medalla belisario domíngez

Rosario Ibarra de Piedra fue galardonada con la medalla Belisario Domínguez este miércoles 23 de octubre y, otorgada por el Senado de la República, la devolvió al presidente Andrés Manuel López Obrador para que la conservara hasta que su trabajo como luchadora social esté concluído.

Te pido que me la devuelvas junto con la verdad sobre el paradero de nuestros queridos y añorados hijos y familiares, y con la certeza de que la justicia anhelada por fin los ha cubierto con su velo protector“, dijo así Claudia Piedra Ibarra, hija de Rosario, quien leería un discurso escritor por su madre.

Fue en la Casona de Xicoténcatl, la antigua sede del Senado, que el texto de Rosario dijo:

Señor presidente Andrés Manuel López Obrador, querido y respetado amigo: No permitas que la violencia y la perversidad de los gobiernos anteriores siga acechando y actuando desde las tinieblas de la impunidad y la ignominia, no quiero que mi lucha quede inconclusa.

Es por eso que dejo en tus manos la custodia, tan preciado reconocimiento, y te pido que me la devuelvas junto con la verdad sobre el paradero de nuestros queridos y añorados hijos y familiares, y con la certeza de que la justicia anhelada por fin los ha cubierto con su velo protector“.

Rosario Ibarra una vez fue senadora y candidata a la presidencia, en su momento, acusó al al gobierno mexicano por transgredir todas las leyes, privarle de su libertad, su dignidad y justicia para su familia y de muchas otras.

Además, criticó la decisión de atestar los caminos d soldados y retenes: “donde también se hicieron cientos de detenciones injustas de gente inocente“.

Las cámaras de tortura de los campos militares, las bases navales y aéreas, y en todos los centros clandestinos de detención, se tiñeron de sangre y retumbaban con los alaridos de dolor de las víctimas“, se dijo.

Asimismo, recordó a Jesús Piedra Rosales, su esposo, “torturado viviendo en carne propia lo que le esperaba a todo aquel que era detenido”.

Dijo que los poderosos del sistema, los empresarios cómplices fueron y son sostén de malos gobiernos, quienes prestaban sus ranchos para que desaparecidos fueran ahí llevados a “martirizar”.

De Andrés Manuel López Obrador recibió Rosario Ibarra un tipo de consuelo: “Sabré cumplir con su encomienda, estaré a la altura de las circunstancias”, le dijo a la célebre merecedora de la medalla Belisario Domínguez.

Más información en Aristegui Noticias.



SIN COMENTARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA