100 días de AMLO: bitácora de un gobierno que tiene prisa

Textos: Alberto Nájar, Daliri Oropeza y Andro Aguilar

Imágenes: Duilio Rodríguez, Ximena Natera, Daliri Oropeza, María Fernanda Ruiz y Arturo Contreras

Hace poco más de tres meses que Andrés Manuel López Obrador tomó posesión del cargo de presidente. Un lapso que para muchos se vivió de prisa, con acelerados pasos en cada jornada. Otros, los perdedores de la elección presidencial, lo viven como si fuera un siglo. Aquí un veloz recuento de los primeros 100 días del gobierno de la llamada Cuarta Transformación

Andrés Manuel López Obrador cumple sus primeros cien días como presidente de México. Un período pleno en controversias, críticas a diario de sus adversarios y un par de crisis políticas y económicas.

En poco más de tres meses el país enfrentó un severo desabasto de gasolina y diésel en 10 de los 32 estados del país, que fue superado en unas semanas.

Pero en el inter ocurrió la mayor tragedia por el robo de combustible en Tlahuelilpan, Hidalgo, donde la explosión de una toma clandestina causó la muerte a 135 personas.
Muchos en redes sociales culparon al gobierno de la escasez de combustible y también por el accidente.

No ha sido la única polémica. Antes de empezar su mandato, AMLO, como se conoce en México al presidente, ordenó cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), una de las mayores obras de infraestructura de América Latina pero que en el país se vio, desde el principio, como un productivo negocio para unos cuantos empresarios.

Muchos analistas mexicanos advirtieron de una catástrofe financiera por la decisión. El excandidato presidencial José Antonio Meade hizo cuentas en una servilleta de papel y aseguró que el costo por cancelar la obra sería el doble del estimado por López Obrador.

Hasta Felipe Calderón culpó -sin elementos- al gobierno de la devaluación del peso.

Nada sucedió. Los mercados financieros se estabilizaron tras unos días de turbulencia; los dueños de los bonos del NAIM aceptaron la propuesta del gobierno mexicano y sin mayores problemas siguió la ruta para construir dos pistas adicionales en la Base Aérea Militar de Santa Lucía.

Pero la polémica no cesa. En semanas recientes se desató una tormenta en redes y entre columnistas por la decisión de suspender el presupuesto para organizaciones civiles y las estancias infantiles. Los recursos se entregarán directamente a los usuarios del servicio.

En estos primeros cien días también ocurrió otra controversia, cuando se realizó una consulta regional para decidir el destino del Proyecto Integral Morelos que incluye la construcción de una termoeléctrica en Huexca.

Algunas comunidades afectadas con la obra cuestionaron a López Obrador quien en su campaña electoral se comprometió a cancelar el proyecto.

La encuesta se marcó por el asesinato del activista Samir Flores, uno de los principales opositores al proyecto.

Y a ello se mezclan las calificaciones de consultoras financieras internacionales como Moody´s, Standard and Poors o Fitch, que dieron una calificación negativa a los bonos de deuda de Petróleos Mexicanos.

Ninguna, empero, se atrevió a cambiar la percepción de la deuda soberana de México, el factor más importante para determinar la confianza de los inversionistas en la economía de los países.

Los documentos de deuda mexicanos mantienen la calificación BBB+, una de las más positivas que le garantiza su grado de inversión. En otras palabras: el capital global confía en la economía que impulsa López Obrador.

En esta bitácora del viaje emprendido el 1 de diciembre se incluye la decisión de crear una Comisión de la Verdad para esclarecer la desaparición forzada de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, un paso que siempre negó el expresidente Enrique Peña Nieto.

La misma ruta en el camino a la disculpa pública a la periodista Lydia Cacho, violentada en sus derechos por dos gobiernos, del PRI y el PAN. Y la determinación de altos funcionarios por acompañar la búsqueda de miles de desaparecidos, otra lamentable herencia del pasado reciente.

Es una apretada síntesis de estos primeros cien días de un gobierno que parece tener prisa, y al que hasta el momento las críticas, polémicas, amenazas, manifestaciones o presuntos escándalos no hacen mella.

El dato más contundente son los números. El presidente López Obrador tiene, según encuestas como las de la consultora Parametría o el diario El Financiero, entre 78% y 85% de respaldo. Es el mayor nivel de aprobación en la historia para un mandatario mexicano.

Pie de Página te presenta ahora un ejercicio de memoria, el recuento necesario de lo publicado en la dinámica acelerada de casi tres meses del primer gobierno de izquierda en la historia de México.

 

1- La sacudida vida política mexicana

En una frase, ¿cómo se define el escenario político de México a cien días del gobierno de AMLO?

“Es una sacudida”, responde a Pie de Página el politólogo Eduardo Huchim. “La austeridad republicana que promueve desde el principio, su combate a la corrupción y las prácticas corruptas marcan una época inédita”.
Huchim, como otros analistas, coincide en que el país vive una nueva forma del ejercicio de gobierno que desconcierta muchos.

Formas distintas que son la marca registrada de AMLO. En México, por ejemplo, no existe un sólo político que haya recorrido varias veces todos los municipios del país.

Tampoco hay un presidente en el mundo que converse diariamente con los periodistas, ni hay otro que utilice las conferencias “mañaneras” como una eficaz herramienta de comunicación… Y de gobierno.

Seguir leyendo: https://piedepagina.mx/amlo100das-bitcora-de-un-gobierno-que-tiene-prisa.php