brightness_5
Clima en Oaxaca
22‎°C
El ERPI, de lejos
Por Julio César López
17 de noviembre, 2021
Comparte

Julio César López

¿Creyeron que no habría relato hoy? Yo también. Y es que este texto no sé qué es y más parece un refrito –sin ánimo de ofender– como los que escriben los periodistas de hoy.

Leamos:

Las agencias internacionales, entre ellas AFP, reportaron que el ERPI reapareció el 1 de diciembre del 2002, en la velación de los restos de Lucio Cabañas, en Ayoyac de Álvarez, Guerrero.

De acuerdo con el parte informativo, los arpistas, vestidos de civil, repartieron propaganda con la imagen del fundador del Partido de los Pobres, asesinado el 2 de diciembre de 1974.

La propaganda, en blanco y negro, incluía la leyenda: “Hoy como ayer: ¡¡¡Ser pueblo, hacer pueblo y estar con el pueblo!!! Es construir el poder popular”.

El periódico mexicano Reforma, describió que la maniobra del ERPI fue rápida y sin consecuencias.

Un día después, el 2 de diciembre, el ERPI ofreció una conferencia de prensa que significó, en los hechos, su reaparición física; justo en el aniversario luctuoso de Lucio Cabañas.

En una entrevista con diversos medios de comunicación, el coronel Emiliano anunció la creación de una coordinadora guerrillera, pero no precisó si se trataba de la integración del ERPI a la Coordinadora José María Morelos y Pavón o si se estaba conformando una nueva coordinadora.

Los reportes periodísticos dan cuenta de que el coronel Emiliano habló de la restructuración del ERPI, después de la captura de sus máximos dirigentes: el comandante Antonio y la coronela Aurora.

“El golpe sí nos afectó, pero esto no quiere decir que estamos acabados. Sencillamente seguimos aquí en estos lugares, con esfuerzos pero estamos saliendo adelante”; anotó el corresponsal del diario Reforma.

El mismo diario consignó que el ERPI estaba en “una etapa de autodefensa, que va a responder ante las agresiones del Gobierno a través de sus cuerpos militares y policiacos”.

(La misma posición asume la coronela Aurora, en una entrevista publicada en El Paliacate, órgano de difusión del ERPI).

Este reconocimiento, que han hecho también otras organizaciones escindidas del EPR, pueden hacer creer que una generación entera se ha perdido en la lucha guerrillera, pues en 55 años los grupos apenas han superado la etapa de acumulación de fuerzas en silencio y han pasado a la autodefensa armada.

Como quiera que sea, lo importante ahora es que, en medio de la montaña, protegido por medio centenar de guerrilleros uniformados y armados, el coronel Emiliano volvió a probar la existencia de los grupos armados.

Durante la entrevista, Emiliano se refirió al nuevo gobierno y dijo que “sólo hubo un cambio de partido, un cambio de grupo de poder, pero en el fondo siguen las mismas políticas neoliberales, obedientes en este caso a Estados Unidos, al capital internacional”.

De nuevo, en las cercanías del poblado La Pascua, en Guerrero, el ERPI dejó en claro que no contemplaba dialogar con el gobierno y menos abandonar las armas.

Los reportes periodísticos recrean que en el evento, realizado en memoria de Lucio Cabañas, caído en combate 28 años atrás, los erpistas rindieron honores a la bandera e hicieron 28 disparos al aire. Uno por cada año.

En el comunicado que leyó el miliciano Daniel, el ERPI atacó a los “izquierdistas”.

Dijo: “Hoy existen izquierdistas quienes dicen que ayer fueron comunistas y ahora se pelean entre sí para comer las migajas del régimen; hoy se habla por los muertos y los desaparecidos de ayer, pero no por los de ahora, pues parece que la memoria histórica les empieza a funcionar pero no la memoria reciente”.

En esa ocasión, el EPR, grupo del que se escindió el ERPI en 1998, también emitió un comunicado con motivo al aniversario luctuoso de Lucio Cabañas.

“Para el EPR –destaca– no es correcto mitificar al comandante Lucio Cabañas, lo correcto es emular su ejemplo. Las causas que dieron origen a su lucha son las mismas por las que hoy luchamos”.

En el documento hablan de la impunidad que gozan el expresidente Luis Echeverría Álvarez y los generales Arturo Acosta Chaparro y Humberto Quirós Hermosillo, acusados por desapariciones y asesinatos de la guerra sucia en los años 70 y 80.

El EPR pasó la factura de la impunidad al presidente Vicente Fox.

Dice en el comunicado: “Si ayer fueron éstos los torturadores y los responsables materiales de la guerra sucia, hoy los responsables de asesinatos, tortura, desaparición y encarcelamiento de luchadores sociales son Rafael Macedo de la Concha, Procurador General de la República, el general Gerardo Clemente Vega García, Secretario de la Sedena y Eduardo Medina, entonces director del Cisen.

“Si ayer el responsable intelectual fue Echeverría Álvarez, hoy lo es Vicente Fox”.

Pasaron los años, y de lo poco que se sabe es que el ERPI abrió otro frente de guerra, ahora contra el narcotráfico y concretamente contra “Guerreros Unidos”, una organización delictiva que asola al estado de Guerrero desde hace varios años.

De Jacobo Silva Nogales, el excomandante Antonio, sé poco: acaso que está libre desde 2009 –más de 10 años estuvo preso–; que se dedicó a la pintura y la escritura y que libre regresará pronto a Atoyac, Guerrero, como civil, en su faceta de escritor, a presentar su libro “Lucio Cabañas y la guerra de los pobres”.

La portada, es la pintura del Lucio Che, de su autoría y que pirateamos para uno de los dos murales que alberga La Resistencia, en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.

La presentación del libro será el próximo 15 de diciembre.

¿Y Helena? Helena no tiene nada que ver con el ERPI y por eso no aparece en este relato.

Ella está bien guardada, en mi imaginación, y si alguien tiene una foto de una pelirroja espigada, de ojos oscuros tirando a negro, se las encargo para que al menos yo sepa que ella es real y la pueda conocer de otra forma que no sea en mis sueños.

Comparte