Se desfonda PT en Congreso de Oaxaca; diputada renuncia a militancia y se va a Morena

0
54
Jaime GUERRERO

Luego de denunciar una serie de agravios y violaciones de sus derechos que desde inició la LXV Legislatura, la ex presidenta de la Mesa Directiva de la del Congreso del Estado, Miriam de los Ángeles Vázquez Ruiz, anunció su renuncia al Partido del Trabajo (PT).

En las próximas horas, se estaría oficializando su adhesión al Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

Por lo pronto, ya presentó su renuncia como legisladora integrante de la bancada del Partido del Trabajo en la LXV Legislatura y fue notificada al pleno.

El PT perderá su lugar en la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, debido a que la Ley Orgánica del Poder Legislativo y el Reglamento Interior del Congreso, establece que para integrar bancada y en consecuencia tener un lugar en ese órgano de gobierno del Congreso debe haber un determinado número de parlamentarios.

En medio del proceso electoral, en una masiva dirigida a la opinión pública y a la dirigencia nacional petista, se dijo una militante en la izquierda por 26 años y siempre congruente con los más altos valores e ideales democráticos.

“Por este medio hago pública la decisión que tomé de renunciar a la militancia y afiliación en el Partido del Trabajo así como mi separación de su Grupo Parlamentario en la LXV Legislatura del H. Congreso del Estado de Oaxaca”, confirmó.

Recalcó que la decisión se basa en una serie de agravios y violaciones de derechos que desde el inicio de la LXV Legislatura se han venido dando cuenta mediante los oficios LXV/DMAVZ/12/2021, LXV/DMAVZ/270/2022, LXV/DMAVZ/34/2024, y cuya demanda principal atiende a la ausencia de rendición de cuentas sobre las decisiones tomadas a nombre del grupo parlamentario y la falta de inclusión y consenso sobre distintas  acciones legislativas, tal como lo señala la normatividad en la materia y lo exige la vida interna de un Congreso democrático y plural.

Aunado a lo anterior, realizó desde el año pasado una serie de solicitudes ante la Comisión Ejecutiva Nacional del Partido del Trabajo, y ante la omisión de recibir mis solicitudes, acudió al Tribunal Electoral, quienes resolvieron fundados sus agravios, ordenando al partido a dar cumplimiento a mis derechos políticos electorales; sin embargo, “sólo he encontrado por parte del Partido del Trabajo desinterés y omisión para atender el planteamiento de equidad de género, minimizando e invisibilizando mi trabajo”, criticó.

Aunado a estos hechos, aseguró que, al interior del partido se decidió separarla de las decisiones del rumbo del partido, “a mi y a un grupo de compañeros petistas. El origen de esta decisión, se funda en el fortalecimiento que hicimos de diversos liderazgos ciudadanos en todas las regiones del Estado, negando toda pluralidad y observando a esta como un riesgo para los intereses personales de algunos actores del partido”, relató.

De acuerdo a Vázquez Ruiz, la consecuencia de esos actos no sólo tienen efecto en el propio instituto político y su legitimidad, sino además dañan la vida interna partidista y la confianza de las y los militantes de todas las regiones del Estado, “cuyos testimonios de desacuerdo se cuentan por miles por este desempeño lejano a los estándares y atributos democráticos necesarios de un partido de izquierda”.

Expresó que, además de ese tipo de agravios también existen los del tipo personal.

“Soy una mujer de 51 años con trayectoria en el ámbito político y entiendo las diversas formas en que se puede manifestar el ejercicio del poder sobre todo de quienes aún no tienen la capacidad y formación para entender la responsabilidad de tal privilegio; sin embargo, cuando este tipo de actos atentan contra la dignidad e integridad de la persona, en mi actuar no encontrarán la tolerancia”.

“Sobre estos agravios y perjuicios señalados es evidente que tienen nombre y apellido de los responsables y también de quienes ante mis denuncias ejercen la política de oídos sordos, de complicidad y tolerancia.

«Sé que ante la falta de justicia, el tiempo colocará a cada quien en su lugar, por ello, ante los arrebatos personales de una minoría que menoscaba la institucionalidad de un espacio público como lo es un partido político, ante la cerrazón de escuchar a las bases y la falta de garantías de los derechos de las y los militantes, doy un paso al costado lamentando el extravío de este partido a nivel local”, criticó.

Vazquez Ruiz, afirmó que durante su militancia en el PT cumplió a cabalidad y eficiencia con las obligaciones y tareas asignadas para fortalecer la unidad y su desarrollo institucional y político en el Estado de Oaxaca, siempre en el ánimo de la idea vigente de consolidarlo como un proyecto de izquierda progresista.

“Prueba de ello, son las afiliaciones, el trabajo territorial a nivel distrital y estatal, el desarrollo de asambleas políticas, la representación de los intereses de la ciudadanía mediante una agenda legislativa progresista, el trabajo de gestión social y el desarrollo de programas de apoyo solidario para los sectores vulnerables”.

Sin embargo, lamentó que, ante ese empeño que comparte con miles de mujeres y hombres de trabajo, algunos actores locales de ese partido abandonaron ese idea y decidieron unilateralmente hacer un proyecto político personal, cuya brújula sólo reconoce a la opulencia como recompensa, la sumisión como moneda de cambio y la ostentación narcisista como el rasgo distintivo de su verdadera ideología.

“Cierro esta misiva señalando que mi salida del partido es una decisión gradual que se fue fortaleciendo ante la ausencia de voluntad para atender estos diversos planteamientos, a la desconfianza de la dirigencia mostrada hacia la pluralidad, la cual la observa como un riesgo y no como un rasgo de la normalidad democrática, cancelando de esta forma el disenso y el diálogo desde distintas formas de pensar”, asestó.

“Continuar bajo esta dinámica es ponderar la pleitesía como forma de vida por encima de los más elementales principios, por ello no puedo continuar en el PT Oaxaca, porque elijo seguir mis propias convicciones y porque no me quiero convertir en un actor incongruente que al final se convirtió en todo aquello que desde la izquierda históricamente hemos denunciado”, cerró, en su salida del PT.