El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos, es un programa conjunto de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y de la FIDH, pide a las autoridades en México poner fin a la detención arbitraria del Sr. Fredy García Ramírez

El 12 de noviembre de 2019 el juzgado de control de Valles Centrales emitió un fallo vinculando al Sr. Fredy García al proceso y dictando prisión preventiva oficiosa durante todo el proceso y fijando la audiencia intermedia que fue fijada para el mes de marzo, sin que se garantice la revisión de la medida cautelar impuesta. Los delitos por los que ha sido imputado son asalto, robo y lesiones.

Según las informaciones que ha podido ampliar el Observatorio, los dos integrantes de CODEDI fueron interceptados por aproximadamente 12 hombres armados que, sin identificarse, les apuntaron con el arma, les obligaron a bajarse del taxi en el que viajaban, les agredieron y, finalmente les esposaron.

Los hombres armados reprodujeron el vídeo de una conferencia de prensa en la que el defensor García Ramírez aparecía leyendo un comunicado en el que se exigía justicia para los compañeros del CODEDI asesinados y, posteriormente, sacaron una lista de nombres en la que García Ramírez aparecía subrayado. No fue hasta que él había sido subido a un vehículo que le informaron de la existencia de una orden de aprehensión en su contra. Inicialmente el defensor fue detenido en una bodega de las instalaciones de la Agencia Estatal de Investigaciones y, posteriormente, su detención incomunicada continuó en un segundo lugar. No fue hasta aproximadamente las 3 de la madrugada, tras ocho horas de detención incomunicada durante las que el García Ramírez no pudo ejercer su derecho a comunicarse con sus familiares ni su abogado, que las autoridades dieron información sobre su detención.

El Observatorio destaca que no se trata de un incidente aislado, sino que se enmarca en un patrón de ataques sistemáticos en contra del CODEDI en los últimos 21 meses, incluyendo cinco asesinatos, dos intentos de asesinato, seis detenciones arbitrarias, tres incidentes de allanamiento y robo, así como amenazas permanentes y la militarización de la zona en que se encuentra el centro de capacitación de CODEDI. Esta campaña de ataques que se mantiene en total impunidad ha generado preocupación no solo entre las organizaciones de la sociedad civil, sino que incluso varios/as relatores/as de la ONU llegaron a emitir una comunicación el pasado 5 de octubre de 2018.

El Observatorio reitera su preocupación por la persistencia del patrón de criminalización contra las personas defensoras de derechos humanos para acallar sus voces, particularmente contra aquellas personas que defienden el derecho a la tierra y el territorio. El Observatorio recuerda que este patrón de criminalización, particularmente en el Estado de Oaxaca, ha sido corroborado por el propio Grupo de Trabajo que, en los últimos años, ha emitido 8 Opiniones en las que ha declarado la detención arbitraria de 32 personas en México y ha exigido su liberación inmediata.

Por todo lo anterior, el Observatorio hace un llamado urgente para exigir:

i. Llevar a cabo una investigación inmediata, independiente, exhaustiva, efectiva e imparcial en torno a los ataques sufridos por el Sr. Fredy García Ramírez, así como el resto de los ataques contra integrantes del CODEDI en los últimos meses;

ii. Garantizar el debido proceso al Sr. Fredy García Ramírez y adoptar de manera inmediata y concertada, las medidas más apropiadas, que brinden garantías para el ejercicio de la defensa de los derechos humanos de quienes integran el CODEDI;

iii. Poner fin a la detención arbitraria del Sr. Fredy García Ramírez, así como a todo tipo de hostigamiento en su contra, incluyendo el hostigamiento judicial, así como asegurar garantías para todas las personas defensoras de derechos humanos en Oaxaca y en el resto de México;

iv. Incluir como tema central en la agenda de derechos humanos del gobierno federal el cese de la criminalización de las personas defensoras de derechos humanos, atendiendo las preocupaciones y recomendaciones de Naciones Unidas y varios organismos internacionales de Derechos Humanos;

Asegurar la aplicación de lo dispuesto por la Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de la ONU el 9 de diciembre de 1998, en particular en lo referente al artículo 1, 5.a y 12.2;

De manera general, garantizar el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el país, de conformidad con las normas internacionales de derechos humanos ratificadas por México.