Texto: Pedro Matías.

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Ante el peligro de que la alfarería de Santo Domingo Tonaltepec desaparezca, la Escuela Nacional de Cerámica construyó un Horno de Leña Libre de Humo para recuperar y fortalecer este uso con el propósito de que no se pierda una tradición que data de épocas prehispánicas.

Además, realizaron la capacitación de un grupo de alfareras “Yukunchí” de Vista Hermosa Santo Domingo Tonaltepec en la Mixteca alta, así como a los artesanos de Santa María Atzompa y San Martín Tilcajete para construir un Horno de Leña Libre de Humo, el cual trae beneficios directos en su salud y se protege del medio ambiente al reducir en un 50% el consumo de leña.

Isadora Cuéllar detalló que a tres años de que nació la Escuela Nacional de Cerámica con “Hornos de Leña Libres de Humo” como su programa medular ya se ha llevado a los estados de Guanajuato (San Felipe), Estado de México (Metepec), Chiapas (Amatenango del Valle), Oaxaca (San Marcos Tlapazola), Jalisco (Tonalá), Michoacán (Santa Fe de la Laguna) y Chihuahua (Ocochochi), y ahora se ha replicado en Guanajuato y Oaxaca.

El horno número 12 se realizó en Tonaltepec, municipio de la Mixteca, conocido por su larga tradición alfarera, que data de épocas prehispánicas y se caracteriza por el decorado de “chorreado” (como le llaman) con una tintura con base en taninos provenientes de la corteza del roble.

Desafortunadamente quedan pocos habitantes en la comunidad que continúen con este oficio, algunos han emigrado, otros han buscado diferentes formas de subsistir, sin duda alguna en Tonaltepec, la alfarería corre peligro de desaparecer”, puntualizaron.

Por esta razón, se realizó este horno en la comunidad donde además de beneficiar la salud de los artesanos y cuidar al medio ambiente, dote de nuevos conocimientos y técnicas que podrán aplicar y contribuirán a recuperar y fortalecer esta tradición para que no se pierda.

La Escuela Nacional de Cerámica con un proyecto de responsabilidad social de Empresas Tajín S.A. de C.V., construyó el Horno número 12 del 23 de septiembre al 12 de octubre se inició la capacitación de 20 artesanos provenientes de Santa María Atzompa, San Martín Tilcajete y Santo Domingo Tonaltepec, con la finalidad de dar continuidad al programa en el estado de Oaxaca.

Y la capacitación está a cargo del titular de este proyecto, el maestro japonés Yusuke Suzuki con el apoyo de Empresas Tajín, la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca y la suma de Grupo TRACSA.

La Escuela Nacional de Cerámica comenzó actividades en 2016 y surge gracias al interés y preocupación de Empresas Tajín por crear un espacio para la conservación, creación, innovación, investigación y enseñanza de la cerámica, en un país como México, con una larga tradición y, hasta hace poco, sin una escuela dedicada a este ancestral oficio.

Y será la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca a través de Arte Popular FAHHO las que den seguimiento a los artesanos de Tonaltepec al tiempo que contempla continuar replicando estos hornos dentro del Estado de Oaxaca.

Resaltaron que “este gran proyecto tiene como fin estratégico el ir adaptando la forma de quemar y de hacer la cerámica en México, para eso, requerimos transformar cuidadosa y respetuosamente la mentalidad de las y los alfareros en México, capacitándoles a través de un gran proceso de investigación en el que se implica todo el equipo de la escuela, pero principalmente el maestro Suzuki, quien es el investigador especializado en hornos y procesos cerámicos y quien tiene todo el interés de compartir sus conocimientos con los alfareros de México”.

Será a través del compromiso de la FAHHO con el proyecto, que los artesanos obtendrán los recursos económicos necesarios para construir sus hornos, con la finalidad de expandirlo por todo el estado.

¿Cómo llegó este horno a México? La Escuela Nacional de Cerámica inició este proyecto en 2017 y se dio a la tarea de buscar a un experto en la construcción de hornos de leña sin humo a nivel mundial, de ahí que contactó al maestro japonés Masakazu Kusakabe (Miharu, Japón, 1946), quien impartió el taller “Hornos de leña sin humo” en las instalaciones de la escuela en Tapalpa, Jalisco en febrero de ese año.

Durante este taller se construyó en México el primer horno de este tipo en Latinoamérica hasta ese entonces, mientras que el ingeniero Yusuke Suzuki se capacitó en ese taller, para llevar a cabo la adaptación del horno a las necesidades de la alfarería nacional.

Las características generales del horno de leña sin humo son la posición y el tamaño de la cámara de combustión, así como la gran altura de la chimenea, que permite un excelente tiro para una combustión eficaz y una óptima distribución de la ceniza.