El Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) consiguió tan sólo 56.6 millones de pesos de un precio de salida estimado de 167 millones de pesos en las subastas de los inmuebles incautados a narcos.

Eran 27 propiedades las que se pusieron a ofertas justas para la reventa de inmuebles incautados por las autoridades federales. 18 de las subastas fueron declaradas desiertas.

Esto sucedió el fin de semana que el SAE ofertó fincas enormísimas, casas con piscinas y túneles de escape, además de departamentos muy finos y terrenos de varias hectáreas que una vez fueron de narcos.

Dentro de la promesa de Andrés Manuel López Obrador de reducir la violencia y destruir la corrupción, se pusieron a la venta objetos de valor, innecesarios para su “cuarta transformación”, como el mediatizado avión presidencial que perteneció a Felipe Calderón y a Enrique Peña Nieto.

En ese planteamiento, se continuó con la actitud austera, que busca encontrar en todos los rincones posibles algo con qué hacer ahorraditos y gastar lo menos posible, hasta llegar a subastar bienes recuperados por la guerra contra el crimen organizado.

Hogares de narcos como Arturo Beltrán Leyva, del cártel de los Beltrán Leyva; la finca del suegro de “La Barbie”, sicario condenado en Estados Unidos. La casota de Francisco Arellano Féliz, del cártel de Tijuana. Tres departamentos en Tamaulipas, de Mario Ramírez, el exlíder del cartel del Golfo; y una enorme casa en Morelos de Raúl Flores “El Tío”, supuesto operador financiero del cártel Jalisco Nueva Generación.

Sepan que además de adquirir un bien, van a estar haciendo el bien, es decir, van a estar ayudando a quienes necesitan apoyo por la situación de pobreza y marginación que padecen“, explicaría López Obrador cuando promocionó la subasta ante el público.

Por lo pronto, 51.3 de los 56.6 millones de pesos se dirigirán a la Montaña Guerrero, y la otra parte al Fondo para la Ley General de Víctimas.

En un primer momento, el gobierno mexicano juntó 30 millones con objetos recabados para una subasta inicial, donde se vendieron 80 carros de lujo.

Información más completa en Pie de Página o en Forbes México.