Prohibir o restringir lactancia materna en espacios públicos es discriminación: Congreso

0
14
Jaime GUERRERO 

Para asegurar una lactancia materna digna, sin discriminación en los espacios públicos, el pleno de la LXV Legislatura adicionó la fracción XXI Bis al artículo 7 de la Ley para Atender, Prevenir y Eliminar la Discriminación en el Estado de Oaxaca.

Por tanto, serán consideradas conductas discriminatorias el prohibir, limitar, restringir, obstaculizar o impedir el acto de amamantar u otras facetas de la alimentación de lactantes, niñas o niños pequeños en espacios públicos.

La iniciativa fue presentada por la diputada Elvia Gabriela Pérez López, integrante del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En el dictamen se establece que la lactancia materna proporciona a las y los bebés todos los nutrientes que necesitan para su crecimiento, y fortalecimiento de su sistema inmunológico, y les ayuda a desarrollarse plenamente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF recomiendan que le lecha materna sea el alimento exclusivo de los recién nacidos hasta los 6 meses de edad.

En México, se estima que por una mala práctica de lactancia el costo asociado a la salud de la niña o el niño, va de 745.6 millones a 2 mil 416.5 millones anuales.

La lactancia materna prolongada reduce el riesgo de sobrepeso y obesidad en un 13%, lo que contribuye a combatirlas enfermedades no transmisibles causadas por la obesidad. También disminuye el riesgo de diabetes tipo 2, en un 35%. Existe evidencia científica que demuestra que la práctica de la lactancia materna hasta los 2 años de edad reduce la mortalidad infantil de 55 a 84%.

Las mujeres que amamantan tienen un 32% menos de riesgo de tener diabetes tipo 2, un 26% menos de riesgo de tener cáncer de mama y un 37% menos riesgo de tener cáncer de ovarios, en comparación con aquellas mujeres que no amamantan o que amamantan menos.

SI todos los niños de 0 a 23 meses estuvieran amamantados de forma óptima, cada año se salvarían más de 820 mil niños de menos de 5 años.

Pérez López destaca que el acto de amamantar en público representa el ejercicio de dos derechos, el primero a la lactancia y el segundo a la no discriminación, ambos se consagran como derechos humanos fundamentales a la salud y a la alimentación.

Por lo que realizar actos de discriminación en contra de aquellas mujeres que amamantan a sus bebés en lugares públicos, se contravienen disposiciones jurídicas, que podrían violentar otros derechos humanos.

Por ellos, es necesario fortalecer las disposiciones constitucionales y legales para erradicar la discriminación contra las mujeres que de deciden amamantar en público.

El amamantar, previene infecciones gastrointestinales, respiratorias, obesidad, diabetes, leucemia, alergias, cáncer infantil, hipertensión y colesterol alto.

Además, ayuda a las familias a evitar gastos adicionales en fórmulas, biberones, consultas médicas, medicamentos, el hecho de que las mujeres amamanten a sus bebés, conlleva a múltiples beneficios de salud y contribuyen a la economía familiar.

En el dictamen aprobado se fundamenta que la lactancia materna tiene que ser un tema de interés general, para hacer efectivo el derecho de la mujer a la no discriminación para amantar en espacios públicos.

Ninguna mujer debe de ser objeto de repudio, de reclamos, de agresiones físicas o verbales de aquellas personas que ven esta práctica como algo grotesco.

Ante ello es importante concientizar a la población y promover que las mujeres puedan lactar en lugares públicos sin ser incomodadas.

En 2017 se dio inicio a una movilización digital en donde miles de madres lactantes decidieron luchar contra esa censura mediante la creación del ‘hashtag’ de Instagram #normalizebreastfeeding (normalizar el amamantamiento).

Con este ‘hashtag’, adscritos al cual existen más de medio millón de posts en dicha red social, con el objetivo de acostumbrar al público a esta práctica.

No obstante, en la actualidad, las madres mexicanas y en particular las madres oaxaqueñas, siguen siendo discriminadas por amamantar a sus bebes en es espacios públicos, siendo una práctica natural que beneficia a la salud materno-infantil.

“Discriminar a una mujer en faceta de lactancia, resulta una vulneración a la dignidad a los derechos y libertades fundamentales, que atontan en contra del interés superior del lactante. La lactancia materna salva vidas y mejora la salud. Es por ello que estimamos oportuno que, en Oaxaca, exista una lactancia a libre demanda, sin restricción y sin discriminación en espacios públicos”, destacó Pérez López.