también diversas formas de hostigamiento en los centros de internamiento, pese a que compañeros de celda le han confirmado que él se porta bien.

En cuanto a su reclusión en el Centro Penitenciario de Santa María Ixcotel, hasta el día de su traslado que ocurrió el 22 de agosto (pasado), el F.S.J.L. mostró un buen comportamiento y realizó diversas actividades dentro del Centro penitenciario, específicamente en el área de cocina, en donde fungió como ayudante de cocina.

Posteriormente coordinó a 35 personas aproximadamente para organizar las actividades la cocina, cuyo desempeño fue reconocido por sus compañeros y personal encargado.

Finalmente, antes de su traslado, se desempeñaba como parrillero, mostrando siempre un buen comportamiento y disponibilidad, caracterizándose por sus buenas relaciones con compañeros y autoridades, quienes le solicitaron que volviera a coordinar a las personas en la cocina, a petición de sus mismos compañeros y de la responsable de la cocina”, relata.

Sin embargo, abunda, a principios de agosto cambiaron al director del Centro Penitenciario de Ixcotel y éste ordena su traslado a un centro de alta seguridad donde se encuentra aislado y con señales de tortura, ello por una evaluación del Cuerpo Técnico Multidisciplinario.

Según ese estudio, los resultados lo establecen como un interno de alta peligrosidad, pero no especificaron los instrumentos o herramientas que especialistas de las áreas de criminología y psicología ocuparon para realizar el diagnóstico.

Dice que ante esa situación también piden la intervención de peritos especialistas para corroborar el dictamen del Cuerpo Técnico Multidisciplinario, e insiste en que la Fiscalía abra otras líneas de investigación y no solo busquen un “chivo expiatorio” en Félix.