Jaime GUERRERO

OAXACA  (página3.mx).- Para despojar de claves a administrativos y maestros, ex funcionarios que la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) ubicaba en los puestos directivos de los antiguos once niveles del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), llevaban a cabo falsificación de documentos.

Entre los múltiples casos, está el caso de María del Rosario Sánchez, a quien a través de documentación falsa le rescindieron el contrato como docente de la Escuela Secundaria Técnica 18, ubicada en el Espinal.

Por este hecho, Carlos Sánchez Juárez, quien antes de la reestructuración del IEEPO desempeñaba la función de Jefe de Departamento de Secundarias Técnicas, así como el actual Director de Servicios Jurídicos, Raúl Pérez Zorrilla, enfrentan una denuncia penal por el delito de falsificación y utilización de documentos falsos.

La denuncia fue presentada el 25 de septiembre de 2015 y quedó asentada con el número de expediente 7458/SC/2015 en la mesa 4.

El abogado de la denunciante Eutemio Reyes Juárez, refirió que a través de investigaciones y peritajes que realizará la Fiscalía General de Justicia del Estado, se determinará sí hubo o no  falsificación de documentos y abuso de autoridad.

Reyes Juárez refirió que tras ser despedida de manera injustificada el 11 de marzo de 2015, la denunciante fue fue sacada de su centro de trabajo.

Por ello, acudió ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA), sin embargo el 30 de junio de 2015, Raúl Pérez Zorrilla, director jurídico del IEEPO, mediante un oficio rescindió la relación laboral. Apoyado de los documentos falsos, hizo valer las causales de falta de probidad y honradez.

Indicó que a pesar de que tras la reestructuración del IEEPO se replanteó la problemática, hasta el momento “el IEEPO no ha querido subsanar su error”.

María del Rosario Sánchez fue acusada de un supuesto desfalco de dinero en la cooperativa escolar de la secundaria.

“La acusación era falsa, sin embargo las cosas se dieron de esa manera ya que había intereses de por medio de Carlos Sánchez Juárez de quitarle la clave a la denunciante para venderla y a su vez proteger al principal responsable del desfalco de la cooperativa escolar, es decir a Carlos Clímaco Flores, quien en ese momento era el Director de la secundaria”, aseguró el abogado.

Afirmó que no hubo una investigación de por medio antes de la rescisión del contrato y tampoco un procedimiento al interior del IEEPO para tomar la determinación que derivó en la pérdida de la relación laboral.