NoticiasAlianza de Medios de Periodistas de a Pie“Bordadoras de Corazón” | Bordar también es una forma...

“Bordadoras de Corazón” | Bordar también es una forma de sanación

-

Lo que nosotras queremos es que la gente disfrute del bordado, pero con causa que tenga un sentido”.

Por: Josué David Piña | Foto de portada: Josué David Piña | Revista Espejo

El bordado es una práctica que consiste en la ornamentación  de telas y otros materiales textiles, en muchos países es una costumbre de miles de años. Hoy en día se usa para adornar muebles u otros enseres del hogar; en México en muchas regiones se comercializa con figuras a partir de esta técnica.

Sin embargo, para muchas otras personas el bordar las hace alcanzar un estado de bienestar con similitudes a la meditación. Durante este proceso, las personas que lo ejercen llegan a encontrarse en otro mundo, lejos de su cotidianeidad; olvidándose por momentos de presiones u otros malestares emocionales.

“Cuando yo empecé a bordar, al conectarme con las ilasas, y la manta, y la palabra, entré a un mundo maravilloso que la verdad no conocía y encontré lo que es la sensación de paz, de realización, de cómo cuidarme de los problemas, de las prisas, etc., y lo que más me sorprendió fue ver que muchas mujeres de todas las edad también bordan y traen sus historias con el bordado”, confiesa Angelina Zamudio fundadora del colectivo “Bordadoras de Corazón”.

Esta artista textil comúnmente se ha dedicado profesionalmente al periodismo, donde en desde hace algunos años escribe la columna Corazón de Mujer en el periódico Noroeste. Es desde esta plataforma que un día decide convocar a más mujeres y público en general con el único propósito de bordar.

En el camino se fueron uniendo otras mujeres con diferentes historias y personalidades y en conjunto optaron por crear un grupo más definido y organizado al grado de comenzar a inmiscuirse en temas públicos y montar exposiciones, llegando a aglomerar a más de 30 bordadoras y también bordadores hasta el momento.

Inés Arce, por ejemplo, es una maestra de primaria, pero también una activista feminista y promotora cultural; fue una de las primeras integrantes del grupo en leer y acudir al llamado Angelina Zamudio. Una de sus primeras participaciones públicas fue bordar para exigir justicia por el asesinato del periodista Javier Valdez, donde sus alumnas llegaron a participar. Otra ocasión fue para promover la lectura a partir del cuento Corazón: diario de un niño, cuyo proyecto consistió en bordar corazones donde los niños y niñas pudieran plasmar ideas y sueños.

“Conozco a más mujeres talentosas y empezamos a bordar también con una invitación que hizo Sandra Robles por lo de Un Hilo que Nos Une. Posteriormente también empezamos a bordar calaveras. También tenemos ya la exposición de Mujeres Ilustres. También en este año participamos en un homenaje a Maira Amezcua, una exposición en Guasave de Mujeres Creando Sinaloa. Ahorita estamos en este proyecto tan bonito de bordar calaveras y bueno, es una parte de lo que hemos hecho”, explica.

Inés confiesa que a través de los hilos ha tenido oportunidad de conocer otros grupos de mujeres bordadoras en otras ciudades del país. Por su activismo a favor de los derechos de las mujeres también ha logrado relacionarse con otros colectivos como de madres buscadoras de hijos desaparecidos. Por ejemplo, platica que han llegado a bordad cubrebocas para Sabuesas Guerreras.

Durante este periodo han logrado desarrollar e integrar más técnicas de bordado al punto de considerarlas obras de arte; intervenciones fotográficas, arpilleria, la intención es hacer volar la imaginación, comentan.

Cabe destacar que para “Bordadores de Corazón” no es obligatorio contar con experiencia en bordado, e incluso han llegado a admitir en su grupo personas que en su vida habían utilizado agujas o hilos.

Tal es el caso de Julissa del Carmen Luis Guerra, una profesora jubilada de la Universidad Autónoma de Occidente, que por 27 años impartió clases en dicha institución. Platica que un día vio una convocatoria donde se impartiría un taller de bordado en el estudio de la artista Sandra Robles y decidió acudir, aunque sin saber a ciencia cierta de que trataría.

“La vida me puso alado de Angelina, le dije que yo no sabía bordar; entonces Inés me dice qué pasó, me dijo ven te enseño y con esa primera bordada yo empecé, con una punta de bordado que me puso Inés y me dijo empieza con esta. Después de allí con la pena, me metí a YouTube a ver tutoriales, me puse a practicar, a aprender distintos puntos de bordado. De ahí me  gustó mucho el ambiente, la manera en que la amistad, el cariño y el respeto se ha metido a este grupo y yo me siento muy bien”, comparte.

Para Julissa el bordado fue encontrar un lugar donde ella encajaba, por lo que ha significado una terapia no solo ocupacional, sino de reflexión y sanación.

Comenta que su primera exposición grupal fue en el marco del Día de Muertos, donde iban a participar en el Salón de la Vida y la Muerte en el Museo de Arte de Sinaloa. Por tal motivo decide ofrecer una ofrenda a su padre fallecido, bordándolo en forma de calavera. En ese momento mientras bordaba comenta que lo recordaba, recreando esos momentos que compartieron en vida.

“Yo sentí que eso fue un instante de sanación de todo ese dolor; que bueno, significa perder un padre”, expresa.

Caso similar fue el de Cecilia Murillo Nieblas, una artista textil de profesión que se dedica a elaborar muñecas de tela, que aunque siendo la única integrante que lo hace de manera comercial, no había tenido la experiencia de bordar en grupo ni identificarse en colectivo con otras artistas textiles.

“Estaba pasando por un mal momento por una enfermedad de mi esposo y me sirvió mucho porque eran mis momentos de salir de la rutina. En el momento que yo me ponía a platicar y bordar con ellas me perdía de todo. Eso para mí fue una terapia muy buena, el compartir, el que escucharan, escuchar también a las demás compañeras, sus experiencias”, comparte.

Para “Bordadoras de Corazón” su intención es hacer ver el bordado desde otra perspectiva, no rechazan emplearlos como adornos dentro de sus hogares, aunque señalan que bordar sirve para más cosas al grado de convertirle en un arte.

“Lo que nosotras queremos es que la gente disfrute del bordado, pero con causa que tenga un sentido”.

Leer más: https://revistaespejo.com/2021/10/03/bordadoras-de-corazon-bordar-tambien-es-una-forma-de-sanacion/

Últimas noticias

Premios CaSa se han mantenido gracias al apoyo de las instituciones aliadas

Este año se convocó a crear literatura en cinco lenguas: zapoteco, mixteco, mixe, mazateco y chinanteco En total...

Registra SSO 178 casos activos en 58 municipios de la entidad, 8 casos nuevos y cero decesos

Este día se registran 3 nuevos hospitalizados de un total de 93 que se encuentran recibiendo atención médica Oaxaca...

Oficial: Irma, Susana, Benjamín, Armando, Raúl y Salomón, los perfilados la gubernatura de Oaxaca por Morena-PT-PVEM

La mesa nacional de la coalición Juntos Hacemos Historia define a los perfilados a la gubernatura de Oaxaca. Jaime Guerrero...

Por Gubernatura de Oaxaca, van 13 denuncias de actos anticipados de precampaña; cero por violencia política

El Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO), tiene en análisis y estudio, 13 denuncias por...

Quizá te pueda interesar
Recomendaciones para ti