Texto: Jaime Guerrero.

Habitantes del municipio de San Dionisio del Mar de la región del Istmo de Tehuantepec exigieron al Congreso del Estado, aprobar en lo inmediato el Consejo Municipal y, con ello, dar solución al conflicto socio-político que padece esa comunidad desde hace 11 meses y que los tiene sumergidos en un vacío de autoridad y deficiencia en servicios básicos de salud, agua potable y seguridad.

La disputa del poder inicialmente se originó por la negativa de la autollamada Asamblea Popular y de la candidata de Morena, Magaly Martínez Gómez -azuzada por ex edil de Juchitán, Gloria Sánchez López y su hermano Héctor-, a la continuidad de Teresita de Jesús Luis Ojeda -candidata del PRI- al frente del Gobierno Municipal.

Además, denunciaron presuntos desvíos de recursos y malversación por parte del ex edil de esa población, quien habría recibido millonarias cantidades por parte de las empresas eólicas para su instalación en la zona.

Al fiel estilo de las tribus del PRD y ahora de Morena, al inicio se construyó una alianza con grupos y personas afines a los hermanos Flavio y Horacio Sosa Villavicencio, a través de su organización Comuna Oaxaca para integrar un consejo municipal, ante las truncadas elecciones. Luego vino la ruptura por la posición de la sindicatura que recaería en Edgar Villanueva Rosas, postulado para ese cargo por los morenistas, aunque luego fue rechazado por Martínez Gómez.

En un doble discurso, la candidata de Morena y la Asamblea Popular culpaban al PRI y su candidata de entrampar el dictamen y de establecer un acuerdo con el hoy presidente de la Junta de la Coordinación Política de la LXIV Legislatura, Horacio Sosa Villavicencio, para imponer a un síndico a modo cuando en realidad Martínez Gómez fue quien lo propuso.

Esas posiciones irreductibles entramparon al pleno de la LXIV Legislatura para que procesará la aprobación del dictamen. Por otro lado, ha existido indiferencia de la Junta de Coordinación Política para ser sometido al pleno, ante la división y disputa de diputados de la bancada de Morena, a favor y en contra de la primera propuesta.

En la víspera, la Secretaria General de Gobierno presentó una nueva propuesta solo modificando la posición del síndico removiendo a Villanueva Rosas y dejando que Luis Ojeda inicie el primer periodo y Martínez Gómez el segundo con la misma duración, con facilidades administrativas y para el manejo de los recursos de forma equitativa.

Por lo pronto, Víctor Guerra, comunero, explicó que el vacío de poder que existe en San Dionisio del Mar ha desencadenado una serie de problemas, entre ellos el de salud pública, donde los casos de dengue se han disparado de manera descontrolada.

Los servicios básicos no se están prestando, no tenemos agua potable, no hay obras públicas, no tenemos servicios de salud, hay muchas enfermedades, el dengue se está contagiando bastante en el pueblo, hay muchos niños, madres de familia, mujeres embarazadas que están en esas condiciones”, denunciaron.

Por lo pronto, San Dionisio del Mar ha cumplió 11 meses sin contar con una autoridad municipal lo que ha desencadenado inseguridad y desatención en diversos rubros, especialmente en el tema del agua potable debido a que constantemente hay desabasto, denunciaron ciudadanos.

En esa comunidad no hubo elecciones municipales el 1 de julio del 2018 debido a un conflicto social y político, se pospuso para el mes de diciembre de ese mismo año pero ante la falta de condiciones no se llevó a cabo la elección, por lo que desde el 1 de enero no hay autoridad municipal legal que represente al municipio.

La seguridad está a cargo de un grupo de ciudadanos que fungen como policías comunitarios pero les es insuficiente para cubrir con las demandas de seguridad de la ciudadanía debido a que en los últimos meses la delincuencia los ha rebasado.

Dijo que la bomba de agua potable está quemada y que nadie se responsabiliza de solucionarla, por lo que de las tuberías no cae agua potable desde hace 30 días aproximadamente.

En tanto, Villanueva Rosas, dirigente y fundador del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) reiteró que campesinos y pescadores han acordado realizar una movilización en la capital oaxaqueña y plantarse en el zócalo de la ciudad para visibilizar el vacío de autoridad que existe en esa comunidad.