Murat y su sexenio fallido salpicado de sangre, corrupción, ineptitud y opacidad

0
468

*Gastó mil 300 millones de pesos en el culto a su personalidad. | *Así como llegó, se fue: por la puesta trasera. | *Deja una deuda pública de 20 mil 629 millones de pesos. | * Y de la deuda de 3 mil 500 millones de pesos no explicó nada.

OAXACA, Oax. (pagina3.m).- Así como llegó, así se va Alejandro Murat Hinojosa, por la puerta trasera. Es un sexenio fallido. No existe el Modelo Oaxaca ni se manifestó el Milagro oaxaqueño que tanto pregona.

Por el contrario, el hijo de la dinastía Murat se dedicó a administrar sus negocios y a promover su imagen malgastando más de mil 300 millones de pesos.

El priista “nunca gobernó Oaxaca, él gobernó desde los medios de comunicación desde el Tik Tok, fue una estrategia mercadológica. Fue un gobierno de mentiras y engaños y logró engañar al propio presidente Andrés Manuel López Obrador”, sintetizan analistas, defensoras, activistas y legisladores al describir el gobierno de Alejandro Murat.

Sus afirmaciones las sustentan con cifras escalofriantes como los 4 mil 543 homicidios dolosos (hasta septiembre de 2022); 714 feminicidios; mil 984 mujeres desaparecidas; 49 personas defensoras del territorio, el medio ambiente y los derechos indígenas asesinadas; y mil 348 por desplazamiento forzado derivado de conflictos internos.

Además se han documentado por lo menos 10 masacres por conflictos agrarios, políticos o intercomunitarios que dejaron más de 60 personas muertas, entre ellas, la ocurrida en Huazantlán del Río donde 15 indígenas ikoots fueron lapidados y calcinados.

Aunado a ello, la +reconoce que solo del 2021 a 2022 se iniciaron 16 carpetas de investigación por los delitos de desaparición forzada cometidas por autoridades con un total de 19 víctimas, entre las que se encuentran la defensora del bosque Irma Galindo Barrios, y la defensora británico-mexicana Claudia Uruchurtu Cruz.

Aunque organismos internacionales como la oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el Comité contra la Desaparición Forzada y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), han emitido recomendaciones, acciones urgentes y medidas cautelares, el gobierno de Alejandro Murat simple y llanamente las desacató.

Sin contar que Murat protegió una red integrada por notarios públicos y funcionarios estatales y federales que realizaron “resurrecciones”, “desaparición legal” de personas, alteración actas de nacimiento y manipulación el Registro Nacional de Población para concretar despojos de inmuebles en Oaxaca. Existen 213 carpetas de Investigación y hasta los relacionan con crímenes.

Y que además heredará una deuda de 20 mil 629 millones de pesos, por encima de sus antecesores, ya que en 2004, la gestión del su papá José Murat Casab, dejó una deuda de 486 millones de pesos; en 2010, Ulises Ruiz Ortiz la subió a 5 mil 807 millones de pesos; y en 2018, Gabino Cué Monteagudo la elevó hasta 14 mil 711 millones de pesos.

Aunque Murat afirmó que la deuda que diputados de Morena le autorizaron, el 3 de octubre de 2019, por tres mil 410 millones de pesos para a aterrizar 118 proyectos en obras sociales, de los cuales 11 calificó de estratégicos, “no será un cheque en blanco”; finalmente no entregó ninguna obra emblemática que prometió.

Es por ello, que el 28 de agosto de 2022 el Congreso de Oaxaca exigió al gobierno de Murat un informe del estado actual de la deuda de 3 mil 500 millones de pesos porque “es la fecha que no ha rendido cuentas al respecto”.

La 64 Legislatura aprobó mediante el decreto 809 que el Poder Ejecutivo contratara un financiamiento por la cantidad mencionada, para destinarlo a inversión pública productiva en 118 proyectos, como obras de construcción o rehabilitación de caminos y puentes, de red hidráulica, espacios públicos, alumbrado y la reubicación de la sede de la 28/a Zona Militar.

Sin embargo, hasta el momento el Gobierno de Oaxaca no ha informado sobre el costo de cada obra y el estado de las fianzas de los proyectos ejecutados o en proceso.

Por tal motivo, la 65 Legislatura local solicitó a Murat transparentar la situación actual de la deuda, a la comisión del gobierno entrante, al Congreso local y al público en general.

COMO LOS DELINCUENTES TOMÓ POSESIÓN

De madrugada y en una sede alterna al Congreso (un estudio de la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión), Alejandro Murat Hinojosa rindió protesta como gobernador el 1 de diciembre de 2016, luego que maestros de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), mantuvo sitiado el recinto legislativo por mas de 15 horas.

Seis años después, Murat tampoco pudo rendir su sexto informe de gobierno porque organizaciones sociales bloquearon el Congreso Local durante tres días.

Fue el secretario general de Gobierno (Segego), Francisco Javier García López, quien entregó, en una sede alterna, el informe a integrantes de la LXV Legislatura del Congreso de Oaxaca.

En su último informe, Murat alardeó que su administración solventó pendientes financieros por el orden de los 11 mil 400 millones de pesos, deuda que fue heredada por el anterior gobierno estatal, y que hoy, la Secretaría de la Función Pública (SFP) ha notificado la liquidación de la misma. “Las finanzas del gobierno hoy se entregarán sólidas y fuertes para muchos gobiernos más”.

Asimismo, Murat Hinojosa destacó que su gobierno es transparente, combatió la corrupción y rindió cuentas a la sociedad”.

De igual manera, destacó que la deuda pública disminuyó del 4.3% al 3.5%, también no se dejará ninguna deuda de proveeduría y fue subsanada la deuda ante el Servicio de Administración Tributaria por parte de los Servicios de Salud de Oaxaca.

Abundó que a pesar de los fenómenos naturales y la pandemia que se vivieron durante estos seis años, Oaxaca crece al 6.8% en los indicadores económicos, de igual manera fue el estado que más disminuyó la pobreza de acuerdo a datos del Coneval; también la entidad se ubica como el octavo estado más seguro del país, y cuenta con paz y gobernabilidad, “pues se ha privilegiado el diálogo para construir acuerdos”.

Sin embargo, contradiciendo la línea presidencial de proteger a Murat, la legisladora de Morena, Liz Arroyo Rodríguez, afirmó que Alejandro Murat se va por la puerta de atrás.

“A seis años de gobierno vemos que la administración saliente deja una huella de nepotismo, amiguisimos y de corrupción, que han sido la constante durante estos años siendo ejemplo de ineptitud, incapacidad, falta de solvencia política y ética”, asentó la parlamentaria.

Deja un Oaxaca con obras inconclusas, violencia de género y política, feminicidios, inseguridad y falto de desarrollo.

Aunado a ello hay funcionarios que se van con los bolsillos llenos, ya que muchas dependencias no ejercieron los recursos destinados para los oaxaqueños en tiempo y forma, así como los 150 millones de pesos destinados a la reactivación por covid-19, que la Secretaría de Bienestar no ejerció y que hasta la fecha se desconoce el destino de esos recursos.

En lo que respecta al Sector Salud en Oaxaca esté se encuentra en riesgo del colapso, la deuda que tiene es superior a los 9 mil millones de pesos, además de que enfrenta pasivos por demandas laborales y multas por evasión fiscal ante la Secretaría de Finanzas; el desabasto de medicamentos y el proceso de federalización siguen estancados, agregó.

“En propia voz del gobernador, reconoció que los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), enfrentan un déficit anual de mil 700 millones de pesos, sin embargo, el gobierno de Alejandro Murat si destinó a la Coordinación de Comunicación Social y Vocería 262 millones 721 mil 257.47 pesos en 2022 mientras que el Hospital de la Niñez Oaxaqueña que recibió este año 47 millones 999 mil pesos”, lamentó.

El Modelo Oaxaca que tanto presumió el gobernador no tuvo resultados, ya que, en 2016 existía una deuda de 14 mil millones de pesos, deuda que hoy incrementó a casi 17 mil millones de pesos en el Gobierno de Alejandro Murat, concluyó.

En su intervención la diputada Liz Hernández Matus del grupo parlamentario de Morena resaltó que el panorama general en Oaxaca es desolador y adverso para la población, porque se padece una crisis sin precedentes en materia social, política y económica, con instituciones socavadas por la frivolidad y el dispendio de la mayoría de secretarios y secretarias de estado.

Noé Doroteo Castillejos, diputado del Partido del Trabajo, mencionó que el gobierno que fenece es un sexenio perdido y un caos total.

La representante del Partido Unidad Popular, Xóchitl Jazmín Velázquez Vásquez, resaltó que los retos que enfrentó la actual administración fueron enormes, pero Oaxaca no tuvo un gobierno a la altura de la responsabilidad.

El maestro en sociología e investigador de la Universidad. Autónoma «Benito Juárez» de Oaxaca (UABJO), Isidoro Yescas Martínez, manifestó que

“Murat entró por la puerta de atrás y se va por la puerta de atrás. Nos ofreció que al termino de su sexenio se hablaría de un milagro y lo que estamos viendo es un desastre en lo social, en lo educativo, en materia de seguridad, de bienestar social y en materia de combate a la corrupción”.

“Su sexenio, si pudiéramos resumirlo en dos palabras, será: Simulación y engaño a base de una fuerte y multimillonaria inversión en imagen porque en comunicación social construyó a nivel nacional una imagen de buen gobernante entre comillas, de un político eficaz, que está permitiendo aspirar en el PRI como precandidato a la presidencia de la república”.

“Pese al derroche, pese a las denuncias de corrupción, pese a que tiene pendientes varios años por aclarar de la cuenta pública, desde el 2019, él ya está declarando que se va con las manos limpias y que dejó en orden Oaxaca y no solo eso, sino que cumplió al 95% el plan, objetivo y las metas del plan estatal de desarrollo y eso es un verdadero engaño”.

Además, Murat se quiere atribuir lo del transístmico con el Corredor Interoceánico cuando es una obra impulsada por el presidente López Obrador, igual pasa con las carreteras al Istmo y a la Costa, que por cierto esta última iba a inaugurar en este mes, pero se encuentra al 85%. Es decir, ni eso concluyó.

Es el tercer sexenio y no se concluye, entonces, las obras más emblemáticas son producto de la gestión de López Obrador no de un gobierno como el de Murat que estuvo dedicado al glamour, administrar sus negocios y administrar la gobernabilidad de Oaxaca.

Entonces, ese Modelo Oaxaca que ahora lo tiene como slogan de campaña como parte de su estrategia de márquetin, no existe porque ¿dónde está la gobernabilidad?, ¿dónde está la seguridad?, ¿dónde está la recuperación del empleo?, ¿ dónde está la reducción de los índices de pobreza?, lo que hizo fue manipular los datos de Coneval.

Refiere que “si Oaxaca se mantiene todavía de pie es porque las comunidades rurales tienen su propia organización interna y a ello hay que agregarle las millonarias remesas de los migrantes, aunado a los programas sociales federales.

En síntesis, “el gobierno de Murat es un gobierno desastroso, no se merece ningún homenaje, hay una mala lectura, mala apreciación de López Obrador, para los oaxaqueños no fue un buen gobernante, ha sido uno de los peores gobiernos que ha tenido Oaxaca y estamos hablando de gobiernos priistas”.

Insistió en que Murat gobernó desde los medios de comunicación desde el tiktok fue una estrategia mercadológica.

Según datos del presupuesto de coordinación social en 2007 ejerció 297 millones 283 mil 194 pesos; en 2018 fue de 268 millones 899 mil 42 pesos; en 2019 fue de 269 millones 870 mil 631 pesos; en 2020 fue de 271 millones 682 mil 68 pesos; en 2021 no se especificó el desglose y en 2022 fue de 262 millones 721 mil 257 pesos, que dan un total de mas de mil 300 millones.

A su vez, el especialista en planeación y administración educativas e investigador de la UABJO, Samael Hernández Ruiz, ironizó que:

“su gobierno, si se le puede llamar así, fue la expresión de una dinastía que opera en Oaxaca, la dinastía Murat porque su papá hizo los arreglos para que su hijo gobernara y lo logró. De entrada, eso ya es grave, el señor ni siquiera es de Oaxaca, después vino el asunto que no conocía el estado”.

Recordó que Murat lo invitó a hacer su plan de gobierno, pero la base no la tomaron en cuenta y su plan estatal de desarrollo lo estableció con metas tirándole a milagro, con tasas increíbles todo parecía muy surrealista.

Sin embargo, comparando lo que dijo en ese plan en relación con sus resultados no hay manera de comparar porque no se hizo nada de lo que está ahí.

Respecto a lo de la reducción de la pobreza, opinó que es algo vergonzoso porque “tú no puedes ir a las estadísticas de una página de Coneval y se vea que bajó el nivel de la pobreza y eso se lo atribuyas a tu gobierno, eso no lo puedes hacer”.

Y se preguntó: ¿Cómo compruebas que fueron tus acciones? ¿Qué hiciste? ¿Bajó por varias razones, cuáles?

“También cacaraqueó mucho que controló a la Sección 22, cuando más bien creo que la 22 nunca lo peló. Si platicaban con el jefe, para qué hablar con este personaje”.

No ha habido nada porque negociaba allá arriba.

“Es un secreto a voces, todo mundo sabe, que no hizo nada. La economía de Oaxaca tiene una inercia y se mantiene en esa inercia y por eso los oaxaqueños sobreviven Gracias Dios porque si fuera por sus gobiernos nomás no. Y también por las remesas. Toda la economía de autoconsumo que tiene los municipios de usos y costumbres viven porque tienen una tradición comunitaria para la sobrevivencia.

Entonces, “el saqueo aquí fue terrible y brutal y a la vista de todos y con la aprobación de Morena y el discurso protector del presidente”.

La abogada femjinista y de la dirección colectiva de Consorcio para el Diálogo Parlamentario, Yesica Sánchez Maya, comento que “cuando pensábamos que no habría peores gobernantes, confirmamos que sí los hay.

Considera que “el sexenio de Murat fue un sexenio desafortunado, donde no podemos tener en certeza nada concluido, ni la carretera a la Costa ni al Istmo ni una política de Estado en ninguna materia, pero sí tenemos mucho saqueo, violencia contra mujeres, niñas y adolescentes, se quedó corta la implementación de productos chatarra, el acceso al aborto, el tema de los servicios de salud, el mal manejo de la pandemia».

Murat es “alguien que no es de aquí, que no ha vivido y solo vino administrar y a posicionar a un grupo de poder económico, marcó una indiferencia, no fue un gobierno de puertas abiertas. Nos quedó a deber no solo justicia, sino un maltrato a las madres víctimas del feminicidio.

Reveló que del 1 de diciembre de 2016 al 13 de noviembre de 2022, la plataforma de feminicidios de Cosorcio-Oaxaca, documentó 714 feminicidios: 119 en 2017; 121 en 2018; 130 en 2019; 105 en 2020; 100 en 2021 y 139 en 2022, además de mil 984 mujeres desaparecidas.

A su vez, Angélica Ayala, presidenta del Grupo de Estudios sobre la Mujer, “Rosario Castellano” (GESMujer) resaltó que “la actual administración de Alejandro Murat, quedará en la historia como un sexenio fallido. Se recordará como el período de mayor violencia para las niñas y las mujeres oaxaqueñas, caracterizado como un estado feminicida”.

Y ennumeró que “se va Alejandro Murat dejando a Oaxaca en el 5 lugar a nivel nacional en violencia feminicida, con los más altos niveles de impunidad. La narrativa de defender los derechos humanos de las mujeres se confronta con la realidad: 714 asesinatos violentos durante el sexenio, 492 desde la declaratoria de alerta por violencia de género, 126 en lo que va del año. El 75 por ciento ha Sido por arma de fuego, el 30 por ciento en el hogar y un 11 por ciento en niñas y adolescentes.

Los matrimonios, uniones y embarazos infantiles y adolescentes son otra deuda lacerante que reproduce el círculo de la pobreza y expresa la violencia sexual que se mantiene y exacerba en las comunidades más vulnerables.

Y “la administración y transparencia de los recursos destinados a cerrar las brechas sociales y de género es otra deuda que deja para las niñas y mujeres. Falta de capacidad, sensibilidad y de voluntad política explica la situación en que deja a Oaxaca”.

En representación de Servicios para una Educación Alternativa (EDUCA), Marcos Leyva Madrid, señaló que “el gobernador trae el modelo Oaxaca, lo anda diciendo por todos lados pero está muy lejano de la realidad que vivimos y creo que es un desacierto del presidente López Obrador proponer un homenaje.

En otro lado, más bien desde la sociedad, hacer una reflexión de este gobierno si realmente si hay un modelo Oaxaca exitoso o no. A simple vista hay situaciones que nos están ubicando en términos de su administración, mas bien, está gobernando desde la lógica y perspectiva del gobierno federal, las obras que van son de nivel federal como el interoceánico, carreteras, no las terminaron y los programas sociales son del gobierno federal.

Aunado a ello, en su sexenio han sido asesinados 49 personas defensoras: 6 en 2017; 9 en 2018; 8 en 2019; 7 en 2020; 14 en 2021; 5 hasta el 10 de noviembre de  2022.

Además de 5 personas defensoras desaparecidas en el sexenio de Murat: Claudia Uruchurtu Cruz, desaparecida en Nochixtlán, Oaxaca; los defensor del bosque desaparecido de Guerrero Grande, San Sebastián Atatlahuca; Marcos Quiroz Riaño, Miguel Bautista Avendaño y Donato Bautista Avendaño, así como la defensora Irma Galindo, desaparecida el 27 de octubre de 2021 en la Ciudad de México.

MASACRES SIN JUSTICIA

En la administración de Alejandro Murat se registraron ocho masacres como la ocurrida el 22 de abril de 2017 en San Pedro Mártir Quiechapa, donde fueron asesinadas cinco personas por habitantes de Santiago Lachivía, San Carlos Yautepec.

Luego, el 4 de junio del 2017, cinco mujeres de San Juan Mixtepec fueron asesinadas y calcinadas, entre ellas una niña de 14 años. La masacre ocurrió sobre la carretera entre ese municipio y Tlaxiaco, en inmediaciones del paraje Tres Cruces, en la colindancia con San Juan Ñumí.

El 15 de febrero de 2018 un comando acribilló a siete personas en Lachigalla, Ejutla, entre ellas se encontraban tres familiares del presidente municipal Rafael Melchor Ruiz.

Mientras que el 16 de julio de 2018 fueron asesinadas 13 personas de Santa María Ecatepec durante una emboscada perpetrada por pobladores de San Lucas Ixcotepec, debido a conflictos limítrofes.

El 4 de marzo de 2018, ocho personas fueron asesinadas y abandonadas en el interior de una camioneta en un camino de terracería que comunica a San Francisco Ixhuatán y Rincón Juárez en el municipio de Zanatepec, en el Istmo de Tehuantepec.

El 26 de junio de 2018 fue ejecutado el candidato a diputado de Morena, Emigdio López Avendaño y sus cuatro acompañantes en el camino que comunica a Ejutla con San Vicente Coatlán.

El 9 de agosto de 2018 fueron asesinados seis personas en el camino de Tezoatlán y Peña Colorada San Juan Ñumi.

El 20 de mayo de 2019 se confirmó el “multihomicidio” en el tramo La Venta-Unión Hidalgo, en el Istmo de Tehuantepec donde fueron ejecutadas seis personas entre ellas cuatro mujeres, mientras que otras dos personas resultaron gravemente heridas por impactos de arma de fuego.

El 8 de noviembre de 2019, cinco policías estatales murieron al ser emboscados en la población de San Vicente Coatlán, ubicada a la entrada de la Sierra Sur de Oaxaca, lo que generó crispación al interior de la Secretaría de Seguridad Pública.

Y el 21 de junio de 2020, 15 indígenas ikoots fueron torturados, lapidados y quemados vivos por una turba de más de 150 personas en San Mateo del Mar.

En esa fecha Okass Marissa R. O., y Argelia H. V., así como el de Martín Alfredo R. G.,  Aquino R. O., Uriel I. C., Rubén A. M., Ileno G. V., Roberto Z., Alejandro H., Nehemías B., Hipólito L. E., Alejandro H. S., Eleno G. V., y Roberto Z. G., fueron masacrados a palos, pedradas, pedazos de block y los remataron quemándolos vivos en  Huazantlán del Río, San Mateo del Mar.

El presidente del Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas (CEDHAPI), Maurilio Santiago Reyes, manifestó que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó que “Oaxaca es el estado con mayor desplazamiento forzado interno con un 21 % de desplazamiento a nivel nacional” como es el caso de la comunidad indígena Triqui de Tierra Blanca, Copala.

Por esta razón emitió la recomendación 36/2022 al gobierno del priista Alejandro Murat Hinojosa por el desplazamiento forzado interno de unas 200 familias de la comunidad indígena Triqui de Tierra Blanca, Copala, mismas que se encuentran refugiadas en Yosoyuxi y en la Ciudad de México.

La CNDH reconoció que “no están resueltos hasta ahora agresiones por grupos o personas armadas, discriminación y el desplazamiento forzado de familias enteras que han dejado en el abandono sus tierras, casas y patrimonios, así como familias dispersas y divididas por el conflicto”.