Casi todos sabemos que los ramos 28 y 33 del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), son altamente discrecionales, opacos, y de los que se tiene menor seguimiento y evaluación.

De acuerdo a estimaciones por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), se puede afirmar que casi la mitad de ese dinero es desviado, robado o malgastado. Dentro de ese desfalco se encuentran gobernadores, miembros de su familia, gabinete, amigos, empresarios favoritos, hasta llegar a presidentes municipales.

Es tan grande la robadera, que nadie quiere quedarse atrás de nadie. En la mixteca oaxaqueña tenemos varios funcionarios que se distinguen por este tipo de acciones, pero quiero hablarles concretamente del presidente municipal de Santiago Huajolotitlán, Oaxaca, José Luis Ramírez Alverdín.

Desde que Alverdín comenzó a hacer su campaña política a la presidencia de ese municipio, le aseguró al pueblo que iba a realizar muchas obras, y que esas, las ejecutaría su hijo José Luis Ramírez López. Como mucha gente no sabe o no sabía que eso no se puede hacer, aplaudían sus palabras desde entonces corruptas.

Pero eso no es todo, el Contador Geraldo Lara Salazar, quien lleva la contabilidad de la administración en mención, también tiene una constructora, y por lo mismo, tiene mano en la decisión de las obras que se van o que ya se realizan en las agencias de ese municipio.

Ahora les explico cómo va a realizar o está realizando la jugada el presidente municipal Alverdín: Las obras del Ramo 33, Fondo III, para las agencias del Municipio de Santiago Huajolotitlán es de 6 millones 331 mil 730 pesos. Huajolotitlán tiene 10 agencias y la cabecera. Todas están registradas en el ámbito rural, excepto Huajo. Si a los 6 millones y feria lo dividimos entre las 11, a cada una le corresponderían 633 mil 173 y tantos pesos. Pero como no a todas les toca obra, al resto, de todas formas, les da su piscachita.

El presidente Alverdín le preguntó a cada agente favorecido qué obra necesitaba en su localidad. Unos dijeron que drenaje, otros que casa de salud, etc. Está bien, les dijo, lo tendrás, pero con una condición: yo voy a administrarte esos recursos y voy a hacerte el favor de formalizar tu comprobación, pero para eso, te voy a quitar el 20% de lo que le corresponde a tu agencia.

Con ese habilidoso trato, Alverdín les quitó a las agencias el 20%. Con esta despelucada solo quedaron 5 millones 065 mil 384 pesos. Y el resto, el millón 266 mil 346 pesos, se fueron a la bolsa del presidente de Santiago Huajolotitlán, solo por reunir las facturas que expedirán las constructoras de su hijo y de su contador.

Ahora muchos han de entender por qué cualquier ciudadano quiere ser presidente municipal.

Uno de los agentes municipales no le permitió a Alverdín que le administrara sus recursos, porque según, es para darle trabajo a la gente de su pueblo.

La mayoría de los agentes tuvieron que aceptar la imposición del edil: él, y solo él, hacer las obras con las constructoras en mención, de lo contrario, se llevaría los recursos a otra parte.

Ojalá el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de Oaxaca (OSFE), tome conocimiento de estos datos que les menciono, para que realice una Auditoría de situación excepcional (así se le llama a este pedimento), en la ciudad de Huajuapan, porque es aquí, donde funcionan las oficinas municipales del municipio de Huajolotitlán.

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx