brightness_5
Clima en Oaxaca
22‎°C
¡No queremos venganza, queremos justicia!, clama madre de Alma Itzel frente a su sepultura
Por Pedro Matías
11 de noviembre, 2020
Comparte

justicia Alma Itzel | justicia!, clama madre de Alma Itzel | justicia Alma Itzel justicia Alma Itzel|

  • La joven quería estudiar gastronomía por eso emigró y ahora ya está enterrada junto con su sueño.
  • La madre pide detener a feminicida para devolver a seguridad a otras niñas y niños en la comunidad.

Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- “¡No queremos venganza, queremos justicia! Nada me va a devolver a mi hija, pero nos va a devolver la seguridad de otras niñas y otros niños”.

justicia alta itzel

Así clamó desconsolada Mayra García Cruz ante la tumba de su hija Alma Itzel Romero García, asesinada la víspera en Santa Cruz Itundujia.

Ahí, frente a la sepultura Alma Itzel, pidió a las autoridades que hagan justicia.

Que no dejen escapar al culpable como lo hicieron con el presunto feminicida Nicanor Ramírez Peña a quien se negaron detener y ahora está prófugo.

“Yo lo único que pido de las autoridades es que actúen y encuentren al responsable de lo que pasó a mi hijita.

“Es lo único que pido porque el dolor que siento no me hace ni sentir rencor, ni odio por la persona que lo hizo.

“Lo que siento ahora es más dolor, pero sí quiero que no quede impune esto”.

Alma Itzel desapareció el 3 de noviembre, su cuerpo fue encontrado cinco días después, el 7 de noviembre, aproximadamente a las tres de la tarde.

Estaba en la comunidad de Zaragoza, en el paraje “El Pescadillo”, sobre el Río Grande.

El cuerpo fue encontrado con señales de violencia y se presume que fue arrojada al río.

Alma Itzel Romero García, de 21 años de edad, apenas concluyó sus estudios de bachillerato (2017) emigró.

Llegó a trabajar en una fábrica en la ciudad de Tijuana, Baja California, con el sueño de algún día poder estudiar la licenciatura en Gastronomía.

El pasado 25 de octubre Alma Itzel regresó a su comunidad de Morelos Itundujia.

Quería pasar con su familia la celebración de Todos Santos y los Fieles Difuntos.

Sin embargo, un excompañero del bachillerato la invitó a celebrar el Día de Muertos en casa de su familia, en la comunidad de Victoria Itundujia.

Acudió por ser una persona de confianza.

La madre relató que el 2 de noviembre del 2020, el joven Arturo Ramírez Peña pasó por Alma Itzel a bordo de una motocicleta.

La llevó a casa de la familia de su amigo Javier Sánchez para convivir por el Día de Muertos.

Por la distancia y lo accidentado del lugar, Alma Itzel mandó mensajes a su mamá para decirle que llegaba al otro día 3 de noviembre.

Al perder contacto con su hija, el día 4 de noviembre la señora Mayra García Cruz fue a la comunidad de Victoria Itundujia.

Se entrevistó con el joven Javier Sánchez, quien le manifestó que ella ya se había regresado desde el 3 de noviembre.

Le aseguró que le había pedido a su primo Nicanor Ramírez Peña la llevara en su moto.

Fue con Nicanor Ramírez Peña quien le dijo que sí, que él llevaba a su hija de regreso a su casa.

Pero que en el camino, antes de llegar al río, en la Barranca del Mamey, él se bajó y fue al baño.

Cuando regresó Alma Itzel ya no estaba y, según él, Alma Itzel le había quitado la bujía de la moto.

Dijo que él la siguió hasta la colonia Primavera y después ya no la vio.

Entonces, la señora Mayra García Cruz, Javier Sánchez y Nicanor Ramírez Peña se trasladaron a la Agencia Municipal de Victoria Itundujia.

Le informaron al Agente de Policía la desaparición de Alma Itzel y la madre de la joven solicitó que detuvieran a Nicanor Ramírez Peña.

Sin embargo, el agente manifestó que tenía que consultarlo con las autoridades del municipio.

Le dijo que no se podía detener en ese momento hasta que se pusiera la denuncia en la sindicatura y en la Fiscalía de Tlaxiaco.

Y en lo que presentó la denuncia ante la Sindicatura y Fiscalía de Tlaxiaco, transcurrió el tiempo suficiente para que Ramírez Peña se diera a la fuga.

Una vez que se avisó a las autoridades, pobladores de la comunidad de Morelos Itundujia iniciaron la búsqueda la tarde del 4 de noviembre,

Mientras que la Fiscalía y de la Guardia Nacional lo hicieron un día después.

Desafortunadamente el cadáver de Alma Itzel fue encontrado el día 7 de noviembre aproximadamente a las tres de la tarde.

Estaba en la comunidad de Zaragoza en el paraje “El Pescadillo”, sobre el Río Grande.

Con acompañamiento de los Centros de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas (CEDHAPI) y “Bartolomé Carrasco Briseño” (BARCA), la madre de la víctima insistió:

“Yo lo único que le pido a las autoridades es que hagan su trabajo, que ahora no queremos venganza, queremos justicia.

“Como dijo el padre, nada me va a devolver a mi hija, pero sí nos va a devolver la seguridad de otras niñas y otros niños.

“Nos va a devolver esa seguridad.

“Porque teniendo una persona así en nuestra comunidad, nunca estamos tranquilos de dejar a nuestros hijos.

“Los jóvenes y los niños son libres de disfrutar la vida, de vivir, de gozar.

“Nadie tiene derecho a quitarles la vida ni mucho menos como le hicieron a mi hija”.

“En nombre de mi hija, yo sí les pido a todos que me apoyen en eso.

“Para que las autoridades, que en su momento no actuaron, que por favor busquen a la persona y se haga responsable.

“Que pague por lo que le hizo a mi hija y lo que les pueda pasar a otras jóvenes”, añadió.

“Yo creo que todos somos libres de hacer lo que queramos, cada quien vive su propia vida, nadie mantiene a nadie y cada quien se porta como puede.

“Pero eso no le da ningún derecho de quitarle la vida, de destruir a una familia así y el corazón de una madre”, lanzó con dolor.

Personas defensoras de derechos humanos, Minerva Nora Martínez Lázaro (BARCA), y Maurilio Santiago Reyes (CEDHAPI) se pronunciaron sobre el asesinato.

Exigieron a la Fiscalía General de Oaxaca investigue el feminicidio de Alma Itzel Romero García y se castigue a los responsables.

Y que se investiguen y sancionen todos los feminicidios y desapariciones forzadas de mujeres ocurridos en la región Mixteca del estado de Oaxaca.

Comparte