Los nexos del poder.

Pedro MATÍAS / II parte

OAXACA., (pagina3.mx).- Aquí, en Colonias Unidas, apesta no solo a basura, sino a muerte, sangre de niñas mancilladas, a posible trata de personas y al reclutamiento de menores para la extorsión y la distribución de droga, pero, sobre todo, a la putrefacción de un sistema corrupto.

A mediados del año pasado (2017), la irritación crecía. Primero fue la agencia municipal Vicente Guerrero la que se sublevó, luego pobladores de la colonia Guillermo González Guardado y así siguieron El Manantial, Arboledas, Juquila, Olimpo, Impulso, Zapoteca, Emiliano Zapata…

La lucha se extendió a La Guadalupana, El Bosque, Lomas de la Cuesta, La Gotera, Circuito San Sebastián, Paraíso, Santa Isabel, Coyolicaxtli, Rancho Viejo, Hermosa Provincia, Renacimiento, Morelos, Ampliación Guardado, 24 de Julio, Valle Dorado, Campo Real y Zaachila.

Cuando los pobladores decidieron vivir sin violencia. Foto: El Imparcial.

Enseguida se sumaron los municipios de la Villa de Zaachila, San Bartolo Coyotepec, de San Martín Tilcajete, y el de Santa Catarina Quiané que repudian la presencia de integrantes del grupo priista y exigen que les desalojen de su territorio porque “muerto el perro se acabó la rabia”.

Haciendo alarde al refrán “El valiente vive hasta que el cobarde quiere”, el pueblo se rebeló.

Fueron 10 días de tensión pero finalmente obligaron al gobernador Alejandro Murat Hinojosa a voltear los ojos a ese problema generado por el Frente Popular 14 de junio, organización que si bien le acarreó votos en la elección para la gubernatura, después le creó conflictos. (https://pagina3.mx/2017/09/cierre-del-basurero-tiene-a-la-capital-y-22-municipios-conurbados-al-borde-de-una-emergencia-sanitaria/)

La pestilencia de este conflicto llegó a la capital del estado donde siete mil toneladas de basura inundaron sus calles en vísperas de la fiesta de los Lunes del Cerro y obligó al gobernador a ir a la antesala del Infierno.

Toneladas de basura se acumularon en diferentes puntos de la capital y municipios aledaños, por el cierre del basurero.

“Aquí nos arriesgamos el pellejo. Y si Murat los quiere, que se los lleve a San Felipe o les reparta el zócalo, pero aquí no los queremos”, refirió una habitante en un video que circuló en las redes sociales.

Fue el 3 de julio de 2017 cuando la violencia se desbordó y la gente decidió terminar con su Infierno y decidieron que sus demonios vivieran su propio averno.

En la zona de poder del Frente Popular 14 de Junio le levantaron un altar a uno de sus hombres caídos, Jesús Rivera. Foto: Pedro Matías.

El saldo fue de un muerto (Jesús Rivera), un herido al que le estalló un cohetón, 50 casas incendiadas y decenas de vehículos calcinados, localizados en las colonias Francisco Villa, Ché Guevara y Bicentenario.

 

Lo que irritó a la comunidad fueron las declaraciones donde el gobernador rechazó que la 14 de Junio actúe como crimen organizado:

“Una cosa son organizaciones sociales y otra los grupos delincuenciales a los que se les aplicará la ley, y con las organizaciones sociales diálogo permanente”, dijo Murat.

También les enojó que el titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO), José Raymundo Tuñón Jáuregui, sobrevolara la zona y no detuviera a los “sicarios” de la 14 de Junio, mientras que pobladores de las colonia Guardado y Vicente Guerrero se enfrentaban a balazos y con cohetones.

Frente a las presiones, el 12 de julio siguiente Murat Hinojosa acudió a la colonia Guillermo González Guardado para que se levantaran los bloqueos carreteros, las barricadas y se reabriera el basureo municipal. (https://pagina3.mx/2017/07/cronica-del-exito-frustrado-del-gobernador-en-la-vicente-guerrero/)

“Hoy vamos a caminar juntos, cuadra por cuadra y colonia por colonia para que las cosas cambien, porque el pueblo es que el que manda y porque el pueblo unido jamás será vencido”, reforzó entonces el gobernador. 

Ante tanta presión, la Fiscalía General de Oaxaca ofreció una recompensa de un millón de pesos a quien diera información fidedigna para la captura del líder de la 14 de Junio, Francisco Martínez Sánchez, conocido como “Pancho mugres” y su hijo Javier Francisco o Javier Martínez Rodríguez. Hasta aseguró entonces que se dio intervención a la Interpol.

Únicamente, el 14 de noviembre de 2017, Javier Martínez -hijo de “Pancho mugres”- fue detenido. (https://pagina3.mx/2017/11/detienen-a-lider-de-la-14-de-junio-su-padre-pancho-mugres-sigue-profugo-fiscalia/)