En Oaxaca nombran a abuelita de 104 años “Señora independencia 2022”

0
99
El presidente municipal de Niltepec, Froylán Méndez, corona a la abuelita Sabina Espinoza Gálvez.
Diana MANZO

Niltepec, Oax.- Por su valor humano y la transmisión de conocimientos de más de un siglo, Sabina Espinoza Gálvez de 104 años de edad fue reconocida y nombrada la noche del 15 de septiembre como “Señora Independencia 2022” por parte de la autoridad municipal de Niltepec, Oaxaca que encabeza, Froylán Medina Santos.

Vestida con su traje regional istmeño, doña Sabina Espinoza Gálvez fue coronada y recibió flores como un homenaje a su vida, también se reconoció como damas de honor a Catalina Fuentes Fuentes, Rosa Mumenthey López, Herlinda González y María Gonzala, abuelas entre 70 y 90 años de edad.

“Ella es la cronista del pueblo, sabe todo de Niltepec”, dijo el presidente municipal, Froylán Medina, al precisar que es la primera vez que se dedica una noche de independencia a las mujeres de su comunidad, especialmente a Doña Sabina Espinoza a quien reconoce como una enciclopedia viva.

Agregó que es muy cariñosa y está lúcida.

“Ella me ha contado que quedó huérfana a los 4 años de edad, que aprendió de la vida muy chica, es una señora sana, no tiene enfermedades, vive con sus hijas y nietas, realmente doña Sabina es una bendición para nuestro pueblo”, dijo el edil.

Sabina Espinoza Gálvez es campesina y durante más de 60 años se dedicó a la siembra de tomates, cebollas y otras legumbres, tuvo su huerto en un rancho llamado “Monte Grande” y procreó cuatro hijos.

Cuenta con una lucidez mental, explicó, es una mujer muy querida y apreciada, y que muchas personas se sorprenden que a su edad se desplace únicamente con la ayuda de un bastón.

El secreto para una vida duradera -dijo la abuelita Sabina- es sonreír y amar profundamente, no hacer corajes y comer lo que la Madre Tierra nos ofrece.

Sus familiares expresaron que son afortunados de contar con ella, pues es una mujer que no aparenta su edad, porque platica, come y se desplaza por sí misma, lo cual es admirable a sus 104 años de edad.

“Nos sorprende que coordine sus palabras, platique como siempre lo ha sido, la ventaja de ella es que toda su vida se alimentó de productos de la tierra que ella misma cosechaba y que nos heredó a nosotros, por eso tenemos esa fortaleza”, reconocieron sus familiares.