Texto: Diana Manzo /Corresponsal. 

Unión Hidalgo, Oax.- Na Rosita ha muerto y su partida es tristeza para el pueblo zapoteca de Unión Hidalgo.

Su rostro fue el primer mural de once que fueron pincelados en las paredes de casas tradicionales de la localidad de Unión Hidalgo.

Es una iniciativa del colectivo “Binni Cubi” llamada “Nuestros abuelos, nuestras raíces” como homenaje a las abuelas y abuelos vivos de esta tierra zapoteca.

Na Rosita, cuyo nombre es Roselia Vicente de la Cruz, falleció la mañana de este lunes a la edad de 78 años.

Su rostro también fue el icono principal de la reconstrucción después del terremoto del 7 de septiembre del 2017 en esta localidad zapoteca que dejó cerca de 8 mil personas damnificadas y el 70 por ciento de viviendas colapsadas.

Cualquiera que mirara las redes sociales y veía el rostro de Na Rosita sabía que se trataba de esta localidad y fue así como la ayuda solidaria llegó a Unión Hidalgo.

Ella siempre manifestó su orgullo porque fue homenajeada por su labor comunitaria como vendedora de frutas y flores.

El colectivo Binni Cubi resaltó a través de sus redes sociales que gracias a “Na Rosita” la memoria de los hombres y mujeres adultos ha podido impregnarse en las paredes de las casas tradicionales porque ella sin dudarlo aceptó ser la primera homenajeada y su rostro fue rotulado en una pared de una casa.

José Arenas, fundador y representante de este colectivo expresó:

“Su muerte nos ha consternado mucho pues fue con ella que comenzamos la aventura de los murales urbanos. Tal vez si Na Rosita se hubiera negado desde un principio no habríamos pintado ninguno de los murales.Pero cuando le platicamos de lo que se trataba y con una sonrisa sintió la aprobación de su esposo, no dudó en aceptar y dejarse tomar las fotos que necesitábamos. Eso nos ayudó a creer que podríamos encontrar a muchos personajes que quisieran ser pintados”.

De las once personas que han sido homenajeadas, el de Na Rosita es el único que se ha pincelado en tres ocasiones debido a que la primera vez fue borrado por el dueño de la vivienda porque ocuparía la barda, la segunda ocasión por el colapso de la barda debido al fuerte sismo y la tercera se pintó el año pasado a 1 año del sismo y es el que quedará en el recuerdo.

Por último, el colectivo Binni Cubi dijo: “Ahora ya no veremos más a Na Rosita vendiendo en el mercadito de las vías del tren, pero nos queda la satisfacción y el orgullo de haberla homenajeado en vida. Descanse en paz Na Rosita. Quienes te conocimos te extrañaremos siempre. Buen viaje”.



SIN COMENTARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA