Diana MANZO/Corresponsal

JUCHITÁN, Oax., (#página3.mx).- Activistas del albergue “Hermanos en el Camino” en Ciudad Ixtepec -que  fundó el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra-, denunciaron ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) a Margarita Guadalupe Altamirano Charis, encargada del despacho de la subdelegación local del Instituto Nacional de Migración (INM) ubicada en la comunidad de La Ventosa, por violación a los derechos humanos de una menor migrante.

Alberto Donis Rodríguez, defensor de los derechos humanos, dio a conocer que el pasado 30 de julio llegaron al albergue María de Jesús Matute Canales y su hija menor edad de nombre Karen Jassmin, ambas de nacionalidad hondureña, quien denunció que una hija más de nombre Katherine de 10 años de edad había sido detenida por personal del Instituto Nacional de Migración (INM) en un operativo  cerca de la localidad de Santiago Niltepec.

“Al ver a la mujer llorar me detuve a preguntarle qué había ocurrido y me informó que el pasado 30 de julio viajaba en una motocicleta con sus hijas y acompañada de su pareja, cuando fue asaltada en dos ocasiones en el tramo Chahuites-Tapanatepec y Tapanatepec-Zanatepec; sin embargo al llegar a Niltepec se encontraron con personal de Migración que detuvo a una de sus hijas, menores de edad, mientras que ella y la otra menor como pudieron llegaron al albergue en Ixtepec”, explicó.

Abundó que al solicitar el apoyo de la encargada de migración de La Ventosa, Margarita Guadalupe Altamirano Charis, sin escuchar las razones  le respondió “que venga su mamá y se entregue”.

“A la encargada del INM le di a conocer el principio de Reunificación familiar, del bien superior de la infancia, de los derechos humanos en la ley de Migración, sin embargo no escuchó razones y señaló que si María de Jesús llegaba al sitio la iban a detener, por lo que opté otros mecanismos y denunciamos ante la Fiscalía de Atención al Migrante el asalto y robo que fueron víctimas las  tres mujeres”, indicó.

Posteriormente acudieron a la subdelegación del INM en Salina Cruz y solicitaron un trámite de refugio como víctimas de violencia contra migrantes en tránsito y de inmediato se trasladaron a la estación migratoria de La Ventosa en donde después de diversas discusiones y con la intervención del delegado del INM en Oaxaca, Marcos Cortés Corpus, la menor fue entregada a su mamá.

Donis Rodríguez añadió que en un momento que estuvieron a solas la madre y la funcionaria, esta última  le dijo que era el “pollero más grande” y que se alejara de él, por lo que el defensor de los derechos humanos exigió una explicación respecto a ese comentario.

“Es lamentable que funcionarias del INM no comprendan que los migrantes en un 90 por ciento son víctimas de violencia; lo saben pero no actúan, les gusta  abusar de sus funciones violentando a menores de edad, quienes muchas de las veces viven amenazadas por grupos violentos como los maras, María de Jesús y sus dos hijas vivieron un calvario, finalmente están juntas las tres”, puntualizó.