Los pueblos indígenas no deben militarizarse; “es mentira que exista un 80% de confianza en el ejército”: Irma Pineda

0
23

Diana Manzo

Juchitán, Oax.- Desde su propia experiencia, el de ser hija de Víctor Yodo, luchador social zapoteca desaparecido forzadamente por militares desde hace más de 40 años; la poeta originaria de Juchitàn, Oaxaca y representante de los pueblos indígenas ante la ONU, Irma Pineda habla de su preocupación por la creciente militarización que existe en el Istmo de Tehuantepec con el corredor interoceánico y lo que pueda ocurrir con el cuerpo de las mujeres, debido a que están en constante vulnerabilidad a ser víctimas de violencia sexual.

En el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas y ante la declaración en la mañanera de este martes por parte del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador al asegurar que existe una confianza de más del 80 por ciento en el ejército, la poeta aseguró que esas encuestas no fueron realizadas en comunidades ni pueblos indígenas, porque acá hay otra percepción.

Como representante de los pueblos indígenas ante la ONU, Irma Pineda aseguró que como ha ocurrido en otros periodos y en otras regiones, la militarización da como consecuencia asesinatos, encarcelamiento y desaparición forzada, pero lo más notables es una violencia ejercida en el cuerpo de las mujeres.

“Recordemos qué ha habido varias denuncias de mujeres indígenas que han sido violadas por soldados, y también hay denuncias de niñas de 12 años teniendo bebés, porque fueron violadas por los soldados y ancianas de más de 70 años también que murieron por la violación de los soldados”.

“Queremos advertir o señalar nuestra preocupación como pueblos indígenas respecto a la creciente militarización en las zonas donde se están desarrollando el Tren Maya y el Interoceánico, el ejercito es el ejército y la formación que tiene también implica una buena parte en la violación a los derechos humanos, aunque no se hable de manera real de esto, lo sabemos por gente que ha estado en la milicia lo sabe y lo ha contado”, enfatizó.

Recalcó que al final, sí hay una represión contra los pueblos indígenas. “Somos las mujeres indígenas las que terminamos siendo doble o triplemente violentadas”.

La escritora de “Rojo deseo”, una de sus más ilustres obras, hizo un llamado para que exista una acción constante para acompañar los procesos de lucha de los pueblos indígenas en la defensa del territorio.

“Es urgente tomar acciones, y que cada vez seamos menos discriminadoras, menos racistas y ejerzamos actos de amor”, recalcó.

Por ultimó enfatizó que no hay que olvidar que los pueblos indígenas han sido víctimas de diversas formas de discriminación, racismo y represión, particularmente cuando han alzado la voz por la defensa de su territorio, de su medio ambiente, y de ahí como resultado haya personas indígenas asesinadas, desaparecidas forzadamente, presas sin una causa real, más que cualquier delito que se le pueda inventar.