Jaime GUERRERO

Pese al avance de la legislación en la materia, la ex Presidenta de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), María del Carmen Alanís Figueroa, señaló que los derechos electorales de los pueblos originarios son una asignatura pendiente porque siguen siendo ausentes en los modelos jurídicos materiales, en el espacio de la representación política y de toma de decisiones.

En su participación en la instalación del Observatorio Latinoamericano de Sistemas Normativos Internos, realizado en la capital oaxaqueña, concedió que existe el reconocimiento formal (legal) pero se está muy lejos del reconocimiento material.

Los derechos de los indígenas, recalcó, siguen siendo ausentes en los modelos jurídicos integrales, principalmente en la representación política, participación en los cuerpos públicos de toma de decisiones (Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial), aun cuando se ha avanzado en los espacios municipales, no así en los espacios regionales y nacional.

Ante el Consejero Presidente del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO), Gustavo Meixueiro Nájera; y el Magistrado de la Sala Regional Xalapa del TEPJF, Adín de León Gálvez, consideró fundamental definir una agenda regional en el ámbito de los derechos políticos de representación y participación de las personas indígenas, más allá del espacio municipal.

En su análisis, alertó que si se toma como fuente el derecho electoral indígena, también está ausente como una disciplina dentro del estudio del derecho electoral como el sistema de normas que regula el ejercicio del representación y participación política.

Alanís Figueroa recalcó que aun cuando el derecho electoral es una disciplina de creación de 50 años a la fecha, es fundamental incorporar al cuerpo normativo, la declaración americana de los pueblos indígenas.

Por lo pronto, lamentó que -en la recta final de siglo XXI-, las personas colectivas e individuales indígenas singuen siendo discriminadas y excluidas, persistiendo el diseño de políticas públicas sin una perspectiva de interculturalidad.

Dijo entonces que los indígenas están ausentes en las políticas públicas de los Tres Poderes, al estar ajenas a la cosmovisión indígena.

Alanís Figueroa, ponderó el tomar en serio el papel y la relevancia de la representación indígena en los espacios de toma de decisiones, porque ya es momento de una reivindicación porque los indígenas requieren el ejercicio material de sus derechos.